migrantes y refugiados

 

  • REFUGEE RIGHTS: ‘It’s about finding ways to make refugee voices stronger’

    CIVICUS speaks to Evan Jones of theAsia Pacific Refugee Rights Network (APRRN) about the challenges that refugees face in Asia and civil society’s work to help realise refugee rights.

     

    Evan Jones

    Can you tell us about your network and what it does?

    APRRN is a civil society network with around 400 members across Asia and the Pacific, stretching from Iran to South Korea and Taiwan and down to New Zealand. We’ve existed for 10 years and our main aim is to advance refugee rights in Asia and the Pacific. We push for legislative and policy change in the region to help refugees have sustainable lives and access to the same rights as everyone else. Our key purpose is advocacy, and underneath this there are three pillars of work: first, capacity strengthening for our members, through training and courses in areas such as refugee law, advocacy, working with the media and gender; second, information sharing across borders about best practices, contacts, resources, skills and communication ideas: if there’s a good development that’s happened in one country, we’ll try to connect civil society organisations (CSOs) in other countries to share lessons learned and possible ideas to adapt; and third, advocacy on the national, regional and international levels.

    In recent years we’ve been working on building refugee self-representation and putting refugee voices front and centre of everything we do. A refugee, someone with lived experience, is the chair of our entire network and the chairs or deputy chairs of many of our working groups are either still in refugee situations or have been earlier in their lives. Throughout our advocacy, we make sure that refugees are present in everything we do.

    What are the key current movements of people in the region, and what are the main reasons that drive people to become refugees?

    We have movements of refugees both from outside the region into the region, and also within the region. Specific refugee populations vary from country to country and also in size. In Malaysia, for example, there are about 180,000 Rohingya refugees from Myanmar, a number of whom have arrived after the 2017 exodus. Others have been there for decades, eking out an existence, often on the fringes of society. In Thailand, there are a significant number of Pakistani refugees from religious minorities, along with groups of Hazaras from Afghanistan, Uighurs from China and Montagnards from Vietnam. In South Korea, there are refugees from Yemen. There are many populations in almost every country across the region.

    There are a number of reasons why people are forced to flee their homes, ending up as refugees in Asia. One is religious persecution. This has been clearly evident with the decades-long persecution of Rohingya Muslims in Myanmar, alongside persecution of Christian minorities such as the Chin. The Ahmadi Christian minority of Pakistan are another example of a population that has been subject to ongoing religious persecution.

    Aside from refugees fleeing religious persecution, many individuals are also fleeing persecution due to their race, nationality, or membership of a particular social group. Because often ethnic minorities are targeted, we see a sizable amount of people fleeing countries such as Afghanistan, Cambodia, China and Pakistan. Other groups include those fleeing generalised violence and civil war, for example in Syria and Yemen, LGBTQI community members fleeing persecution on the basis of their sexual identity and individuals fleeing despotic regimes such as North Korea’s.

    Refugees often find themselves in Asia for a number of reasons. For some, capital cities like Bangkok, Kuala Lumpur and Jakarta were the only places they could afford to travel to at short notice and with relatively easy visa requirements. For example, in Indonesia, Malaysia and Thailand, people from most countries can get a visa on arrival. Palestinians, Somalis and Yemenis can still get a visa on arrival in Malaysia, one of only a handful of countries around the world where they can do so. Many people came to these hubs thinking they would only be transit points, intending to claim asylum in Australia, Canada, or elsewhere, and then got stuck in these countries because they weren’t able to travel further.

    What are the key challenges refugees face?

    There are generally no local protections. There are usually no safeguards from detention, no capacity to work and no access to education and healthcare. Refugees struggle to attain almost all their human rights. This situation is common in most countries in both South and South East Asia.

    One of the biggest challenges, in Asia as well as globally, is the lack of durable solutions for refugees. Many have been and are expected to be here for years or even decades. With record numbers of refugees, no longer is it the norm nor can it be expected that refugees will be resettled in months or even years. Now, many have no real prospects of resettlement, with the number of resettlement spots globally having dropped so significantly. Under one per cent of all refugees in the world will ever get resettled, and the situation is even worse in Asia.

    Particularly in South East Asia, detention is a key concern and a continued focus of our advocacy. Instead of detention being used as an option of last resort it is quite often the norm. In Thailand for example, UNHCR (United Nations Refugee Agency) cardholders are subject to arrest and detention if they are unable to produce a valid passport or visa. The detention centre is, in essence, a jail, where refugees are often held indefinitely until they either return home – which is not really a possibility – or get resettled, which is also unlikely for many people.

    Access to a legal right to stay is extremely difficult for people with a passport from refugee-producing countries. It’s hard to maintain or extend a visa in many countries around the region. If you’re from Afghanistan, Somalia, or Sudan, for example, often one of the restrictions to maintain a visa is that you’re expected to go home and then come back, which obviously isn’t an option for refugees. In some countries like India, we are seeing a worrying rise in racism and xenophobia, where refugees from some Muslim countries are being requested to ‘return immediately’ and told that they ‘are no longer welcome’.

    A further worrying trend that we are seeing is the use of extradition. States both within and outside the region are using extradition as a tool to have refugees forcibly return to countries from which they’ve fled. Sadly, we are quite often seeing states where refugees have sought protection going ahead with these extraditions. In essence, we see them buckling to the weight or political interests of neighbouring governments.

    One such example that made world headlines was the case of Hakeem al-Araibi. Hakeem is a Bahraini refugee who lives in Australia and was held in a Thai prison for three months, from November 2018 to February 2019, pending extradition back to Bahrain, after going to Thailand on his honeymoon. There was also the case of Sam Sokha, the Cambodian political activist, who was famous for throwing her shoe at a billboard of Cambodian Prime Minister Hun Sen, an act that was filmed and widely shared on the internet. She was arrested in Thailand in January 2018 and held in the immigration detention centre even though she had a UNHCR card recognising her as a refugee. The Thai government allowed an extradition request to be processed and sent her back to Cambodia, where she’s currently serving a prison sentence. Another case is Praphan Pipithnampron, an activist from Thailand who fled to Malaysia, claimed refugee status and was then extradited back to Thailand with the agreement of the Malaysian government. These examples show a clear and fundamental breach of the principles of refugee protection. Even with UNHCR status, the lack of legal protection leaves refugees in precarious situations across the region.

    Access to work is another major challenge. There are generally no special provisions for refugees to access work unless they happen to have come on a business visa with work rights and have maintained their visa. The lack of labour rights for refugees impacts on all other rights, including their ability to obtain food and shelter, access education and pay for healthcare. Interestingly, there have been a few small positive steps towards addressing this. A few years ago, the Malaysian government instigated a pilot project on work rights for Rohingya refugees, for a very limited number of 300 people. Whilst the initiative was a failure, the fact that the government even initiated such a program indicated a notable shift towards recognition of work rights. It shows that work rights are now on the agenda.

    Access to education differs country by country, but broadly speaking, it’s very problematic across the region. In Malaysia, there’s no capacity for refugees to access primary education. Malaysia has a reservation against the Convention on the Rights of the Child that means refugee children aren’t able to access state schooling. In Thailand, despite there being a progressive ‘education for all’ policy, practically it’s still quite difficult for refugee children to be able to attend school. This is because of the costs, the requirement to have basic Thai language skills and concerns about xenophobia and racism. Schools may not want to receive children who don’t have the relevant immigration papers or who look or sound too different.

    Across the region more broadly, there is also a hidden but major concern regarding a lack of access to tertiary education. From the perspective of states, and even many CSOs and service providers, tertiary education is seen as something that far surpasses basic needs. However, without this access, there remains a large refugee population who are simply left to linger in a state of under-productivity. They are not only unable to work, but they also cannot improve the skills and expertise that would help them grow personally and professionally if they were resettled or even decided to return home. This is starting to change just a little, and there are some positives here. For example, Japan has opened up 20 scholarship spaces for Syrian refugees, and some universities in Malaysia have also begun to offer dedicated spaces and scholarships.

    Healthcare is also problematic. Often refugees have to pay upfront for healthcare before they can be reimbursed by CSOs or the UNHCR. Refugees often fear that if they go to hospitals when they lack the correct documentation they may even be referred to immigration authorities.

    What are the challenges refugees face from anti-rights groups and majority populations?

    There were three pronounced examples over the past year of majority religious groups mobilising against minorities in the region. In South Korea in June 2018, 500 Yemenis arrived on Jeju Island. Almost immediately there was a huge outcry from the public, church groups – particularly conservative Christian groups – and the media. This fanned what was partly an anti-refugee sentiment but was more strongly an anti-Muslim sentiment that swept through the country and became conflated with refugee issues. It connected to the anti-migrant, anti-Muslim rhetoric that was coming out of Europe, and showed how these two have become intertwined. Within weeks of the story hitting the headlines a petition with more than a million signatures was sent to the president’s office requesting that South Korea pull out of the 1951 Refugee Convention. Thankfully the government didn’t go down this track but there have been high-level talks about how potentially South Korea could modify its domestic legislation for refugees and wind back some of its protection for refugees.

    In Sri Lanka, the 2019 Easter Bombings in Colombo gave rise to an immediate anti-Muslim public sentiment, which affected the refugee population in Sri Lanka, which is significantly an Afghan and Ahmadi Pakistani population. Several hundred fled from Colombo to the city of Negombo and went into hiding. Some stayed in a police station for several weeks of their own volition for protection and others were supported by CSOs. UNHCR was so concerned it sent additional staff to try to expedite cases and look at emergency resettlement out of Sri Lanka because of the fear of retribution and abuses against Muslim refugees.

    The third example was what we saw in Myanmar with the Rohingya. Anti-Muslim rhetoric and sentiment have permeated through Myanmar society. The Rohingya are denied citizenship and viewed as associated with terrorism. This resulted in what many are calling a genocide.

    Given these challenges, how is civil society in the region trying to respond, and what have the successes and challenges been?

    Negative stories dominate the discourse, and we try to counter this by placing refugees’ voices front and centre. This is something that is being supported quite strongly within the region, from Australia and New Zealand, but also now from within South East Asia. Civil society groups are realising that it is refugee voices that are the most impactful, and civil society is trying to amplify these voices to show the agency and contribution of refugees. In Malaysia, for example, there is now a completely self-organised group, the Refugee Coalition of Malaysia, where Afghani, Eritrean, Rohingya, Somali and Sri Lankan refugees are all coming together by themselves, putting forward their messages. They are offering training and they have learning centres. This is a really positive development. CSOs are trying to facilitate and support these developments.

    There’s also awareness-raising with the public, and with local host communities, the media and government. The media are stakeholders with potential for huge good but also huge harm, depending on their messaging. Many CSOs are trying to engage better with the media, including through media training. Misinformation is a major issue in some countries, such as in Myanmar, where both before and after the upsurge in violence there was a lot of anti-Rohingya messaging. However, in other countries, such as Thailand, refugee stories are rarely covered by local media.

    Over the past few years, there has also been a definite shift towards building connections with parliamentarians across the region. There has been a lot of work in trying to find champions within governments and trying to get them to work for refugees within governments and across borders. One organisation we work with quite closely that has done excellent work on several issues, including refugees, is ASEAN (Association of Southeast Asian Nations) Parliamentarians for Human Rights. They have a network of members of parliament in each country where they share information and strategies and use their status as elected officeholders to try to support rights.

    As well as positive shifts on labour rights and education in Malaysia, the government there is also looking at possible ratification of the Refugee Convention. Another positive move in Malaysia which shouldn’t be underestimated is that the government is speaking more openly about the issue, and in many cases speaking the right language. Five years ago you would not have seen the Malaysian government speaking out bilaterally or within ASEAN about the atrocities in Myanmar. Now the government is quite strong in calling attention to the situation in Myanmar and has also spoken out about other vulnerable populations, such as the Uighurs in China. They seem to be heading in the right direction.

    Another positive development has come in Thailand. Despite the fact that there is still immigration detention, in January 2019 the Thai government signed a memorandum of understanding to release mothers and children from the immigration detention centre to live in the community. This might seem a small win, but it was a practice that went on for so long. It was a change largely driven by civil society advocacy.

    Elsewhere there are regressions, as with the anti-refugee sentiment in South Korea. There are still a million-plus Rohingya sitting in camps in Bangladesh and there’s the growing prominence of the Uighur detention camps in China. There have been other headline stories this year, such as that of Rahaf Mohammed, a Saudi Arabian woman who was fleeing from Kuwait to Australia and was stuck in a hotel within Bangkok airport. So even when we see governments in the region appearing to move in the right direction, all of a sudden they do something that takes them back again, such as threatening to return refugees for the sake of maintaining diplomatic relations. But we can have some cautious optimism that things are progressing in the right direction.

    What more could be done to support refugees and the civil society that supports them in the region?

    While the Refugee Convention is still incredibly important, this is no longer the pinnacle and the sole focus of our advocacy. We have states that have signed it that completely ignore it. So now we’re looking for tangible legal and policy changes on the ground.

    International civil society can help by keeping things on the agenda. Asia as a region is quite often forgotten and underrepresented globally. The huge refugee movements and protracted situations in Asia are often completely overlooked. A million Afghanis have been in Iran for 40 years with several million more in Pakistan. There are 100,000 Myanmar refugees on the Thai border along with the million-plus Rohingyas in Bangladesh. Compare this to headlines about migration in Europe and the USA and you’ll soon realise that our perception of refugee crises is skewed. There are these massive populations that don’t make the same global media impact and don’t get the attention they deserve. Keeping things on the agenda is really important.

    Cohesive messaging and cohesive action are also important. We all need to be able to work together to share resources and best practices, understand what is happening in other regions and learn the lessons that can be applied. I think in civil society we tend to look at the same things again and again: we look at national governments, the United Nations, we talk to ourselves a lot, but I think there are under-utilised mechanisms, such as ASEAN, the European Parliament and the private sector. I think in sensitive situations, such as with the Uighurs, the European Parliament could be lobbied to put pressure on ASEAN, which could then put pressure on the government of China. We need to look outside the box at how we can utilise regional platforms and also have other countries exert their influence in the region.

    People such as Abdul Aziz Muhammat, who spent years in the Australian government’s detention centre in Papua New Guinea and campaigns for refugees’ rights, should inspire us, and he should be a person we all aspire to be. He’s had such a traumatic life and so many things have gone against him, but he remains so positive and so ardent about supporting other populations. He continues to speak up for those left behind after him. To see refugees who have gone through everything and still fight for other refugees is inspiring. It’s about finding ways to make refugee voices stronger.

    Get in touch with APRRN through theirwebsite andFacebook profile, and follow@APRRN_ on Twitter.

     

  • ASIA: ‘Durante la pandemia, el racismo hacia los pueblos Indígenas se ha intensificado’

    CIVICUS conversa con Gam Shimray, Secretario General del Pacto de Pueblos Indígenas de Asia (Asian Indigenous Peoples Pact, AIPP) sobre la situación de los grupos Indígenas en Asia durante la pandemia del COVID-19. AIPP es una federación regional de movimientos de pueblos Indígenas de Asia que trabaja para promover y defender los derechos humanos de los pueblos Indígenas, incluyendo derechos territoriales y culturales. Debido a su posición de subordinación y a su distancia respecto de la cultura y la política convencionales, lospueblos Indígenas padecen graves violaciones de derechos humanos, racismo sistémico, discriminación y exclusión. Como resultado de la constante negación de sus derechos a la tierra, el territorio y los recursos naturales, muchas comunidades Indígenas se cuentan entre los grupos más vulnerables y desfavorecidos.

     Gam Shimray

    ¿Qué nos puedes contar acerca del trabajo de AIPP?

    El trabajo de AIPP se guía por nuestra creencia en los derechos humanos universales y el derecho inherente a la autodeterminación de todos los pueblos, incluidos los pueblos Indígenas. Los derechos a la autodeterminación y el autogobierno son una necesidad social para lograr una continuidad de los procesos sociales el autodesarrollo Indígena.

    Mientras que nuestro trabajo de incidencia se centra principalmente en los niveles regional y global, a través de nuestros miembros y redes establecemos conexiones con procesos a nivel país. AIPP consolida una posición común de las organizaciones Indígenas para la incidencia global y regional. Para ello, nos enfocamos en el fortalecimiento de las capacidades de las comunidades, consolidando los movimientos Indígenas y programando una agenda común para campañas y actividades de incidencia colectivas a nivel nacional.

    AIPP también trabaja en la construcción de liderazgos y promueve un liderazgo distribuido a lo largo de Asia, incluyendo a mujeres, jóvenes y personas con discapacidades.

    ¿Cuál era la situación de los pueblos Indígenas en Asia antes de la pandemia del COVID-19?

    Antes de la pandemia causada por el COVID-19 la situación política en Asia se había ido deteriorando, particularmente en los últimos años. En muchos países asiáticos hemos experimentado ataques crecientes contra la sociedad civil y la restricción del espacio democrático necesario para el debate y la formación de la opinión pública. Algunos intelectuales atribuyeron esta tendencia a la existencia de liderazgos políticos cada vez más apartados de la democracia y los derechos humanos.

    Las transiciones de regímenes autoritarios hacia la democracia que algunos países han experimentado en las últimas décadas, como Filipinas en los años ‘80, Indonesia a finales de los ‘90 y Nepal a comienzos de los 2000, no han culminado. Otros países, como China, Laos y Vietnam, tienen sistemas de partido único de jure, mientras que Camboya tiene uno de facto. En Myanmar, los militares todavía controlan el gobierno, mientras que la tradición tailandesa de gran tolerancia todavía no ha producido un Estado democrático moderno y estable. A su vez, el ascenso del populismo constituye una seria amenaza para estas democracias. En India, la democracia más grande del mundo y probablemente una de las más fuertes en la región, bajo el gobierno populista del Primer Ministro Narendra Modi estamos viendo continuos ataques contra toda institución autónoma, desde la justicia hasta el banco central y la prensa independiente.

    El resultado es que, en los últimos años, la mayoría de los defensores de las personas defensoras de derechos humanos asesinadas han sido Indígenas. Ellas han perdido sus vidas defendiendo sus derechos, hogares, tierras, territorios y recursos.

    Estos problemas también evidencian la existencia de problemas subyacentes más profundos, referidos a la insuficiente capacidad política e institucional para abordar eficientemente los desafíos que presentan la democracia y los derechos humanos en los países asiáticos. Enfrentamos cuestiones morales y políticas que requieren una evaluación seria de la erosión de los estándares y prácticas de derechos humanos y el debilitamiento de la capacidad política e institucional para responder a los desafíos sociales y políticos del presente. La experiencia de sufrimiento de las personas más pobres durante la pandemia del COVID-19 es evidencia de ello.

    ¿Qué desafíos han enfrentado los grupos y activistas Indígenas durante la pandemia?

    Los problemas y desafíos varían según las diferentes situaciones de los países. Aún así, uno de los principales desafíos se relaciona con el hecho de que la mayoría de los gobiernos de Asia impusieron cuarentenas en sus países sin mucha preparación, lo cual desencadenó el caos. La situación fue abrumadora y no pudimos responder a las necesidades de activistas, comunidades y trabajadores migrantes.

    Las personas refugiadas, trabajadoras migrantes y apátridas fueron las que más sufrieron. Las que carecían de documentos identidad tuvieron problemas para demostrar su ciudadanía, lo cual debían hacer para recibir ayuda gubernamental. La mayoría de las personas migrantes y refugiadas carecen de la documentación necesaria y también abundan los errores de registro, y quienes no figuran en el registro nacional no pueden recibir un documento de identidad.

    Durante la pandemia, el racismo hacia los pueblos Indígenas se ha intensificado. Esta situación ha sido peor en India, donde gente del noreste del país fue expulsada de sus hoteles o de las casas que alquilaban, no podían comprar comida, ir a los mercados o usar transporte público. Hubo gente que les escupió y se les detenía sin ningún tipo de explicación. Muchas de estas personas, entre ellas mujeres, fueron golpeadas sin ninguna razón, por lo que mucha gente en ciudades de toda India vive en un estado de temor permanente.

    En algunos países, los gobiernos están aprovechando la situación actual como excusa para emprender campañas militares, acaparar tierras, autorizar grandes proyectos de infraestructura, denegar derechos y debilitar regulaciones y protecciones medioambientales. Muchos activistas y miembros de las comunidades en países como Bangladesh, India, Filipinas y Myanmar fueron asesinados o encarcelados a raíz de acusaciones inventadas. La policía y las fuerzas de seguridad también han impedido que los líderes de las comunidades realizaran tareas de emergencia y ayudaran a comunidades en emergencia alimentaria.

    Estos incidentes son graves y hay muy poco que podamos hacer al respecto, ya que la gente no puede salir a protestar o hacer campaña, y apenas pueden tener acceso a la justicia. En India están permitidas las peticiones electrónicas y los tribunales siguen atendiendo los temas más urgentes mediante videoconferencia, pero muchas comunidades no están familiarizadas con procesos tan complicados y tampoco tienen acceso adecuado a internet.

    ¿Como han respondido ante esta situación AIPP y otras organizaciones de derechos Indígenas?

    Lo primero que hicimos fue comunicarnos con nuestros miembros y redes para juntar información de las bases. También les respondimos a quienes se comunicaron con nosotros en busca de ayuda y apoyo. Nuestra primera acción fue proveer o movilizar asistencia, y en particular alimentos para las personas en situación crítica en diferentes áreas, por intermedio de nuestros miembros. Nuestra ayuda también se concentró en compartir información relativa a las comunidades Indígenas. Esto ha sido necesario porque los niveles de desinformación han sido abrumadores, y han desencadenado reacciones impulsadas por el pánico. Hemos compartido con las comunidades solicitudes y llamamientos solidarios para impulsar respuestas humanitarias y difundir buenas prácticas que las comunidades pueden implementar.

    La situación es complicada porque no se trata solamente de responder a la pandemia. Las comunidades indígenas padecen de muchos problemas subyacentes. Lo mínimo que podíamos hacer era dejar constancia de nuestra protesta y llevar a cabo campañas a través de medios digitales.

    La pandemia del COVID-19 ha desenmascarado muchos problemas y nos plantea nuevos desafíos. Por lo tanto, estamos evaluando y haciendo esfuerzos para dar pasos adicionales para afrontar el impacto de la pandemia en el largo plazo. Con respecto a esto, también hemos formado una alianza regional en respuesta al COVID-19, que se encuentra en proceso de expansión. Pronto tendremos listo nuestro informe preliminar de evaluación regional, que nos va a ayudar a planificar mejor. Ya sabemos que el fortalecimiento de las capacidades de las comunidades va a ser crucial en el proceso de adaptación a lo que se ha dado en llamar “la nueva normalidad”.

    ¿Qué otros apoyos necesitarían los grupos Indígenas en este momento?

    El apoyo que las comunidades Indígenas necesitan es enorme, porque los impactos se seguirán sintiendo en el largo plazo. Pero algunas de las necesidades principales son las siguientes.

    En primer lugar, necesitamos establecer grupos locales de respuesta rápida a la pandemia con fondos asignados y con un equipo de funcionarios designados para coordinar con autoridades provinciales o estaduales y organizaciones de la sociedad civil para monitorear la situación en las comunidades Indígenas y proveerles el apoyo que necesiten. El equipo de respuesta también debe coordinar con las autoridades correspondientes para atender las necesidades especiales de las mujeres, los niños, los adultos mayores y las personas con discapacidades en las comunidades Indígenas.

    En segundo lugar, necesitamos asegurar que las autoridades locales y provinciales reciban pautas e instrucciones apropiadas en relación con las medidas que deben tomarse para que los pueblos Indígenas puedan afrontar el COVID-19 y cumplir la cuarentena.

    El tercer lugar, es crucial crear conciencia y asegurar el acceso a los servicios de salud. Por eso es importante preparar materiales informativos en formatos amigables para las comunidades, que expliquen con claridad la naturaleza de la enfermedad, las medidas de cuarentena y contención y las pruebas virales, de modo de derribar los mitos acerca del virus. Se necesita coordinación entre los trabajadores del departamento de salud y los sanadores tradicionales para garantizar que los sistemas de conocimiento Indígenas estén integrados en los mecanismos de respuesta. Se deberían fomentar estrategias de cuarentena localizadas y separadas que promuevan un ambiente natural y de participación de la comunidad. También se pueden preparar centros de atención para casos de COVID-19 manejadas por sanadores y enfermeros de las comunidades.

    En áreas remotas se deberían desplegar unidades móviles de salud que incluyan a sanadores tradicionales y trabajadores de la salud. Se debería prestar particular atención a aquellas áreas donde hay más trabajadores migrantes que han retornado a sus hogares. También se debería facilitar el acceso al testeo y proveer instalaciones para que estas personas puedan hacer la cuarentena. También se debería proveer acceso a servicios de salud en caso de emergencia, incluido el transporte. El acceso al agua para limpiar y beber es otra necesidad crítica que se debería asegurar.

    Asegurar la seguridad alimentaria, el nivel de ingresos y el sustento económico también es crucial dados los niveles de desnutrición que existen en muchas regiones Indígenas. Por lo menos en los próximos seis meses va a ser sumamente necesario distribuir en forma gratuita raciones alimenticias para todas las personas, independientemente de si tienen cédula de identidad o son clasificadas como migrantes.

    Por último, es urgente fortalecer los medios de subsistencia basados en la producción forestal no maderable (PFNM) mediante la creación de mecanismos institucionales efectivos de recolección, almacenamiento, adquisición y venta. En Asia hay una alta dependencia de la PFNM. Se debería proveer apoyo financiero y logístico a las comunidades para que puedan generar una fuente de ingreso sustentable. Las comunidades que viven en áreas protegidas deben tener acceso a los bosques por motivos de subsistencia.

    ¿Que lecciones han aprendido sobre la situación de los pueblos Indígenas durante la pandemia?

    Durante la pandemia la situación ha sido abrumadora, y las medias impuestas por los gobiernos han desencadenado actos de violencia de la policía y las fuerzas de seguridad. Centenares de personas pobres han muerto de hambre, y las que se aventuraron a salir por efecto de la desesperación han sido atacadas brutalmente por la policía.

    El impacto potencial parecía bastante sombrío y si no hubiésemos puesto nuestra confianza en la gente y en las comunidades, nuestros esfuerzos no hubiesen sido muy exitosos. Los servicios de asistencia en emergencia debían ser eficientes y la clave de nuestro éxito en países como Malasia o Tailandia ha sido depositar nuestra confianza en el trabajo de los voluntarios de las comunidades. Todos los recursos que fue posible generar les fueron transferidos a ellos y ellos reportaron las acciones y actividades que llevaban a cabo por teléfono o por otros medios que tuvieran a disposición.

    Además, por lo que pudimos ver, muchas comunidades respondieron muy bien a la situación iniciando cuarentenas en los pueblos, regulando las visitas, poniendo a los retornados en cuarentena o implementando medidas de distanciamiento social aun con poca información o sin los recursos apropiados. También hubo miedo, pero las comunidades lo fueron superando y fueron mejorando sus respuestas. Las comunidades no solo recibieron asistencia de nuestra parte o de otras fuentes: algunas de ellas también aportaron alimentos para otras comunidades más necesitadas. La mayoría de estas comunidades han trabajado con nosotros en el pasado y han podido gestionar exitosamente sus sistemas de producción alimentaria y sus recursos naturales. No estaban preocupadas por escasez de alimentos; por el contrario, sus líderes aprovecharon esta oportunidad para crear conciencia de la importancia de mejorar la producción local y el manejo sustentable de los recursos. Personalmente, esto ha sido inspirador.

    También nos hemos sentido inspirados por comunidades que se organizaron y usaron prácticas curativas y medicinas locales para mejorar la inmunidad y la resistencia a la enfermedad o establecieron sistemas de intercambio de alimentos con poca o casi nada de ayuda de parte del Estado, cuando los programas estatales no funcionaban o no llegaban a tiempo. Lo que es más importante, esto demostró que la devolución de atribuciones y el empoderamiento de las comunidades pueden ser más efectivos a la hora de afrontar una crisis si se entrega a las instituciones locales autónomas los recursos y el apoyo necesarios.

    Las respuestas espontáneas de las comunidades se fueron dando de forma casi natural porque se trata de comunidades que históricamente se han autogobernado. De aquí en adelante, si confía en la gente y empodera a las comunidades el Estado podrá lidiar de forma más eficiente con cualquier crisis de salud pública y con sus impactos en el largo plazo.

    Contáctese con el Pacto de Pueblos Indígenas de Asia a través de susitio web o de su perfil deFacebook, y siga a@aippneten Twitter.

     

  • BRASIL: ‘La discriminación y el discurso de odio se están normalizando’

    Dariele SantosEn el marco de nuestroinforme temático 2019, estamos entrevistando a activistas, líderes y expertos de la sociedad civil acerca de sus experiencias y acciones ante el avance de los grupos anti-derechos y sus estrategias para fortalecer las narrativas progresistas y la capacidad de respuesta de la sociedad civil. En esta oportunidad, CIVICUS conversa sobre los derechos de los trabajadores migrantes con Dariele Santos, joven fundadora del Instituto Alinha, una empresa social enfocada en el mejoramiento de las condiciones laborales y de vida de los trabajadores migrantes empleados en la industria de la moda.

    ¿Cuándo y por qué decidiste crear el Instituto Alinha?

    Cuando estaba en la universidad tuve varios trabajos con los que suplementaba mi beca, y uno de esos trabajos fue una investigación sobre el tema migratorio, y más específicamente sobre los inmigrantes latinoamericanos empleados en la industria del vestido en San Pablo. Entonces empecé a conversar con algunos migrantes y me fui interiorizando en sus precarias condiciones de vida y de trabajo, es decir, en la realidad de la cadena de producción de la industria de la moda en Brasil.

    Brasil abarca todos los eslabones de la cadena de esta industria, desde la producción del algodón hasta la confección de la prenda. La industria de la moda está distribuida en todo el país, pero su eslabón final, la confección de vestimenta, está muy concentrado en San Pablo, y ocupa mayormente a trabajadores migrantes. Es una producción muy tercerizada; las marcas de ropa subcontratan con talleres de costura que intervienen en las diversas fases del proceso de confección, y cuantos más talleres intervienen en el proceso, más difícil es ejercer algún control y más garantías laborales se pierden. Muchos de estos talleres son pequeños, familiares, y funcionan en la vivienda de la familia, todos cuyos miembros trabajan, y lo hacen a destajo. Trabajan hasta 90 horas semanales porque les pagan poquísimo por cada pieza producida.

    Al conocer las historias de estos trabajadores migrantes empecé a caer en la cuenta de las dimensiones del problema, y me di cuenta de lo poco que sabía hasta entonces, y de lo poco que sabemos en general sobre la cadena de la moda: no nos importa la historia de la ropa que usamos. El problema de la enorme desigualdad e injusticia en la cadena de la moda es completamente invisible. Es una cadena de super lujo, que genera mucho dinero, en la misma medida en que es una cadena de enorme explotación.

    Junto con una amiga comenzamos a pensar en un emprendimiento social que aplicara la tecnología para atacar este problema, y lanzamos Alinha en 2014.

    ¿Qué hace Alinha para mejorar las condiciones de trabajo de los trabajadores migrantes?

    La idea es simple: Alinha asesora a empresarios de talleres de costura para que regularicen sus negocios, garantizando las condiciones de seguridad, plazos y remuneraciones adecuadas, y los conecta con fabricantes y diseñadores de ropa interesados en contratar un taller, asegurando así condiciones justas para todas las partes involucradas.

    Más concretamente, empezamos por visitar los talleres de costura que se inscriben para recibir asesoramiento, y evaluamos sus déficits para recomendarles lo que deberían hacer para salir de la informalidad. Miramos las formas de contratación, condiciones sanitarias y de seguridad, equipamiento, etc. Después hacemos una segunda visita con una técnica en seguridad de trabajo. El riesgo de incendio en los talleres es alto, porque los talleres almacenan mucho tejido y tienen instalaciones eléctricas precarias, y para peor suele haber muchos niños en las casas donde funcionan los talleres. Una vez hecha la evaluación de seguridad hacemos un plan de acción que apunta a regularizarlos o ‘alinearlos’ con las normas laborales y de seguridad (de ahí justamente el nombre de Alinha). Lo hacemos en un lenguaje llano, traducimos las leyes para los trabajadores, damos nociones de contabilidad, ayudamos a calcular la inversión requerida y su traslado a los precios de los productos. Cuando las mejoras han sido realizadas y consideramos que el taller ha alcanzado un umbral mínimo de seguridad y formalización, lo subimos a la plataforma Alinha para conectarlo con marcas y diseñadores. En nuestra plataforma tenemos marcas y diseñadores que buscan cambiar la forma de producir y están dispuestos a garantizar condiciones justas de pago y plazos, y nosotros los conectamos.

    Los precios de estos productos seguramente son más elevados que los de los productos elaborados en condiciones de explotación extrema. ¿Han logrado convencer a los consumidores de que vale la pena pagar más por ellos?

    Estamos en eso. Sabemos que es importante conectar a los consumidores, porque ellos tienen en sus manos un poder enorme: al elegir la marca que van a comprar, pueden optar por apoyar a una que garantice condiciones justas de trabajo. Pero los consumidores no pueden elegir realmente si no saben cuáles son las marcas que tienen contratos con talleres alineados. Por eso tenemos una plataforma donde las marcas alineadas colocan datos que el usuario puede comprobar – por ejemplo, que está haciendo determinada cantidad de piezas con tal o cual taller, para que después de lanzadas las informaciones en la plataforma Alinha, desde el taller puedan confirmar telefónicamente que están confeccionando esas piezas, ganando determinada cantidad por hora, y con tales o cuales plazos. Cuando todos los eslabones de la cadena de producción confirman la información, se genera un código de identificación de la pieza que se pone en la etiqueta de la prenda, para que el usuario pueda rastrear la historia de la prenda. Todas las informaciones y confirmaciones son guardadas en Blockchain, para que haya más seguridad y confianza en las informaciones.

    En este momento también estamos haciendo un cortometraje que relata la historia detrás de la ropa, basada en la historia de una costurera inmigrante boliviana. La presentación de una historia individual busca generar conexión y empatía: queremos que el consumidor vea a una mujer con sueños y esperanzas iguales a los suyos. Nuestro objetivo es plantearle al consumidor una pregunta: ¿cuál historia quiere elegir: una historia de explotación o una de trabajo justo?

    ¿Piensas que la situación de los migrantes en Brasil ha empeorado en los últimos tiempos?

    El problema de los migrantes no es reciente, viene desde mucho tiempo atrás. Hay muchos migrantes que viven aquí, y que trabajan en condiciones terribles, desde hace décadas. Los migrantes que trabajan en talleres de costura en San Pablo son mayormente bolivianos, aunque también hay de otros países como Paraguay y Perú. Muchos de ellos primero emigraron de sus países primero hacia Argentina, pero con la crisis financiera de 2008 se fueron desplazando hacia Brasil. Las condiciones políticas y económicas – el gobierno de Lula y un período de fuerte crecimiento económico – hicieron de Brasil un mejor destino.

    Pero es difícil ser inmigrante en Brasil. Es el único país de la región donde no se habla español, de modo que hay dificultades de comunicación y de acceso a la información. Los migrantes sin documentación legal o sin empleo formal tienen miedo todo el tiempo. La presión psicológica es muy fuerte: no salen del taller de costura, piensan que los van a atrapar y los van a hacer regresar. Los inmigrantes temen las consecuencias de reclamar por sus derechos.

    Si bien la explotación de los trabajadores migrantes no es un problema nuevo, y el temor de las personas migrantes ha sido siempre una constante, recientemente la situación ha empeorado. El actual presidente, Jair Bolsonaro, representa a la extrema derecha, y su discurso es extremadamente xenófobo. Se coloca por encima de las leyes y por encima de todas las garantías democráticas. Su mensaje para los trabajadores migrantes es: ‘agradece todo lo bueno que tienes aquí, y si algo no te gusta mejor que te vayas’. El hecho de que el discurso de odio provenga de tan alto está envalentonando a gente que siempre pensó así, pero antes no lo decía y ahora se siente legitimada para decirlas. En ese sentido, la discriminación y el discurso de odio se están normalizando.

    Esta situación se repite en distintos ámbitos. Es un momento peligroso para los activistas de derechos humanos, ambientales, de las mujeres, las personas LGBTQI, las personas negras o indígenas y los migrantes. Hay mucho temor porque ponerse en contra del gobierno supone riesgos altos. Así lo demuestran los casos de Marielle Franco, la activista LGBTQI y concejala de Río de Janeiro asesinada en marzo de 2018, y el parlamentario y líder LGBTQI Jean Wyllys, que se fue de Brasil a causa de las amenazas contra su vida.

    Afortunadamente, no todos los brasileños se hacen eco del discurso de Bolsonaro. Vivimos una situación de mucha polarización. Mientras que muchos se han desplazado hacia la extrema derecha y han adoptado posiciones nacionalistas, mucha gente está cada vez más convencida de que lo que hay que hacer es garantizar más derechos para más personas.

    En este contexto, ¿qué puede hacer la sociedad civil que promueve los derechos humanos?

    La sociedad civil se mueve con márgenes estrechos. Nuestra estrategia es generar un discurso que cree empatía en la opinión pública más que un discurso de confrontación y crítica del presidente, porque esto nos generaría problemas con un amplio sector de la sociedad que lo vería como una cosa de izquierda. Estamos viviendo un momento difícil: no conviene anunciar que se lucha por los derechos humanos porque los derechos humanos están asociados con la izquierda más que como algo que es patrimonio de todos. Por eso nos resulta más productivo centrarnos en la persona y en su historia, mostrar la foto de una persona de carne y hueso e interpelar al público: ‘¿crees que esta mujer es una persona trabajadora, que se esfuerza como tú, que merece mejores condiciones de trabajo, que merece salir adelante?’

    Realmente es bastante trágico tener que disimular la lucha por los derechos humanos porque no es vista como una causa legítima. Desde la elección de Bolsonaro, un montón de activistas tuvieron que dejar Brasil. Los que se quedan deben elegir: si quieren hacer un activismo frontal y directo, tienen que estar dispuestos a correr riesgos. Hoy por hoy, el mío es un activismo diplomático – me siento a conversar con empresarios, y tengo que estar abierta a charlar con gente que no necesariamente piensa como yo ni hace las cosas de la forma que yo pienso que se deben hacer, pero con las que puedo conseguir algunos progresos.

    ¿Qué apoyos internacionales necesita la sociedad civil brasileña para seguir trabajando?

    Aunque a veces no parezca evidente, porque Brasil es considerado un país de ingresos medio-altos, la sociedad civil brasileña necesita de toda clase de apoyos para seguir trabajando en este contexto hostil. Afortunadamente, yo he recibido apoyo del programa Goalkeepers Youth Action Accelerator, que busca acelerar el progreso hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este programa dio apoyo a un grupo de jóvenes activistas con proyectos innovadores de utilización de datos para abordar los ODS 1 al 6, es decir, para buscar soluciones a desafíos de desarrollo local relacionados con la pobreza, el hambre, la salud y el bienestar, la educación, la igualdad de género y el agua y el saneamiento.

    Este ha sido un apoyo súper estratégico, ya que incluyó financiamiento, apoyo técnico y conexiones, y me permitió adquirir nuevas herramientas. Se necesitan muchas más iniciativas como esta, porque la sociedad civil brasileña se está reduciendo, no solamente a causa del clima político sino también por la crisis económica que ya lleva varios años. Según un estudio reciente, entre 2013 y 2016 se cerraron en Brasil más de 38.000 organizaciones de la sociedad civil, muchas de las cuales brindaban servicios básicos a poblaciones vulnerables. El segmento de la sociedad civil que más se resintió fue el de desarrollo y defensa de los derechos humanos: más de 10.000 organizaciones que cerraron sus puertas actuaban en favor de minorías tales como la población negra, mujeres, indígenas y personas LGBTQI, así como por los derechos de las comunidades.

    El espacio cívico en Brasil es clasificado como ‘obstruido’ por elCIVICUS Monitor.

    Contáctese con el Instituto Alinha a través de supágina web o sus perfiles deFacebook eInstagram.

     

  • CHILE: ‘Los grupos anti-derechos se fortalecen cuando su discurso es expresado desde el gobierno’

    hector pujolsEn el marco de nuestroinforme temático 2019, estamos entrevistando a activistas, líderes y expertos de la sociedad civil acerca de sus experiencias y acciones ante el avance de los grupos anti-derechos y sus estrategias para fortalecer las narrativas progresistas y la capacidad de respuesta de la sociedad civil. En esta oportunidad, CIVICUS conversa con Héctor Pujols, vocero de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes de Chile. La Coordinadora es una red quereúne a activistas y organizaciones que trabajan por la defensa de los derechos humanos de la población migrante en Chile, y busca incidir para lograr la aprobación de legislación y la implementación de políticas públicas inclusivas de las comunidades migrantes.

     ¿Podrías contarnos qué trabajo hace la Coordinadora Nacional de Inmigrantes?

    La Coordinadora es una articulación de organizaciones, un colectivo o movimiento de personas migrantes; nuestra perspectiva es que las personas migrantes necesitan de una organización que les sea propia. La Coordinadora existe desde 2014, pero muchas organizaciones que la integran, sobre todo las vinculadas a la migración peruana, llevan trabajando entre 20 y 25 años. Nuestra membresía es diversa e incluye a organizaciones de tipo cultural; temáticas, dedicadas por ejemplo a temas laborales o de vivienda; sectoriales, como por ejemplo la Secretaria de Mujeres Inmigrantes; de carácter territorial, vinculadas a determinadas comunas; y organizadas por nacionalidad, para proporcionar espacios y oportunidades a las colectividades argentina, ecuatoriana o peruana.

    En tanto que Coordinadora, una de nuestras tareas principales, aunque no la única, es la incidencia política a nivel nacional para mejorar la inclusión de la población migrante. Es un trabajo que hacemos que hacemos autoorganizándonos, en tanto que migrantes, y articulándonos con otras organizaciones, como sindicatos y otras clases de organizaciones de la sociedad civil.

    El Senado chileno discute actualmente un proyecto de Ley de Extranjería, ¿qué opina la Coordinadora al respecto?

    Históricamente, al menos en la época contemporánea, Chile no ha tenido una migración de dimensiones comparables a las de otros países de América Latina. El fenómeno aumentó en los años ’90, con flujos de migración boliviana y peruana, pero en los últimos diez años se empezó a hacer más significativo, con el aumento de la cantidad de inmigrantes de otros países de la región, principalmente Colombia, Haití, República Dominicana y más recientemente Venezuela.

    En este contexto, hace por lo menos cinco o seis años se empezó a plantear la necesidad de actualizar la Ley de Extranjería de 1975, surgida de un contexto dictatorial y con una visión centrada en la seguridad nacional, que ve al migrante como un agente extranjero, un agitador ideológico, alguien que viene a hacer la revolución. En el contexto de la dictadura, la ley fue hecha pensando en el migrante de la época de la Unidad Popular, el gobierno de izquierda que la precedió - argentinos, cubanos y uruguayos que llegaban en apoyo de ese gobierno de izquierda o que venían a refugiarse de otros gobiernos que los perseguían.

    El nuevo contexto migratorio es bien diferente, por lo que ha habido un gran consenso respecto de que la ley de 1975 no se ajusta a la realidad actual. La Coordinadora y otras organizaciones llevamos años reclamando un nuevo marco legal que permita la inclusión de la población migrante.

    Sin embargo, el debate ha sido complejo y en el último año, tras la asunción de Sebastián Piñera en la presidencia, el gobierno presentó un proyecto de ley muy similar al que ya había presentado en 2013: un proyecto que se desplaza de la visión del extranjero como un agitador externo hacia la visión del extranjero como un aporte económico, cuyo valor depende de cuánto dinero trae en el bolsillo. Ha sido un debate complejo en el que Chile trató de situarse en el mundo adoptando un sistema de visas similar al de países como Australia o Canadá, sin entender que el contexto migratorio y las características de la migración en Chile no son las mismas que las de esos países. Este proyecto ya tiene la media sanción de la Cámara de Diputados y ahora está en el Senado.

    Nosotros planteamos que, si se aprueba, esta ley generaría una gran irregularidad migratoria, que ya es un problema en Chile. La ley incentivaría a las personas a llegar como turistas para quedarse luego de su expiración, sin perspectivas de regularizar su situación aún en caso de conseguir trabajo. La irregularidad migratoria afecta el acceso a todos los derechos, a la salud, la educación e incluso a un trabajo decente. Una persona que no puede firmar un contrato de trabajo va a trabajar de todos modos porque de algo tiene que vivir, pero va a hacerlo en condiciones mucho más precarias. En suma, el proyecto de ley adopta en la superficie el discurso de la sociedad civil sobre la necesidad de renovar el marco legal, pero fundamentalmente es una iniciativa anti-derechos.

    En los últimos tiempos se observa un ejercicio más intenso de las libertades cívicas por parte de las personas migrantes. ¿Cómo se ven los inmigrantes en relación con la ciudadanía?

    Pienso que el ejercicio de los derechos de organizarnos, movilizarnos y reclamar por nuestros derechos no se plantea en términos de ciudadanía porque la propia Constitución de Chile equipara la ciudadanía con la nacionalidad, de modo que los extranjeros no pueden ser ciudadanos. Sin embargo, la Constitución también establece que tras cinco años de permanencia los extranjeros podemos votar. E independientemente del tiempo de residencia o de los derechos que nos asignen la Constitución y las leyes, ejercemos en la práctica otros derechos relacionados con la ciudadanía, al organizarnos, movilizarnos y hacer incidencia política, pese a que está prohibido por la Ley de Extranjería.

    La Ley de Extranjería establece como motivo de expulsión el atentar contra los intereses del Estado o inmiscuirse en situaciones políticas del Estado. Su interpretación y aplicación son muy arbitrarias; siempre redunda en la expulsión de personas progresistas o que tienen una visión crítica, y no en la de personas que hacen política de extrema derecha. Hace no mucho, en 2017, a unos jóvenes peruanos los expulsaron por tener libros sobre marxismo. La Coordinadora planteó un recurso de amparo y lo ganamos, pero la ejecución ya se había hecho y ellos ya estaban expulsados del país.

    Este no fue un caso aislado, ha habido muchos otros. Un periodista italiano fue expulsado porque ser el comunicador de visual de un proceso de movilización de un sindicato muy importante. Expulsaron también a un compañero vasco porque estaba en las comunidades indígenas Mapuche; alegaron que tenía vínculos con la organización terrorista vasca ETA y aunque se demostró que era falso lo expulsaron igual. Todo esto ocurrió durante el gobierno de la ex presidenta Michelle Bachelet, o sea que es independiente de la orientación del gobierno de turno.

    Estaban ustedes en medio de la discusión del proyecto de ley cuando comenzaron los llamados a la movilización anti-migrante. ¿Quiénes son estos grupos que llamaron a la movilización?

    Estos grupos no son nuevos. Ya habían hecho otro llamado antes pero no habían tenido el eco que tuvieron esta vez. Son grupos que están vinculados a una extrema derecha histórica, esa derecha que no muere en ningún país; aunque quizás por momentos decaiga su presencia siempre queda latente esperando una oportunidad para salir de nuevo. Son grupos que defienden a la dictadura, pero saben que si salen a la calle a decir ‘viva Pinochet’ mucha gente los va a rechazar. Pero encuentran diferentes temas que les permiten instalar su discurso. Por ejemplo, se montan en el rechazo a la supuesta ideología de género y se suman a las marchas contra el aborto, y ahora también con el tema de la inmigración.

    Los grupos de extrema derecha se caracterizan por su discurso extremadamente simple y excluyente: el otro, el diferente, el que llega de afuera, el extraño que no es chileno es el enemigo, porque es la causa de todos los males del país. Estos grupos vienen de diversos sitios, pero encuentran amparo en un discurso institucional del gobierno actual, que culpa de todo a la inmigración. El presidente Piñera dijo hace unas semanas que el aumento del desempleo en Chile es producto de la llegada de población migrante, aunque el Ministro de Trabajo lo desmintió. El ex Ministro de Salud dijo que el aumento del VIH/SIDA en Chile era culpa de la población migrante. Estos discursos institucionales, basados en falsedades, se van instalando y son aprovechados por los grupos de extrema derecha.

    ¿Qué es lo que explica que esta vez hayan tenido mayor eco que en el pasado?

    Estos grupos se fortalecen cuando su discurso es expresado desde el gobierno. Los planteos de la extrema derecha son los mismos que ha hecho el gobierno: por ejemplo, negar la atención sanitaria a personas con menos de dos años de residencia, eliminar el acceso a la educación. El gobierno dice ‘vamos a quitarles derechos a los inmigrantes’ y sobre esa base estos grupos dan un paso más y dicen ‘vamos a echar a los inmigrantes’. El diagnóstico es en ambos casos el mismo: estamos invadidos, vienen a quitarnos el trabajo, vienen a quitarnos las ayudas, primero Chile.

    En este caso, además, las redes sociales jugaron un rol de amplificación. Estos grupos han aprendido a utilizar las redes sociales, aprendieron mucho de la experiencia de Brasil, algunos de hecho habían viajado para apoyar al entonces candidato Bolsonaro. El uso hábil de Facebook, Instagram y Twitter les permite llegar a una audiencia interesante - el chileno que pasa por una situación difícil – al que le ofrecen una explicación y una solución sencillas: usted no encuentra trabajo, la culpa es de los inmigrantes, la solución es echarlos.

    Te refieres a un fenómeno curioso: grupos de extrema derecha ultra-nacionalistas que sin embargo se internacionalizan, se organizan en red, colaboran y aprenden de sus pares de otros países…

    Sí, hay un proceso internacional donde la extrema derecha chilena aprende de lo que hace la extrema derecha argentina y ésta aprende de la de Brasil y así sucesivamente. Los discursos que hemos escuchado en Chile son un calco de los de la extrema derecha España, con el fenómeno de Vox, el partido de extrema derecha que apareció hace prácticamente un año. Son una copia exacta pese a que la realidad chilena es muy diferente. En España fue muy intenso el discurso de que los migrantes se llevan todas las ayudas sociales, y en Chile se ensayó el mismo discurso, ya que es una táctica internacional, pero lógicamente tuvo menos repercusión porque las ayudas sociales en Chile son muy precarias. O sea que no siempre les funciona, es prueba y error. Pero se trata de una red que se está fortaleciendo internacionalmente y eso es muy preocupante.

    Estos grupos convocaron a una marcha contra los inmigrantes para el 12 de agosto de 2019, pero la marcha finalmente no ocurrió. ¿Podrías explicar lo que pasó?

    La convocatoria a la marcha se difundió por las redes sociales, y una persona influencer de la extrema derecha, miembro de los grupos convocantes, llamó los manifestantes a portar armas para defenderse de los colectivos anti-fascistas que habían convocado a una contramarcha.

    En Chile es necesario pedir autorización para movilizarse en las calles, y en la capital, Santiago, la encargada de dar la autorización es la Intendencia. Después de varias idas y vueltas, ante la presión de las organizaciones sociales y del Colegio de Abogados, que también solicitó que se denegara el permiso, la Intendencia no autorizó la marcha. Hubo algunos incidentes aislados provocados por una veintena de personas que igual asistieron, pero no pasó de allí.

    La Coordinación convocó a otro evento para ese mismo día, entendiendo que era complejo para nosotros adherir a la contramarcha que hacían los colectivos antifascistas, dada la limitación de los derechos de participación política de los migrantes. Convocamos a un acto ese mismo domingo a la mañana en el Museo de la Memoria, que es un espacio dedicado a las víctimas de la dictadura. El eje de nuestra convocatoria fue el rechazo del discurso de odio, que hoy es contra los inmigrantes pero en otros momentos fue contra las mujeres o contra los que pensaban diferente, y que lleva a las prácticas que vivimos en dictadura. Cuando deshumanizas a una persona puedes torturarla, tirarla al mar o hacerla desaparecer. Ese fue la respuesta que dimos nosotros. Vinieron unas 150 personas, que no es tanto pero debería dar señal de que también somos parte de este país y que tenemos memoria.

    ¿Qué estrategia tendría que adoptar la sociedad civil defensora de los derechos humanos de las personas migrantes frente a los grupos anti-derechos?

    Estos grupos están para quedarse, ya tienen convocada una nueva movilización para el 7 de septiembre de 2019. El discurso instalado es el de la invasión migrante, de modo que la nuestra es una disputa por el sentido común, una lucha de largo plazo. Trabajamos en una alianza estratégica con los movimientos progresistas y democráticos, pero estos tienen que dejar de lado su mirada paternalista hacia la población migrante. Nosotros no queremos ser tratados como desvalidos necesitados de ayuda; por eso somos una organización de personas migrantes, no una organización que defiende los derechos de las personas migrantes. No queremos ayudas paternalistas, queremos los mismos derechos.

     El espacio cívico en Chile es clasificado como ‘estrecho’ por elCIVICUS Monitor.

    Contáctese con la Coordinadora Nacional de Inmigrantes a través de supágina web, acceda alblog de Héctor Pujols o siga a@HectorPumo y a@MigrantesChile en Twitter.

     

  • MALASIA: ‘Los migrantes están entre los primeros victimizados y discriminados durante la pandemia’

    Adrian Perei

    CIVICUS conversa con Adrian Pereira, Director Ejecutivo de Iniciativa Norte Sur (North South Initiative, NSI) sobre la situación de las personas trabajadoras migrantes en Malasia en el contexto de la pandemia causada del COVID-19.

    NSI ayuda a construir capacidades de incidencia y liderazgo entre las personas migrantes, refugiados y apátridas, más allá de su estatus legal, para que puedan reclamar sus derechos. También monitorea los abusos laborales y migratorios cometidos por autoridades, empleadores y trabajadores locales, asegurando que las organizaciones de migrantes estén conectadas con una fuerte red de solidaridad y que sean capaces de cooperar con otras organizaciones de la sociedad civil (OSC) y con sindicatos.

    Se estima que en Malasia hay entre tres y seis millones de personastrabajadoras migrantes. Estas personas generalmente son explotadas por una combinación de factores: agentes de reclutamiento y empleadores inescrupulosos, duras políticas migratorias, cadenas de suministro sin controles, el uso de multas como forma de castigo, altas tarifas de reclutamientoy deudas contraídas con las agencias de reclutamiento y los empleadores, trabajo forzado, tráfico de personas y deducciones salariales. Uninforme sobre la capacidad de las personas migrantes y refugiadas para ejercer sus libertades cívicas, elaborado por CIVICUS y el Centro de Solidaridad en colaboración con NSI, mostró que en Malasia el derecho a las libertades de asociación, reunión pacífica y expresión de esas minorías vulnerables se encuentra fuertemente restringido.

    ¿Cuál era la situación de las personas trabajadoras migrantes en relación con el acceso a servicios de salud antes de la pandemia?

    En 2016 Malasia eliminó los subsidios que permitían a las personas trabajadoras migrantes acceder a los servicios de salud pública. Dado que las personas migrantes se apoyan mucho en los servicios médicos públicos, esta medida trajo aparejada una disminución de la calidad y el acceso a los servicios de salud de las personas migrantes, tanto documentadas como indocumentadas, dado que el alto costo de las opciones privadas usualmente las disuade de buscar una alternativa. A pesar de que cada año las personas migrantes, sus empleadores y agentes pagan billones de dólares malayos en gravámenes, impuestos y otros tipos de pagos, las personas migrantes no están recibiendo la atención médica que les corresponde en contrapartida.

    Las que están indocumentadas solo pueden acceder a la salud privada, porque si intentan acceder a la salud pública las autoridades migratorias serán informadas y las arrestarían. Con el paso de los años, la brutal represión hacia las personas migrantes indocumentadas por parte de la policía, las autoridades migratorias y aduaneras y el Cuerpo de Voluntarios del Pueblo ha provocado cada vez más temor en esa categoría de migrantes, disuadiéndolos de buscar tratamiento médico.

    También hay brechas de competencias culturales entre los profesionales de la salud y las personas migrantes, que dificultan aún más la obtención de servicios médicos adecuados. Las personas empleadas en el trabajo doméstico que no tienen días libres y están encerradas entre cuatro paredes experimentan incluso mayores dificultades para acceder a los servicios de salud.

    En 2019 se dio un paso positivo: se incluyó a las personas migrantes con papeles legales en el sistema nacional de seguridad social, lo cual les asegura una compensación más alta y un mejor servicio de salud en caso de accidentes o enfermedades vinculadas con sus labores. Pero en lo que se refiere a accidentes y lesiones no laborales, las aseguradoras privadas ofrecen una cobertura mínima.

    ¿Qué desafíos adicionales han enfrentado las personas trabajadoras migrantes desde durante la pandemia del COVID-19?

    Muchas personas trabajadoras migrantes, especialmente las indocumentadas o informales, han perdido su fuente de ingreso. En consecuencia, no pueden costear alimentos, alquiler o medicamentos, a menos que hayan dado positivo en la prueba del COVID-19, en cuyo caso los gastos de su cuarentena y de los cuidados requeridos son cubiertos por el gobierno. Solo las personas migrantes que proveen “servicios esenciales” estipulados por el gobierno pueden trabajar. Sin embargo, su seguridad depende de si las compañías que tienen permiso para operar obedecen las reglas establecidas por el gobierno. Las reglas están hechas para darle al trabajador seguridad frente al riesgo de contraer el virus, de modo que pueda continuar trabajando. Sin embargo, generalmente nadie monitorea la situación.

    El gobierno ha anunciado el lanzamiento de un paquete de estímulo económico que lamentablemente ha excluido a las personas trabajadoras migrantes. Hay un subsidio para el salario del trabajador que busca asegurar que las empresas no tengan que despedir empleados, pero esto no se aplica a las personas trabajadoras migrantes. Anteriormente, las personas trabajadoras migrantes también estaban excluidas del Plan de Seguro de los Trabajadores bajo el organismo nacional de seguridad social, que proporciona una red de seguridad a los trabajadores que han sido despedidos. Las Órdenes de Control del Movimiento (OCM), impuestas por el gobierno para restringir los traslados, que entraron en vigencia el 18 de marzo, han hecho mucho más difícil que las personas migrantes puedan desplazarse para acceder a servicios básicos, alimentos, servicios bancarios y otros bienes o servicios esenciales. En las áreas de OCM ampliadas los proveedores de servicios no pueden siquiera ingresar. Los sectores informales de la economía están despidiendo y abandonando a quienes solían trabajar en ellos, y en particular a personas migrantes indocumentadas y a personas refugiadas.

    Los empleadores están obligando a sus empleados migrantes a renunciar o a tomar licencia sin goce de sueldo. Los empleadores se están aprovechando de las OCM para no pagarles a sus empleados. NSI recibió informaciones referidas a por lo menos dos casos de sueldos no pagados antes de la imposición de las OCM. Una de estas personas no recibía su sueldo desde diciembre de 2019, mientras que la otra no lo recibía desde febrero de 2020.

    También se está infundiendo temor a través de mensajes falsos y desinformación en internet, que ponen a las personas migrantes en peligro porque pueden generar reacciones violentas de la población malaya. El gobierno prometió no arrestar o detener a las personas migrantes que vayan a realizarse la prueba de COVID-19. Sin embargo, las personas migrantes siguen teniendo mucho miedo, por lo que muchas no se presentan. Algunos sectores que son económicamente más agresivos están presionando al gobierno para que les permita retomar las actividades y los trabajadores puedan volver a trabajar. Esto ha ocurrido, por ejemplo, en el sector productor de aceite de palma del estado de Sabah.

    La Unión Europea (UE) también está colocando tanto a los trabajadores migrantes como a los trabajadores malayos en riesgo de ser sometidos a trabajos forzados al pedir a los fabricantes de equipos de protección personal (EPP) de Malasia que garanticen la continuidad de la producción durante la pandemia. La UE ha ofrecido incentivos fiscales a las compañías malayas que proveen EPP. Asimismo, pequeñas y medianas empresas que durante muchos años han contratado trabajadores indocumentados ahora han abandonado a sus empleados alegando que les falta dinero.

    ¿Como han respondido a esta situación NSI y otras OSC?

    Estamos entrenando a líderes migrantes para asegurar que sus comunidades tengan acceso a las redes que proveen servicios y puedan compartir información precisa sobre las necesidades existentes a quienes proveen esos servicios. Algunas redes públicas, como el grupo Care Mongering Malaysia, están proporcionando a la población malaya una plataforma para que pueda ayudar a las persnas migrantes y refugiadas necesitadas. Esta es una plataforma en línea que une a quienes necesitan ayuda con quienes pueden pagar por el servicio. Asimismo, los templos Sikh están ofreciendo alimentos y almuerzos para llevar.

    Otras OSC que están trabajando duramente en el terreno para repartir alimentos son BRESH 1.0, Beyond Borders, Dapur Jalanan, Engage, Geutanyoe Foundation, HOPE, Liga Rakyat Demokratik, Malaysian Trades Union Congress, Our Journey, The Patani, Refuge for the Refugees, Tenaganita,y otras organizaciones comunitarias de personas refugiadas y migrantes. Los trabajadores migrantes pueden llamarlas cuando necesita ayuda para conseguir alimentos.

    Estamos formando una red para asegurar la provisión de servicios en el largo plazo, ya que consideramos que la situación se va a prolongar muchos meses. Muchas personas trabajadoras migrantes se van a quedar y van a necesitar ayda, así que estamos desarrollando una cadena de suministro para apoyarlos.

    Nos estamos asegurando de que los migrantes reciban información correcta de agencias globales como la Organización Internacional para las Migraciones, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Agencia de la ONU para los Refugiados, así como de diferentes agencias gubernamentales relacionadas con la salud, el trabajo, la seguridad y el bienestar. Entre otras cosas, proporcionamos información en diferentes idiomas con infografías sobre servicios de asesoramiento y temas de salud.

    También estamos luchando contra la desinformación relacionada con las personas trabajadoras migrantes y refugiadas. Ha habido mucho temor porque se las ha culpado de esparcir en virus.

    Por otro lado, también estamos alentando a las personas migrantes a buscar tratamiento médico si están enfermas y estamos monitoreando a los empleadores que toman ventaja de la situación actual y cometen violaciones de los derechos laborales, especialmente porque en parte las OCM impidieron que los abogados les provean de representación y asesoramiento legal.

    Otras OSC están proporcionando asesoramiento, distribuyendo alimentos, recaudando fondos, monitoreando el tráfico de personas, ofreciendo servicios con perspectiva de género y en el área de maternidad y atendiendo las necesidades de las mujeres.

    ¿Qué clase de apoyo necesita en este momento la sociedad civil malaya?

    Necesitamos dinero para apoyar las necesidades de los migrantes, por ejemplo para comprar alimentos, pagar las cuentas y el alquiler y repatriarse en forma segura a sus hogares cuando se revoquen las OCM. También estamos buscando oportunidades de financiamiento, porque mientras sigan vigentes las OCM, no podemos realizar reuniones físicas y la mayoría de las campañas de recaudación de fondos se basan en esos encuentros. Asimismo, necesitamos servicios de asistencia legal para las personas que están siendo injustamente despedidas y detenidas.

    ¿Qué lecciones han aprendido hasta ahora de la pandemia?

    Hemos visto que el gobierno apenas ha consultado a las OSC antes de implementar políticas, lo cual no está en línea con los principios de buena gobernanza. Además, se castiga en exceso a quienes violan las OCM, inclusive a quienes se ven obligados a incumplirlas para resolver problemas de subsistencia. Además, la perspectiva cada vez más centrada en la seguridad adoptada frente a la migración a lo largo de los años ha provocado represalias contra los migrantes, quienes han sido marginalizados.

    Los migrantes están entre los primeros victimizados y discriminados durante la pandemia, ya que son excluidos y no tienen fuertes redes de apoyo. Un sistema capitalista que opera sobre la base de cadenas de suministro globales y enormes corporaciones no tiene un plan de manejo de riesgos adecuado para asegurar la transparencia y la rendición de cuentas. Malasia también tiene problemas con las estadísticas, ya que ha estado dibujando los números de personas en situación de pobreza, y no ha afrontado los problemas resultantes de la enorme cantidad de trabajadores indocumentados debido a la injerencia del llamado “Estado profundo”.

    Bajo las OCM and las OCM ampliadas los derechos civiles de las personas migrantes han sido suspendidos, y esto ha debilitado su poder de negociación para obtener derechos. Tampoco ha habido suficiente cooperación entre los países de origen de los migrantes y Malasia para asegurar la repatriación segura de quienes desean volver a sus países, lo cual genera altos riesgos de infección para todos. Nos han llegado informaciones que muestran que bajo las OCM las personas migrantes y refugiadas son forzadas a utilizar vías irregulares para regresar a sus hogares. Las embajadas han recurrido a los malayos para que briden asistencia a sus ciudadanos.

    Las OSC no están tan unidas como yo había supuesto para construir un consenso que permita afrontar los problemas, ya que también han tenido sus propias dificultades para enfrentarlos. Al mismo tiempo, algunos malayos que solían tener actitudes negativas contra los migrantes han actuado con compasión y respondieron con solidaridad ante los problemas de los migrantes en este tiempo de necesidad. Como ha quedado claro, en el largo plazo las contribuciones económicas de los migrantes han acabado beneficiándonos a todos, menos a los propios migrantes.

    El espacio cívico enMalasia es clasificado como obstruido por elCIVICUS Monitor

    Contáctese con la Iniciativa Norte Sur a través de susitio web o a través de su perfil deFacebook, y siga a@nsinitiative11 en Twitter.

     

  • MIGRANTS’ RIGHTS: ‘Hate speech is driven by unequal power relations and negative stereotypes’

    martin pairet

    As part of our 2019thematic report, we are interviewing civil society activists, leaders and experts about their experience of facing backlash by anti-rights groups. CIVICUS speaks about the rise of hate speech in Europe and civil society strategies to counter it with Martin Pairet, Network Manager at European Alternatives, a transnational civil society organisation and citizen movement that promotes democracy, equality and culture beyond the nation-state.

     

    European Alternatives focuses on promoting democracy across borders. How concerned are you about the rise of authoritarian nationalism in Europe?

    European Alternatives works to support democracy across the continent, and our current analysis is that democracy is not really mature enough and that the fundamental rights necessary for democracy to work are not being respected in Europe. The process of degradation of democratic practices and institutions has taken place over a number of years, a decade at least, but has particularly accelerated with the crisis of hospitality that we are currently experiencing in the face of migration. This crisis of hospitality is above all a crisis of European values. We stand for the principle of solidarity and the creation of new forms of transnational community, and we are seeing exactly the opposite – the normalisation of anti-rights movements and parties whose discourse is being amplified by the media, and by social media in particular. This is happening in every country in Europe, and particularly in countries where politicians have a lot to gain through anti-migrant politics, such as France, Germany and Italy.

    Do you see this situation as the result of a deficit of democracy, or as the result of a failure to respect human rights?

    I think it’s a little bit of both. There is in fact a deep democratic deficit, and over the past few years there has been increasing questioning about how decisions are being made at every level – local, national, European and global. People have been demanding more representation and meaningful involvement in decision-making processes, through mechanisms such as citizen-initiated referendums. There are many other examples that we’ve seen over the past few years in Europe, of people organising to supplement the shortcomings of representative institutions and getting involved in decision-making, for instance through citizen assemblies. A lot of people feel their voices are not being heard and therefore feel powerless – they feel that no matter what they do, they won’t be able to change things and they won’t regain control over politics, which means they won’t have a say over the decisions that affect their lives, and they won’t control their futures.

    In this sense, democracy is quite weak, and people are getting increasingly desperate for someone in decision-making positions to really understand their problems and their fears, which the system is not paying attention to and is not able to process. This is the point when nationalism, extremism and hate start to rise, and hate speech becomes appealing. And in this context it becomes very difficult to hear the human rights discourse, because it is not necessarily something that people always respond or relate to, as it is quite abstract. European human rights organisations have been working hard to tackle the humanitarian crisis, but have sometimes undervalued the power of emotions, and of fear in particular, and have therefore not focused on how to address those fears, which has been problematic.

    In your analysis of the ongoing crisis of hospitality you focus on hate speech. How would you define this?

    Hate speech is a complex phenomenon that can’t really fit into a simple definition. In fact, there isn’t an internationally accepted definition of hate speech, and every member state of the European Union (EU) has its own legal definition. The definition used by the Council of Europe includes all forms of expression that spread or amplify xenophobia and various forms of hatred and intolerance. Hate speech is against human rights, so it is a form of anti-rights speech. It is also a social phenomenon that has been amplified by social media within the context of increasingly social power relations also related to the economic and financial crisis and the fact that financial and economic power is concentrated in few hands. But stereotypes also play an important role. I would say that hate speech is driven by both unequal power relations and negative stereotypes.

    In recent years, the normalisation of hate speech has contributed to the radicalisation of people and groups against those seen as ‘the other’: attacks against marginalised groups, including women, LGBTQI people, Roma people, migrants, refugees and minority faith communities, have spread on social media, and the hate narrative gradually translated into actual violence. That’s why we’ve seen a rise in hate crimes.

    One problem, and the reason why it is important to have a clear definition of hate speech, is that while hate speech is a form of anti-rights speech, an attempt to regulate and suppress it may lead to the violation of other rights, and particularly the violation of a fundamental right, the right to the freedom of expression.

    While the rights of women, LGBTQI people, people of colour and indigenous peoples ought to be respected, their right to be treated fairly and respectfully may sometimes collide with the freedom of expression. So it is important to know where to draw the line and how to identify what falls under the freedom of expression and what is hate speech, and what can be done about it. But this is a very dynamic process and definitions are continuously changing, partly because of the rise of new technologies. As new forms of communications arise, we need to ask ourselves whether this or that is still hate speech. Where is the limit? Do certain commentaries or visual communications that we find on media platforms constitute hate speech? The distinction between what’s ironic and what’s serious can be difficult to grasp online.

    Where in Europe is the situation most worrying?

    The problem is taking different forms in different places. One specific example of this worrying situation is in Italy, where there was a significant rise in hate crimes between 2017 and 2018. Because of the use of different data collection methods, it’s difficult to know how much these have increased, but it is evident that they have risen sharply while the far-right was in power.

    In Italy, hate speech has specifically targeted refugees and people of colour. Cécile Kyenge, a black Italian member of the European Parliament, has faced racist attacks for years. When she was appointed as Italy’s first black government minister back in 2013, she received racist insults from the far-right League Party. In 2018, once the League Party’s leader Matteo Salvini had reached power, they brought a defamation case against her, for accusing the party and its leaders of being racists!

    It is very telling that a hate crime happened on the same day that Matteo Salvini was sworn in as Deputy Prime Minister, on 3 June 2018. A 29-year old migrant from Mali was shot dead by a white man who drove by and fired on him with a shotgun. He was killed while collecting scrap metal to build shacks, alongside two other migrants who also suffered injuries. They all lived in a tent city that houses hundreds of poorly paid farm workers. This was clearly an example of hate speech turned into act, as it happened just hours after Matteo Salvini warned that, with him in power, "the good times for illegals are over” and that “Italy cannot be Europe's refugee camp.”

    It does make a difference whether the far right has reached power, which becomes apparent when you compare Italy and Germany. Hate speech has also been on the rise in Germany, but in this case, a new law was passed in late 2017 to regulate hate speech online. This law requires social media platforms to quickly remove hate speech, ‘fake news’ and any illegal material, and it appears to have been quite efficient in reducing online hate speech. In contrast, Italy does not have a similarly strong legal framework and the context is not conducive to a revision of the legal framework either. In sum, the rise of hate speech in Italy is the result of a mix of a regressive political environment and the absence of strong legislation.

    In the cases of Hungary and Poland there have also been strong governmental responses against migrants. These examples are particularly interesting because sometimes there are no migrants in parts of the country, especially in the countryside, but there can still be anti-migrant policies even in places with very few migrants. This has a lot to do with who is in power and what discourse is being delivered from the top and disseminated on social media. And while hate speech can target various particular groups, I think that in the current situation in Europe, it always starts with migrants and refugees, then extends to other marginalised groups. We saw this with Brexit in the UK: the referendum campaign was permeated with an anti-migrant discourse, but various groups of people who were not migrants or refugees became increasingly threatened by exclusionary narratives, which eventually targeted anyone who was different, looked different, or spoke differently.

    Is there any legislation in place at the European level to counter hate speech?

    There is nothing in place specifically against hate speech, but because hate speech is a violation of a whole set of rights, there is a broad set of rules that apply, such as the Framework Decision on combating certain forms of expressions of racism and xenophobia by means of criminal law. There is also the Fundamental Rights Agency, an EU-funded agency that collects and analyses data and carries out research on fundamental rights. It provides assistance and expertise at both the European and national levels, including in the areas of non-discrimination, racism, intolerance and hate crime. Finally, there is a Code of conduct on countering illegal hate speech online that the European Commission recently agreed with Facebook, Microsoft, Twitter and YouTube, which aims at enabling social media users to express their opinions online freely and without the fear of being attacked out of bias based on race, colour, religion, descent, national or ethnic origin, sexual orientation and gender identity, disability, or other characteristics. It also seeks to ensure that EU and national laws on combating hate speech are better enforced in the online environment across the EU. But the process of domesticating European legislation is slow and long, and the EU doesn’t always have sufficient mechanisms in place to hold members states accountable when they are not complying.

    What can civil society do to counter hate speech, besides pushing for legislative change?

    There are many strategies that can be used to counter hate speech effectively. Of course it is important to change legislation to ensure it covers all forms of discrimination and hate speech, but it is also important – and very difficult – to raise awareness. Awareness of their right to equal treatment must be raised, first of all, among the people who are being targeted by hate speech. Even among European citizens, many people don’t know exactly what their rights are. So it is important to share information among civil society and encourage civil society groups to share it further.

    The role of local authorities and state agencies such as the police is also key in ensuring the right to equal treatment and it does make a difference whether or not they act in the face of hate speech. So it is important for civil society to work with these actors so that they are able to recognise hate speech and act against it.

    Additionally, civil society can do better in the area of communication strategies to protect fundamental rights in general. This would require an investment in capacity development, given that the required knowledge is not evenly disseminated. Grassroots actors don’t necessarily have the means to do this kind of work, but it’s this kind of work that often impacts on affected groups the most, as it is key in helping them reach out.

    A lot more investment is needed to counter hate groups online, because online content can have an impact well beyond the context for which it was formulated. According to studies about anti-Semitic speech, people tend to feel threatened by what they see online regardless of how much impact it actually has on their reality, so clearly more investment is needed to counter this effect.

    How is European Alternatives working to counter hate speech?

    We work to connect groups that are working on similar issues and to fill the capacity gap. We’ve done this quite successfully through a series of training activities on Countering Hate Speech and Far-Right Radicalism in Central and Eastern Europe. It is important to bring together activists and citizens from different countries, because it is quite hard for people to understand that these are not isolated phenomena that are happening in their communities, but rather that a lot of communities are experiencing the same, and there is a range of solutions that have been tried in various local contexts to tackle it. It’s very important for these exchanges to continue, because we’ve seen it’s working: we see organisations collaborating across borders and exchanging experiences in ways that they can adapt to tackle hate speech in their own contexts.

    It is also key to invest in civic education and human rights education as much as possible. We do this through an online course on Countering Hate Speech in Europe, which is based on online dialogue maintained with our partners. The videos are open source and are available on our YouTube channel. We have a playlist called ‘Countering Hate Speech’, so they can be watched in sequence. The course offers participants the opportunity to access expert content developed by European Alternatives and to put their own experiences, values and perspectives to the forefront while engaging with peers through a Virtual Exchange. At the end of the course, participants even learn how to plan and organise an Action Day Against Hate Speech.

    Through these activities, we try to reach out to a high number of young people. Dialogue among individuals and among communities is key because on social media there are fewer and fewer spaces where people can have a real conversation in a safe environment. And dialogue is quite effective for raising awareness and thinking strategies through collectively.

    I think the reason why we keep at this is because we think there cannot be a well-functioning democracy when people are not respected in the first place. Respect for our shared humanity is a precondition for any democratic reform to work.

    Get in touch with European Alternatives through itswebsite andFacebook page, orfollow@EuroAlter and@MartPirate on Twitter.

     

  • SWEDEN: ‘Swedish civil society needs to defend democracy at the grassroots level on a daily basis’

    Anna Carin HallAs part of our 2018 report on the theme of reimagining democracy, we are interviewing civil society activists and leaders about their work to promote democratic practices and principles, the challenges they encounter and the victories they score. Following Sweden’s September election, CIVICUS speaks to Anna-Carin Hall, press officer at Kvinna till Kvinna (Woman to Woman), a Swedish civil society foundation that seeks to strengthenthe role of women in conflict regions by collaborating with women’s organisations and supporting their work to promote women’s rights and peace. Its advocacy focuses on six thematic areas: safe meeting places, the empowerment of women’s rights defenders, increasing women’s power, women’s participation in peace processes, power over one’s body and security for all.

    Sweden’s September election saw support fall for the established centre-left and centre-right parties and rise for the far-right Sweden Democrats. What factors lie behind this result, and what broader trends do you think it points to?

    First, I must emphasise that my answers reflect my own personal opinions rather than those of the organisation I work for. Kvinna till Kvinna is a politically and ideologically independent organisation and has only taken one single standpoint regarding the elections – against what we see as the Sweden Democrats’ anti-feminist policy.

    That said, the drop in support for social democratic parties, for example, is an ongoing trend all over Europe, and not just in Sweden, so one answer could be that this global trend towards a more traditional, nationalist and authoritarian climate finally got hold of Sweden, too.

    Part of the explanation is, as always, fear of globalisation, as traditional jobs move out of Sweden as a result of cost-efficiency thinking, and a large influx of migrants over a short time span, particularly in 2015, create a heavy pressure on the Swedish welfare system, including education and health services, as well as housing shortages.

    Before the election there was also public discussion about the gap between urban and rural areas in Sweden, and around health services shutting down in remote areas. Support for the Sweden Democrats is more common in regions with low education, low income and high unemployment.

    Nevertheless, the Swedish economy is still very strong, and Swedes are in no way suffering economically because of heavy immigration. But large migration centres set up in the countryside have altered the makeup of the population very quickly, causing tension in these places. Additionally, long-term studies in Sweden have shown that for many decades public opinion has been less pro-immigrant than the policies of the dominant parties, and the Sweden Democrats are now being able to capitalise on this.

    Apart from the economy, insecurity issues have also been used to stir anti-immigrant sentiment. A rising level of spectacular shootings among criminal gangs in some immigrant-dominated suburbs has attracted the attention of both Swedish and international media – one of those events was even mentioned by US President Donald Trump, who incorrectly implied that it had been a terrorist attack – and alt-right websites have used these politically a lot.

    Longer term, do you expect support for far-right causes to continue rise, or do you think it has peaked?

    There are different views on this. Some analysts say that the Sweden Democrats have become popular because the other parties in parliament have tried to shut them out. As a result, the Sweden Democrats and their supporters have been able to play the role of victims and claim that the political elite does not care for the views of the common people. Some therefore argue that the Sweden Democrats should be included in the government, and refer to the case of Finland, where Sannfinnlandarna, a nationalist party, reached the government and showed themselves unfit to govern, as a result of which support for them rapidly dropped. This is suggested as one potentially easy way to get the Sweden Democrats off the agenda.

    Several analysts have predicted that the Sweden Democrats will rise a bit more in the next election and will then start to lose popularity. The explanation for this would be that the right turn in the Western world will eventually fade out - but this is really just an assumption, with not much in terms of facts to support it.

    Are these trends indicative of rising currents of xenophobia and racism? If so, how have the more mainstream political parties responded to these and how have they impacted on rights-oriented civil society?

    There is a discussion in Swedish media right now regarding whether support for the Sweden Democrats is driven mainly by xenophobia and racism. Some opinion-makers claim this is the case, but there are surveys pointing towards the fact that Swedes think that the problem is failed integration, rather than immigration itself. Swedish society hasn´t been able to provide immigrant groups with proper education in Swedish, guidance about the Swedish community, decent jobs and so on.

    The change in the political climate manifests itself in, for example, more outspoken discussion of the costs of immigration and its impact on the Swedish welfare system. We can also see a more vivid discussion around cultural or traditional behaviour, such as honour crimes, with some claiming that for too long Sweden has not taken a strong stand against this and avoided several conflictive issues around immigration and integration that were considered culturally sensitive.

    The normalisation of the Sweden Democrats, a party that originated in the Neo-Nazi movement of the 1970s and 1980s, has also led to a louder alt-right Neo-Nazi movement in Sweden, which though still low in numbers, gets a lot of media attention. Several alt-right media outlets are spreading fake news about crime rates among immigrants. Alt-right groups are also making threats, spreading hatred and running smear campaigns in social media. This climate may very well lead to self-censorship among pro-immigration, feminist and LGBTQI groups.

    Mainstream parties have responded to all of this by moving towards a more moderate immigration policy and placing higher demands on immigrants – for instance, by introducing new requirements that they must meet in order to receive social aid and subsidies. Rights-oriented civil society groups are still trying to raise their voices in favour of a generous immigration policy based on humanitarian values, but they aren’t getting much attention these days.

    How is civil society working to combat xenophobia, racism and right-wing populism in Sweden, and what else could it do to build support for human rights and social justice?

    Open racism and xenophobia are in no way tolerated by the vast majority of Swedes, and several local rallies have been staged against racism and the Neo-Nazi movement both before and after the elections. Rights-oriented civil society has prepared for a long time to counter these trends, but stills needs the support of large groups of everyday people to have an impact on official discourse and the public conversation.

    Swedes take great pride in their open society and will likely defend the free press, the freedom of speech and gender equality, among other values. Threats and hatred against immigrants, journalists, feminists and LGBTQI activists get much attention in the media and several political actions have been organised to prevent them from happening. So, if a right-wing government forms with silent or open parliamentary support from the Sweden Democrats, we will likely see a lot of strong reactions from the political and cultural establishment as well as from civil society.

    In the long run, Swedish civil society needs to work to defend democracy at the grassroots level on a daily basis, and maybe it also needs to go to the barricades to build opinion and change what could turn out to be a dangerous course of history.

    Civic space in Sweden is rated as ‘open’ by the CIVICUS Monitor.

    Get in touch with Kvinna till Kvinna through its website and Facebook page or follow@Kvinna_t_Kvinna on Twitter.