Estados Unidos

 

  • ‘People cannot stay on the sidelines when their rights are being taken away’

    Uma Mishra Newbery1As part of our 2019 thematic report, we are interviewing civil society activists and leaders about their experiences of backlash from anti-rights groups and their strategies to strengthen progressive narratives and civil society responses. CIVICUS speaks toUma Mishra-Newbery, Interim Executive Director of Women’s March Global, a network of chapters and members mobilising to advance women’s rights around the world. Women’s March Global was formed to give continuity to the momentum of theJanuary 2017 mobilisations, when millions of women and allies in the USA and around the world poured out on to the streets to make themselves seen and heard. Its vision is one of a global community in which all women — including black women, indigenous women, poor women, immigrant women, women with disabilities, lesbian, queer and trans women, and women of every religious, non-religious and atheist background — are free and able to exercise their rights and realise their full potential.

    You recently witnessed anti-rights groups in action at the United Nations’ Commission on the Status of Women. Are we seeing a new generation of more aggressive anti-rights groups active at the global level?

    I don’t think this is new. These groups have always been around, always in the background. But there is a massive resurgence of anti-rights groups underway. Following changes in political leadership in some countries, including the USA, they have become more vocal and more deeply involved. And they have become much more strategic and better coordinated. If we look at the funding of these groups, it is coming from very well-established family foundations that are deliberately working to undermine women’s rights. But they are doing it under the disguise of gender equality.

    During the 63rd session of the United Nations (UN) Commission on the Status of Women (CSW), held in March 2019, the Holy See organised a side event under the title ‘Gender Equality and Gender Ideology: Protecting Women and Girls’. On the surface, this could appear as super progressive – they are trying to give the impression that they are promoting women’s rights. But you walk into the event and it’s extremely transphobic, as they outrightly reject the concept of gender identity and insist on biological sex, therefore refusing to consider trans women as women. They claim to know better what it means to be a woman and what all women feel and need, and this brings them to condone violence against trans people and reject sexual and reproductive rights.

    The way these groups have morphed and shifted, I think they have become more deliberate in the ways they show themselves in public. They have also become more sophisticated and are using information and communication technologies, as resistance movements always have, in order to organise and disseminate their views.

    Why do you think they are trying to appear to be progressive and who are they trying to fool?

    One would hope that they were trying to fool the UN, which should filter out hate groups, but truth be told, the UN still lets the National Rifle Association (NRA) keep its ECOSOC (UN Economic and Social Council) status, and the NRA actively lobbies against any trade treaty regulating weapons – weapons that are killing people in the USA at an astonishing rate. The UN should understand that these groups exist to undermine democracy and human rights – but more than ever, the UN has become biased on this issue. At the same time there are grassroots organisations that are being denied accreditation in unprecedented numbers – and these are all organisations working on issues that powerful states don’t want to see brought to the forefront.

    So I don’t think they are trying to fool anybody – at this point, they don’t really need to.

    You mentioned the foundations that support these anti-rights groups. Why are all these foundations providing funding?What is there in it for them?

    We have to look at the web of interests that keep these groups active within these spaces, because there are a lot of political and monetary interests keeping them at the UN and within the CSW space.

    If we look at, say, the Heritage Foundation in a space such as CSW, speaking out against what they call gender ideology, what is their point there? Digging deeper, we find that the Heritage Foundation was funded by the Dick and Betsy DeVos Family Foundation. And Betsy DeVos is currently the Trump administration’s Secretary of Education. She and her family are very deeply embedded within the US government, and they have their own political interests back in Michigan, where they are from. What Betsy DeVos has done in Michigan, essentially destroying the public education framework, is deeply troubling. We need to go through all these layers to understand why these groups exist, how sophisticated they are and why they are so difficult to remove.

    How are these groups affecting progressive civil society, in general, and specifically at forums such as CSW? How do they create disruption?

    We are currently seeing the phenomenon of governments working together to deny women’s rights, as opposed to the situation a few decades back, when collaboration among various development players, including states and their aid agencies, civil society organisations (CSOs) and grassroots groups, led to a widening of these rights.

    These new regressive partnerships are very clear at the UN. While some states continue to challenge sexual violence in conflicts, for instance, you have other member states – including the US government – that have shifted and now threaten to reject anti-rape measures because the language in the documents includes terms and considerations related to sexual and reproductive health. These states are working together to strip women – and not only women – of their rights.

    In this context, progressive CSOs are singled out as the ones speaking up against regressive governments and depicted as if they were the ones trying to undermine democracy. These delegitimising attacks against CSOs open up the space for further attacks. They are a signal for anti-rights groups, which are increasingly emboldened as a result of what their governments are doing. When your government is literally saying ‘we don´t care about women´s sexual and reproductive rights, we don´t care about what women experience as a result of conflicts – conflicts that we finance’, anti-rights groups hearing this know they are being given free rein to exist and act openly in these spaces. It’s exactly the same with white supremacists, in the USA and in other countries around the world. These groups are emboldened by a public discourse that gives a green light for fascists, racists and white supremacists to step forward. And this is exactly what they are doing by entering civil society space.

    As well as being emboldened by governments that promote their ideas, do you think anti-rights groups are also emboldened because they are becoming more popular among the public? If so, why do you think their narratives are resonating with citizens?

    They are possibly becoming more popular too – what once seemed like fringe ideas, or too politically incorrect positions to state aloud, are now becoming mainstream.

    As for why this is happening, at the risk of sounding like a ridiculous cliché, I think it is because it is easier for people to hate than to love. When we talk about human rights what we are saying is that, at a very basic level, every single person on this planet should have the same human rights. This is a message that everyone should be able to step behind. But of course, many of those who have held power for hundreds of years and benefited from patriarchy and white supremacy are going to try to defend what they see as their right to continue exercising that power. This includes governments as well as anti-rights non-state groups.

    This was apparent at that panel organised by the Holy See at CSW. The Holy See is an active, very vocal state at the UN. We reported live on their event on Twitter, and you cannot imagine the way we were trolled online. Anti-rights groups accused us of promoting trans rights over women’s rights. But we are an intersectional organisation: we understand that forms of oppression are interconnected, and so by fighting for trans women’s rights we are fighting for all women’s rights, in the same way as by fighting for women’s rights we are fighting for the rights of all people. Because the fight for the most marginalised is a fight for us all. But how can you explain this to people who have had their rights so protected, who have lived in such privilege for so long?

    Is there something that progressive civil society could learn from the ways anti-right groups are pushing their narratives?

    We definitely need to be able to work together towards a common purpose the way they do, and use social media for progressive purposes as cleverly as they are using them to undermine human rights. In many countries, Facebook is undermining democracy. In Myanmar, the genocide of the Rohingya people was incited on Facebook, and how long did it take Facebook to ban Myanmar’s military? In New Zealand, the Christchurch shooter tried to spread footage of the shooting live on Facebook, and how long did it take for Facebook to take it down?

    As civil society, we know that if we don’t actively use the tools that are being used by other groups and governments to undermine human rights, then we are failing. We have to work in a coordinated way, in coalitions. In the past, CSOs have tended to compete for funding – we need to really get better at sharing resources, being collaborative and bringing our strengths to the table.

    We are trying to move in that direction. Recently, we worked in Cameroon with one of our strategic partners, the Women’s International League for Peace and Freedom, on social media training for peace. In this case, we focused on enabling social media campaigns to promote voting for politicians who support women’s rights and human rights.

    For our Free Saudi Women Coalition we have partnerships with six other CSOs, CIVICUS included, and we work actively as a coalition. The wins that we have had have been the result of working together. For instance, in mid-2018 the government of Iceland obtained, for the first time ever, a seat on the UN Human Rights Council, and went on to lead a joint initiative that publicly called on Saudi Arabia to improve its human rights situation. The joint statement that Iceland delivered on behalf of 36 states was a direct result of behind-the-scenes advocacy by a civil society coalition.

    What do you think progressive civil society needs to keep up the fight?

    I think that people need to understand that CSOs have always been on the ground, that they have always worked at the very grassroots level to hold governments accountable and to push forward human rights agendas. People need to know that 90 per cent of the time there is a high level of coordination that goes on behind the scenes and that CSOs are furiously working to push forward. But many people don’t see all the behind-the-scenes work. And in a lot of places, we cannot be very explicit and provide too many details about our advocacy work, because for security reasons we cannot reveal the names of activists or journalists.

    People need to understand that, in the fight for human rights, grassroots activists and organisations, as well as bigger CSOs, are doing really important and necessary work and more than ever need real support from them. We need people to get invested at the grassroots level. People cannot stay on the sidelines when their rights are being taken away. If your government is taking away your rights, you need to get involved before it’s too late. If you live in a free and stable democracy you have a duty to use your voice and speak up on the human rights abuses happening around the world. This work needs all of us at the table.

    Get in touch with Women’s March Global through itswebsite and Facebook page, or follow@WM_Global and@umajmishra on Twitter.

     

  • #BEIJING25: “Más mujeres en cargos públicos se traduce en un mejor gobierno y una democracia más sólida”

    En ocasión del 25º aniversario de laPlataforma de Acción de Beijing, CIVICUS está entrevistando a activistas, líderes y expertas de la sociedad civil para evaluar los progresos conseguidos y los desafíos que aún debemos sortear. Adoptada en 1995 en laCuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de las Naciones Unidas (ONU), la Plataforma de Acción de Beijing persigue los objetivos de eliminar la violencia contra las mujeres, garantizar el acceso a la planificación familiar y la salud reproductiva, eliminar las barreras para la participación de las mujeres en la toma de decisiones, y proporcionar empleo decente e igual remuneración por igual trabajo. Veinticinco años más tarde, se han producido progresos significativos pero desparejos, en gran medida como resultado de los esfuerzos incesantes de la sociedad civil, pero ningún país ha logrado todavía la igualdad de género.

    CIVICUS conversa con Pakou Hang, Directora de Programas de Vote Run Lead (Vota Compite Lidera), una organización dedicada a capacitar a mujeres para que se postulen para cargos políticos y ganen la elección, aumentando la representación de las mujeres en todos los niveles de gobierno. Fundada en 2014, ya ha alcanzado a más de 36.000 mujeres en los Estados Unidos, casi el 60% de las cuales son mujeres de color y el 20% procede de las zonas rurales. Numerosas graduadas de Vote Run Lead ahora ocupan puestos en ayuntamientos, juntas de condado, cámaras estatales, cortes supremas y en el Congreso de los Estados Unidos.

    Pakou Hang

    Un cuarto de siglo más tarde, ¿cuánto de la promesa contenida en la Plataforma de Acción de Beijing se ha traducido en cambios reales?

    Se ha avanzado mucho desde 1995, pero todavía queda mucho por hacer y todavía estamos lejos de la equidad. En términos de representación política ha habido algunos avances, pero estos también han sido lentos: a nivel global, a principios de 2019 el 24,3% de los integrantes de los parlamentos nacionales eran mujeres, en comparación con apenas 11,3% en 1995. Solo tres países en todo el mundo alcanzaron o superaron la paridad en sus cámaras bajas o legislativos unicamerales, pero han sido muchos más los que alcanzaron o superaron el umbral del 30%. Hasta el año pasado había también 11 mujeres jefas Estado y 12 jefas de gobierno; y las mujeres ocupaban casi el 21% de los puestos ministeriales, a menudo en las áreas más asociadas a las temáticas de la mujer, tales como acción social y carteras relacionadas con la familia, la niñez, la juventud, la tercera edad y la discapacidad. Así que el resultado final es mixto: se ha avanzado mucho, pero el progreso ha sido lento y está lejos de ser suficiente.

    También ha habido una gran variación entre regiones y países, desde alrededor de 16% de mujeres parlamentarias en la región del Pacífico hasta más del 40% en los países nórdicos. El promedio para las Américas es 30%, pero Estados Unidos se encuentra por debajo del promedio. El Congreso sigue siendo desproporcionadamente dominado por hombres. A pesar de que las mujeres representan más de la mitad de la población, ocupan solamente el 24% de las bancas. El Congreso también es menos racialmente diverso que el conjunto de la población, ya que el 78% de sus miembros se identifican como blancos, una proporción sustancialmente superior al 60% de la población estadounidense compuesta de personas blancas.

    Según el Centro para las Mujeres y la Política Estadounidense (Center for American Women and Politics), la situación no es muy diferente a nivel estadual: el 29,2% de los escaños legislativos estaduales y el 18% de las gobernaciones son ocupados por mujeres. Hay menos datos sobre los ejecutivos locales y el grueso de la información disponible refiere a las ciudades más grandes, el 60% de cuyos alcaldes son hombres blancos, a pesar de que estos dan cuenta de apenas el 20% de la población de esas ciudades. Aunque en 2018 más mujeres accedieron a cargos públicos locales, siguió siendo frecuente que los ayuntamientos y las comisiones de los condados incluyesen a una sola o a ninguna mujer.

    Por otro lado, a pesar del relativamente pequeño número de mujeres legisladoras, y especialmente de mujeres de color, el Congreso actual es el más diverso en la historia. Y el grupo de candidatos que se postularon para cargos legislativos en 2020 también fue el más diverso jamás visto. Por supuesto, estos candidatos recibieron fuertes ataques de los medios y de la oposición política. Pero creo que necesitamos cambiar nuestra perspectiva para entender la magnitud del cambio ocurrido. Sin duda que me decepcionó que termináramos con dos hombres blancos y mayores a la cabeza de las dos principales fórmulas presidenciales, pero lo cierto es que ahora también tenemos a una mujer negra y de ascendencia india como vicepresidenta electa, y eso es un avance.

    Recuerdo que cuando se anunció el triunfo de Joe Biden y Kamala Harris en las elecciones presidenciales de 2020 llamé con la noticia a mi sobrina de nueve años. Ella estaba extasiada. Lo cual me recordó que ella pertenece a una nueva generación de estadounidenses nacidos durante la presidencia de Barack Hussein Obama. Cuando crezca sabrá que Donald Trump fue presidente, pero también sabrá que Trump fue vencido por una mujer negra de ascendencia india. Mientras hablábamos, mi sobrina me dijo: “Ya casi lo logramos, tía”. Y caí en la cuenta de que tenía razón: sí, ya casi estamos.

    ¿Por qué es importante alcanzar la paridad de género en la representación política? ¿Es solo una cuestión de derechos de las mujeres e igualdad de oportunidades, o también tendrá efectos positivos en las instituciones democráticas y en las políticas públicas?

    Una de las principales razones por las cuales necesitamos más mujeres en puestos gubernamentales es que ellas gobiernan en forma diferente de los hombres. Las mujeres en el gobierno son más colaborativas, más civiles, más comunicativas. Son más proclives a trabajar con miembros de otros partidos para solucionar los problemas. Consiguen más dinero para sus localidades, aprueban más leyes, y sus proyectos están más enfocados en las poblaciones más vulnerables como la niñez, la ancianidad y las personas enfermas. Las mujeres amplían la agenda política, más allá de los asuntos tradicionalmente concernientes a las mujeres. Y el resultado son mejores políticas para todas las personas, es decir no solo para las mujeres y las niñas, sino también para los hombres y los niños. Por último, dado que ellas traen a los procesos de formulación de políticas un nuevo conjunto de perspectivas y experiencias de vida, su presencia asegura que las perspectivas de las mujeres no sean dejadas de lado, y que asuntos tales como la violencia de género o el cuidado infantil no sean ignorados. En resumen, las mujeres en puestos gubernamentales tienden a ser más efectivas que los hombres. Y dada la actual situación de estancamiento político e hiperpartidismo, necesitamos hacer las cosas de un modo diferente. Más mujeres en cargos públicos se traduce en un mejor gobierno y una democracia más sólida.

    Además, la necesidad de mujeres en el poder y en la política se ha vuelto aún más crítica en el contexto de la pandemia de COVID-19. En el último ciclo electoral los donantes quisieron contribuir a las campañas de las candidatas mujeres más que nunca antes, porque la pandemia los hizo tomar conciencia no solo las numerosas inequidades que atraviesan a nuestra sociedad y al sistema de salud, sino también de la labor sobresaliente que las mujeres, y en particular las mujeres de color, están llevando a cabo en sus comunidades para responder a las necesidades urgentes, cubrir las lagunas de políticas gubernamentales inadecuadas, y abordar los problemas de las comunidades excluidas que han sido desproporcionalmente afectadas por el COVID-19 y la crisis económica. Durante esta crisis, las mujeres han desempeñado roles fundamentales a la hora de mantener conectadas a las comunidades, recolectar y distribuir alimentos y otros bienes básicos para las familias necesitadas, encontrar maneras para apoyar a la actividad económica local y proveer servicios comunitarios ad hoc, entre otras cosas.

    Las investigaciones que analizan las formas en que diversos países han respondido a la pandemia parece mostrar que los países con líderes mujeres tienden a tener menos casos y menos muertes por COVID-19. Parece que las mujeres en el poder han adoptado un estilo de liderazgo transformador que puede resultar más apropiado para el manejo de crisis. Este tipo de liderazgo se centra en las relaciones humanas profundas, la inversión en el equipo de trabajo y el intercambio de conocimientos, la acción ejemplificadora y la motivación de los demás. Estas cualidades son muy útiles en nuestro contexto actual.

    ¿Por qué crees que la representación política de las mujeres en los Estados Unidos sigue siendo tan baja?

    Hay muchas razones por las cuales no tenemos paridad de género en la representación política. En primer lugar, todavía hay demasiadas razones estructurales por las cuales las mujeres no se postulan y no son elegidas. Las mujeres siguen realizando una cantidad desproporcionada de las tareas domésticas y de crianza y la cobertura mediática sigue siendo sexista, ya que se enfoca en las apariencias y en la personalidad de las mujeres más que en sus políticas. Además, las personas que ocupan las estructuras partidarias y cuentan con conocimiento político, redes de contactos y dinero siguen siendo hombres, y a menudo son ellos quienes determinan quién es políticamente viable. Por ejemplo, un hombre joven que estudió desarrollo comunitario en Harvard es considerado más viable que una mujer de mediana edad que ha desarrollado labores de organización comunitaria durante 20 años.

    Paradójicamente, las candidatas mujeres ganan elecciones en aproximadamente las mismas proporciones que sus homólogos masculinos y, según las encuestas, a los votantes les entusiasma la posibilidad de elegir mujeres. Pero la segunda razón por la cuales las mujeres no son electas es simplemente que no se postulan en las mismas cantidades que los hombres, y desde ya que si no compites no puedes ganar.

    ¿Por qué las mujeres no se postulan para cargos públicos? Quizás la razón más generalizada es que las mujeres dudan de sí mismas. No se consideran calificadas. No ven a otras mujeres que se parecen a ellas o que piensan como ellas en esas posiciones de poder y, por lo tanto, es un círculo vicioso. Y no solamente las mujeres dudan de sí mismas, sino que también lo hacen los observadores externos. De hecho, si una determinada posición de poder nunca ha sido ocupada por una mujer, entonces la pregunta que se plantea una y otra vez en los medios, en tono de duda, es: ¿podría una mujer ser elegida? Es una pregunta que escuchamos mucho durante las primarias presidenciales demócratas de 2020.

    También está el hecho de que ciertas cualidades que se consideran positivas en los hombres, como la asertividad o la ambición, adquieren una connotación negativa cuando se aplican a las mujeres. Mientras que sin duda ha habido hombres furiosos y vengativos que fueron elegidos presidente, las mujeres que son percibidas como “enojadas” o “vengativas” son consideradas desagradables y, por lo tanto, descalificadas. Las mujeres candidatas son sometidas a estándares de calificación mucho más altos, a veces por sí mismas, pero más a menudo por otras personas, y como resultado de ello carecemos de paridad de género en nuestra representación política.

    ¿Cuándo se dio cuenta de que, a diferencia de los hombres, las mujeres necesitaban entrenamiento para postularse a un cargo público?

    A pesar de haber estudiado Ciencia Política en la universidad, sentía que la política estadounidense era sucia y corrupta y nunca estuve me involucré en la política electoral. Pero en 2001 mi prima mayor, Mee Moua, decidió postularse para un escaño en el Senado estadual por el distrito Este de Saint Paul en una elección especial. El distrito Este de Saint Paul se estaba convirtiendo rápidamente en un distrito donde las minorías eran mayoría, pero aun así todos sus funcionarios electos, desde el nivel estadual al condado y la ciudad, eran hombres blancos y conservadores. Mi prima se había graduado en una universidad prestigiosa, había ejercido como abogada y había sido presidenta de la Cámara de Comercio Hmong, y decidió postularse después de ser voluntaria por años en numerosas campañas políticas. Sin embargo, como sucede a menudo con las candidatas mujeres, le dijeron que tenía que esperar su turno. Bueno, decidió no hacerlo, y como ningún actor político relevante la ayudó, reunió a nuestros 71 primos hermanos para convertirlos en su ejército de voluntarios y me reclutó a mí como jefa de campaña, porque yo era la única que había estudiado Ciencia Política. Contra todo pronóstico, sin ninguna experiencia política y en medio del invierno de Minnesota, golpeamos puertas, hicimos llamadas telefónicas, movilizamos a los votantes usando estaciones a través de las radios de la colectividad, llevamos a la gente a las urnas y ganamos. Hicimos historia al elegir al primer legislador estadual hmong en la historia de los Estados Unidos y en la historia hmong.

    En un examen retrospectivo, me doy cuenta de que dirigí la campaña basándome puramente en el instinto, alimentado a partir de mi experiencia infantil de ayudar a mis padres, que no hablaban inglés, a moverse en el mundo exterior. Y aunque ganamos, bien podría haber sucedido que enfrentáramos a un adversario mejor organizado y perdiéramos. Recién años más tarde, tras hacer una capacitación política en Camp Wellstone, me di cuenta de que las candidatas mujeres necesitábamos algo diseñado especialmente para nosotras, algo que nos interpelara directamente y nos preparara para los problemas reales que enfrentaríamos en tanto que candidatas mujeres.

    ¿Qué tipo de capacitación ofrece Vote Run Lead, y cómo ayuda a derribar las barreras que mantienen a las mujeres alejadas del poder?

    Vote Run Lead es el programa de liderazgo de mujeres más grande y diverso de los Estados Unidos. Hemos capacitado a más de 38.000 mujeres para postularse a cargos públicos, incluidas mujeres rurales, mujeres trans, mujeres jóvenes y mujeres negras, indígenas y de color. Más del 55% de nuestras graduadas que compitieron en la elección general de 2020 ganaron, y el 71% de nuestras graduadas que son mujeres de color también fueron electas.

    Las mujeres que entrenamos usualmente deciden postularse a cargos públicos porque identifican algo negativo en sus comunidades y quieren arreglarlo. Pero no ven a mucha gente parecida a ellas en posiciones de poder. Vote Run Lead ofrece varios módulos de capacitación que enseñan a las mujeres todo lo que necesitan saber sobre las campañas, desde dar un discurso, armar un equipo de campaña o elaborar un mensaje, hasta recaudar fondos y motivar a la gente a votar. Pero lo que diferencia a nuestro programa de capacitación es que entrenamos a las mujeres para que se postulen tal como son. Las mujeres a menudo necesitan apoyo para verse a sí mismas como candidatas calificadas, capaces y merecedoras. Les mostramos que no necesitan buscar otra promoción u obtener otro título ya que, de hecho, su historia personal es su mayor activo. Nuestro currículo de capacitación, Run As You Are (Compite Tal Como Eres), les recuerda a las mujeres que ellas son suficiente y que son el tipo de líderes que necesitamos elegir para construir la democracia justa que merecemos.

    ¿Cuál es el perfil “típico” de la mujer que ustedes ayudan a postular? ¿Apoyan a cualquier mujer que quiera competir independientemente de su orientación política?

    No hay una graduada típica de Vote Run Lead. Somos una organización no partidaria, por lo que capacitamos a mujeres de las procedencias más diversas, de todas las profesiones, de todos los partidos políticos, y cualquiera sea nivel su desarrollo político. Nuestros valores están profundamente vinculados con la promoción de mujeres interseccionales y antirracistas comprometidas con la construcción de una democracia más justa y equitativa.

    Dado el fenómeno generalizado de la supresión de votantes en los Estados Unidos, ¿el programa también se orienta a motivar la participación electoral?

    Tradicionalmente, Vote Run Lead no utiliza un programa propio para motivar la participación electoral (GOTV, por sus siglas en inglés) ya que la mayoría de nuestras graduadas están ya sea compitiendo en una elección o trabajando en una campaña. Pero en 2020, cuando los ya elevados niveles de supresión de votantes fueron alimentados por campañas de desinformación y preocupaciones por la seguridad de la salud, Vote Run Lead lanzó un sólido programa GOTV que involucró a nuestras graduadas. Este programa GOTV incluyó ocho módulos de capacitación específicos para motivar la participación electoral, que abarcaron desde cómo responder a la apatía y el cinismo en torno a la elección, hasta cuáles plataformas digitales y herramientas de comunicación usar para promover la participación. También contactamos a más de 200 voluntarias, tuvimos 3.000 conversaciones, hicimos 30.000 llamadas telefónicas y enviamos más de 33.000 mensajes de texto para que nuestras graduadas y sus redes fueran a votar.

    Antes del verano también lanzamos una serie llamada “Tu gabinete de cocina”, con la cual capacitamos a las mujeres sobre cómo recaudar dinero, hacer contacto directo con los votantes e incluso lanzar un plan digital manteniendo la distancia social. Esas guías y seminarios virtuales se pueden encontrar en nuestro sitio web y en nuestro canal de YouTube y ofrecen consejos en tiempo real e información basada en evidencia.

    El espacio cívico en los Estados Unidos es calificado como “obstruido” por elCIVICUS Monitor.
    Contáctese con Vote Run Lead a través de susitio web o su página deFacebook, y siga a@VoteRunLead en Twitter.

     

     

  • CONSPIRACY THEORIES: ‘When social trust has been eroded, people don’t know what to believe’

    Chip BerletAs part of our 2019thematic report, we are interviewing civil society activists, leaders and experts about their experience of facing backlash by anti-rights groups and how they are responding. CIVICUS speaks about the role that conspiracy theories are playing with Chip Berlet,an investigative journalist and activist who specialises in the study of extreme right-wing movements in the USA.

     

    You have done a lot of work around social and political speech that demonises specific groups in society. You call this the rhetoric of scripted violence. What is scripted violence, and how is it operating in the USA?

    Scripted violence is part of a dynamic process in a society under lots and lots of stress. It starts with stories circulating in a nation that warn of subversion and conspiracies. These stories are called ‘narratives of insecurity’ by Professor Abdelwahab El-Affendi, and he warns that these stories can lead to mass violence and other forms of terrorism. The process continues with ‘scripted violence’, which is when a high-status political or religious leader publicly identifies and demonises a specific group of people alleged to be conspiring to ruin the ideal nation. The result is called ‘stochastic terrorism’. That’s an awkward term, but it just means that the specific terrorist act is unpredictable. Yet the violence has been generated by this three-step process that starts with conspiracy theories.

    Conspiracy theories are nothing new, but now they seem to be more widespread than ever. What role has the internet played in spreading them?

    Conspiracy theories have always been around. Conspiracy theories are improbable explanations alleging a vast conspiracy by evil powerful people and their cronies. Stories circulate that make allegations posing as facts. During moments of societal stress and political change it is often harder for folks to separate what is reality-based, what is political propaganda and what is pure fantasy.

    The internet has been fertile ground for planting misinformation and conspiracy theories because it’s a new medium, and all new forms of mass media go through a phase in which they are easily misinterpreted, and there are as yet not enough safeguards in place, so it’s hard for folks to tell reliable and unreliable content apart. We live in a time in which too many people think stories are real if they are on the internet. When you go to a library, there is the fiction section, and then there’s the rest of the library, where you can find history, science and other material based on facts. But content has not yet been separated that way in the internet age.

    We are going through an adjustment period. We are still learning how to use the medium. In the past, misunderstandings arose when people were using a new medium that they didn’t truly understand. In the USA, the best example of this happened in 1938, when a fictional story about a Martian invasion, The War of the Worlds, was broadcast during a radio programme, and people didn’t realise it was not real news, so some people called the police and went running out into the streets in a panic. Similarly, it is really difficult for the average person to differentiate between what’s a reliable piece of information and what’s just a conspiracy theory recirculated by someone with no training or understanding of the subject they post on. Much worse is when sinister propaganda is spread for political gain. There currently is no mechanism to separate what’s true and what’s fake on the internet, although I hope someday there will be.

    Conspiracy theories abound on both right and left, but these days largely seem to be fuelling far-right movements. Do you see any affinity between conspiracy theories and the extreme right?

    I don’t think it has as much to do with the left or right side of the political spectrum, but rather with fear and instability in a specific society at a specific moment. What would cause relatively normal and average people, wherever they are on the political spectrum, to act out against a claimed enemy? It’s because they believe their society is under attack, and then act accordingly.

    In any healthy society there always are conspiracy theories circulating, but when you hear them from somebody pushing a shopping cart down the street with all their belongings and shouting about an imminent Martian invasion, almost nobody pays any attention. These conspiracy theories are dismissed because they are being circulated by marginal or low-status folks. Most rational people simply reject them.

    In an unhealthy and unstable society, in contrast, people don’t know what to believe, and may latch onto normally farfetched theories to explain why they feel so powerless. When social trust has been eroded and there is so much anger, increasingly less legitimacy is assigned to people who have actual knowledge. Instead, it is transferred to those who will name the evildoers. And some people lack the kind of restraints that most of us luckily have and prevent us from attacking others who are not like us and might seem threatening or dangerous.

    Let’s say I’m an average middle-aged, middle-class white male in the USA, and I’m stressed and anxious because I fear that my status in society is being diminished. And then someone comes and tells me it’s okay to feel that way because there are evil forces at play that are causing this and tells me who is to blame for what is happening to me. According to this narrative, I would be still seated near the top of the social ladder if it weren’t for those people.

    Of course, people who have privilege see it as normal. We are not aware of it. So, when the status quo that has folks like them near the top changes – because previously marginalised groups successfully claim rights for themselves – the privileged don’t see this as the loss of unfair privileges, but as undermining the natural order, the traditional community or the nation itself. They talk about themselves as real ‘producers’ in the society being dragged down by lazy, sinful, or subversive ‘parasites’.

    In other words, conspiracy theories are a reflection of a society that is under stress, and they cause people who would normally be ignored suddenly to have an audience to speak to because they appear to have the answer that everybody else is lacking. People are disoriented: they do not feel connected to a common narrative of a healthy nation. Folks feel that their society, ‘our’ society, is under attack by ‘the others’, whoever they might be. So, if someone comes and tells them the name of the group of ‘others’ who are destroying our idealised community or nation, then common sense will tell us to stop them. Perhaps we need to eliminate them before they attack us – and that’s the narrative storyline of every genocide in history.

    Isn’t it strange that so many ‘others’ in today’s conspiracy theories do not really have the power that they are attributed: they are usually already vulnerable groups whose rights are being attacked?

    There is an interesting dynamic storyline in many conspiracy theories about the sinister people below working with certain traitorous powerful people above. Conspiracy theories, especially in the middle class, tend to identify a group of evil people down below on the socio-economic spectrum when defining who belongs and who doesn’t belong to the nation. So, a lot of the problems are blamed on these people down below in the ‘lower’ class who are portrayed as lazy and ‘picking the pockets’ of the middle class by draining tax dollars. Barbara Ehrenreich, for example, wrote a book about this called Fear of Falling: The Inner Life of the Middle Class.

    But the middle-class conspiracy theorists generally also blame a sector of the ruling elites who are portrayed as traitors. So if you look, let’s say, at the US political scene today, the narrative during the Trump administration blames some people who are down below and who are portrayed as lazy, sinful, or subversive. These folks are breaking the rules or taking advantage. But some people listed as conspirators are high-status: such as those rich, Democratic Party bureaucrats who are depicted as the ones pulling the strings, as in a puppet show. Sometimes those spreading the conspiracy theories use a graphic of a huge mechanical vice squeezing the middle class from above and below.

    Is there anything that progressive civil society could do to counter these regressive trends?

    There sure is. Democratic civil society has historically developed mechanisms to face these challenges. Historically, religious leaders and journalists have played a very important role in making these kinds of claims become judged unacceptable. But the influence of both of these actors has now collapsed. Religious figures have been losing their status everywhere except in religious authoritarian countries. The internet is undermining the influence of major news organisations, and the cost of producing good journalism has become very high relative to the cost of posting a rumour on the internet. So, democracies need to develop new safeguards and mechanisms to counter these trends.

    In the age of the internet, these mechanisms have not yet been developed. But although we are going through a very unstable and stressful period, the situation is not hopeless. The history of democracy is a sort of cycle in which at some point things stabilise only to fall apart again eventually until resistance builds up and safeguards are put back in place.

    Leaders with some status and legitimacy within democratic civil society need to admit that we are in a really bad place and we’ve got to fix it together, so that the answer comes not from the demagogic and authoritarian political space, but from the democratic one – the demos – and that’s all of us. People need to start talking to their neighbours about the things that are not going well and about how to fix them, because these problems can only be solved collectively. When doing activist training sessions, I tell people to go sit at a bus stop and talk to the first person who sits down next to them. If you can get up the courage to do that, then you certainly can talk to your neighbours and co-workers. Regular people need to start doing just that.

    In the USA, there is a kind of smug, liberal treatment of people who feel that they are being pushed down the ladder. These folks are not ‘deplorables’; they are basically scared people. These are people who had a union job and worked in a machine shop or at building automobiles. They worked for 30 years and now have nothing: their whole world has been shot down while others have become billionaires. They cannot be dismissed as ‘deplorables’. That word slip may have actually cost Democrat presidential candidate Hillary Clinton the election. We need to engage these people who are so angry and disoriented in face-to-face conversations. We need to care about them.

    How can these conversations take place when social media, increasingly the means of communication of choice, often operates as an echo chamber that solidifies beliefs and fuels polarisation?

    I know, I’m so old-fashioned. My solution is actually quite low-tech. You know, my wife and I have been political activists for many years, and as students in the 1960s we were involved in the anti-racist civil rights movement. At one point black organisers said: if white people really want to challenge racism against black people they should move into white communities where there is racism and try to turn it around. So in 1977, my wife and I picked up our household and moved to Chicago, Illinois. We lived in an overwhelmingly white Southwest side neighbourhood where there was white racism, but also Nazis, literally guys in Nazi uniforms, kicking black people out of the neighbourhood. A house on our street was firebombed.

    Eventually we became part of a community group, and for the first three years we were out-organised by neo-Nazis. Few things could be more mortifying for a leftist activist in 1970s USA. But in the Southwest side of Chicago there was also a multi-racial group, which we joined. One day some of us who were strategists were invited over to a house for a meeting with a group of black ministers. They sat us down and gave us coffee and tea, cakes and cookies, and then one of them asked, “Do you know why black parents take turns sleeping in your neighbourhood?” We looked at each other; we had no idea. They said, “That’s because when the firebomb explodes one of the adults has to be awake to get the kids out of the house.” It had never occurred to us that black parents had to take turns to stay up all night in their own homes so they could just stay alive. Then another of the ministers said, “Do you think all those white Catholic women want babies to get killed by firebombs?” We said no, and he replied, “Well, there’s your strategy.”

    Our strategy was to start talking to people: first to Catholic women who were horrified to learn what was going on, then getting them to talk to their neighbours and members of their congregations. Eventually some white Catholic priests started talking about what was happening. Five years later, the neighbourhood had become safe for black people to live in.

    It seems we still have a lot to learn from the civil rights movement and their organising tactics. Nowadays it’s so tempting to organise and mobilise online, because it’s so fast, but it’s also so much more difficult to create sustained commitment, isn’t it?

    Yes. I think face-to-face organising is still how you change neighbourhoods, and how neighbourhoods change societies. But of course, you cannot ask young people who are using technology to organise and protest to let go of the internet. You can’t tell people to ignore the technologies that exist. We do have a technology that enables instantaneity. I post constantly on the internet, I have a Facebook page and so on. I think it’s great to use the internet to organise people to confront racism online as well as to organise counter-demonstrations when white supremacists gather. But that’s not enough, in the same way as in the 1960s it wasn’t enough for writers to just write about the evils of racism. Those kinds of articles were published all along, but nothing really changed until people started organising – that is, talking to their neighbours to challenge the status quo.

    Take civil rights legend Rosa Parks, who sat down in the white section of a bus in Alabama. There is the misconception that her act was spontaneous, but it was nothing like that: it was a tactic created by a training centre that had been set up in the south by religious leaders and trade unions. Behind one black woman who refused to give up her seat in the front rows of a bus were 10 years of training and organising at the Highland Center.

    In a way, that’s also what the young climate activists and the members of the new democracy movements are doing. Look at Hong Kong: it is people rising up and saying ‘enough,’ often organising online while also organising and mobilising locally, staying in their neighbourhood, talking to their neighbours, building networks. And internationally we see young people demanding a right to stay alive – just stay alive.

    You need organisation, you need training in strategies and tactics, you need support groups, and you need to talk to your neighbours. That’s how it works; there is no magic formula.

    Civic space in the USA is rated as ‘narrowed’ by theCIVICUS Monitor.

    Get in touch with Chip Berlet through hisFacebook profile andAcademia page, follow@cberlet on Twitter, and visit Chip’sonline resources page on these topics.

     

  • ESTADOS UNIDOS: “La elección de 2020 es un mandato político y moral contra el fascismo”

    CIVICUS conversa sobre la supresión de votantes y sus implicancias para la democracia en Estados Unidos con Yael Bromberg, asesora principal en el área de derechos electorales en la Fundación Andrew Goodman, una organización que trabaja para convertir a las voces de los jóvenes -uno de los grupos de votantes más subrepresentados de los Estados Unidos- en una poderosa fuerza para la democracia. La Fundación fue establecida en 1966 para perpetuar el espíritu y la misión de Andy Goodman, quien en 1964 se unió a Freedom Summer, un proyecto para registrar a los afroamericanos para votar y así desmantelar la segregación y la opresión, y fue asesinado por el Ku Klux Klan en su primer día en Mississippi. La Fundación apoya iniciativas de desarrollo del liderazgo juvenil, accesibilidad del voto y justicia social en casi un centenar de instituciones de educación superior en todo el país.

    Yael Bromberg

    Para un observador externo es confuso que un país que se promueve a sí mismo como el paradigma de la democracia ponga barreras que limitan el derecho al voto de millones de sus ciudadanos. ¿Podría contarnos un poco más acerca del fenómeno de la supresión de votantes en Estados Unidos?

    Es cierto que Estados Unidos se ha promocionado a sí mismo como un modelo de democracia. Como ciudadana inmigrante y naturalizada cuyos abuelos sobrevivieron al Holocausto y a los gulags soviéticos, aprecio el carácter único de algunas de las libertades que se disfrutan en este país. Por ejemplo, si bien nuestro sistema judicial se encuentra actualmente bajo seria amenaza debido a la politización y la polarización de la magistratura, generalmente ha resistido el tipo de corrupción que está enraizado en otros países. Aunque nuestro sistema legal está en tensión y hay ciertas prácticas arraigadas, como la extrema impunidad policial, que deben ser abordadas, nuestro sistema legislativo puede, si lo desea, colmar las brechas que ha dejado el poder judicial. Pese a que la inyección de grandes cantidades de dinero, incluido dinero de oscura procedencia, ha ahogado a nuestra política, los más serios defensores de la democracia, que han resistido a cosas mucho peores, nos enseñan que la democracia es un viaje largo y persistente más que un destino. Sí, en este país tenemos problemas sistémicos que requieren una reforma profunda, y las vidas de personas de carne y hueso se resienten a causa de las disfuncionalidades de la tiranía de una minoría. Pero también contamos con los principios fundacionales de los Estados Unidos – la libertad y la igualdad - y la posibilidad de realizar nuestro ideal.

    En la época fundacional de esta nación, solo los hombres blancos que eran propietarios tenían derecho al voto. Mediante el proceso de ratificación constitucional se abolió la esclavitud y se concedió el derecho de voto a los hombres liberados. Persistieron leyes injustas, tales como las pruebas de alfabetismo y los impuestos electorales, utilizados para evitar que las minorías raciales votaran. Esto se combinó con otras leyes de la era de Jim Crow que ofrecían razones arbitrarias para encarcelar a esclavos liberados y obligarlos a regresar a los campos de trabajo, privándolos del derecho al voto cuando eran liberados. La resistencia popular aumentó en la medida en que la violencia física y política del sistema de segregación se fue poniendo en evidencia en la década de 1960, y resultó en leyes más fuertes y nuevas enmiendas constitucionales.

    Hoy en día la supresión de votantes equivale a la situación del zorro que guarda el gallinero. Quienes tienen el privilegio de definir las leyes determinan quiénes están adentro y quiénes quedan afuera. Por ejemplo, las leyes estrictas de identificación de votantes que van más allá de exigir una prueba de identidad estándar se extendieron por todo el país tras la elección de Obama como presidente. Alabama estableció reglas estrictas de identificación de votantes y luego cerró las oficinas de emisión de licencias de conducir, adonde se podían obtener tales identificaciones, en extensas zonas rurales del estado donde reside la población negra. Los políticos trazan los límites de sus distritos para asegurar el futuro de su propio partido y sus futuras oportunidades personales de ocupación de cargos. No hay lugares de votación en los campus universitarios, donde se concentran los jóvenes. Incluso durante una pandemia global, el voto por correo sigue sin ser un derecho universal. Mientras que un estado, Nueva Jersey, establece por lo menos diez urnas por ciudad para recolectar las boletas enviadas por correo, otro, el de Texas, recurrió exitosamente a los tribunales para limitar las urnas a una por condado. Para empeorar las cosas, cuando estas leyes son llevadas a los tribunales, éstos no siempre fallan a favor de los votantes.

    La temporada electoral de 2020 ha sido particularmente sorprendente. El poder judicial federal parece obsesionado con la idea de que los cambios de última hora en las reglas electorales conducen a la supresión de votantes, incluso cuando se trata de leyes que amplían el acceso al voto. Esto desafía la lógica. Si una ley limita el acceso, se entiende. Pero si una ley simplemente amplía el acceso, no está claro dónde está el perjuicio para los votantes.

    La pregunta que surge naturalmente de nuestro paradigma es: si Estados Unidos realmente es un ejemplo de democracia, entonces ¿por qué tenemos tanto miedo de abrazar las primeras tres palabras de nuestra Constitución: “Nosotros el pueblo”?

    ¿Considera que la supresión de votantes ha sido un tema crucial en el contexto de las elecciones presidenciales de 2020?

    Absolutamente. Las elecciones presidenciales de 2020 arrojan por lo menos cinco conclusiones importantes: 1) Nuestros gobiernos estaduales pueden ampliar fácilmente el acceso a las urnas de manera segura, entre otras cosas extendiendo los períodos de votación anticipada y las oportunidades para votar por correo; 2) Los votantes de todos los partidos aprovechan estos mecanismos y se benefician de ellos, como lo demuestra el récord de participación electoral de este año; 3) La expansión y la modernización electorales no conducen al fraude electoral; 4) Este año los votantes se sintieron motivados a votar a pesar de los obstáculos discriminatorios y arbitrarios que se interpusieron en su camino; 5) El mito del fraude electoral, más que la evidencia real y sistémica de fraude, ha surgido como una amenaza significativa tanto para proteger el acceso a las urnas como para mantener la confianza pública en nuestro sistema electoral.

    En 2013, la Corte Suprema eliminó una disposición clave de la Ley de Derechos Electorales de 1965. Esa salvaguarda exigía que los estados con un historial demostrado de supresión de votantes obtuvieran aprobación antes de modificar sus leyes electorales. Eliminada la salvaguarda, se abrieron las compuertas para la supresión de votantes. El número de lugares de votación se redujo: entre 2012 y 2018 se cerraron 1.700 lugares de votación, 1.100 de ellos entre las elecciones de mitad de período de 2014 y las de 2018. Se aprobaron leyes estrictas de identificación de votantes, lo que dificultó el acceso al voto de las personas pobres, de color y jóvenes. Otras medidas, como la depuración de los registros estaduales de votantes y la rezonificación de los distritos electorales, diluyeron aún más el poder de voto. Es importante tener en cuenta que todo esto sucede a costa de los contribuyentes, quienes pagan la cuenta de un poder judicial tapado de casos acumulados y los costos de los litigios del partido gobernante; y a costa de los votantes, que se ven obligados a aceptar los resultados de un sistema electoral amañado, aunque en el futuro la legislación que suprime votantes podría ser revocada.

    La cantinela mentirosa del fraude electoral ha provocado una regresión de los derechos en todos los ámbitos. No hay razón alguna para que, especialmente en medio de una pandemia, el acceso al voto por correo no sea universal. Sin embargo, ocho estados solo permitieron votar por correo a los votantes que superaban cierta edad, pero no a los votantes más jóvenes. La pandemia no discrimina y nuestro sistema electoral tampoco debería hacerlo. De manera similar, el Servicio Postal de los Estados Unidos repentinamente se politizó cuando se fue haciendo cada vez más evidente que la gente votaría por correo en cantidades sin precedentes. Se reanudaron las discusiones sobre su privatización y se ordenó desmantelar costosas máquinas clasificadoras de correo sin otro motivo que el de suprimir el voto. A continuación de la elección, la campaña de Trump causó mucho daño en su intento de deslegitimar los resultados, a pesar de que no se encontró evidencia alguna de fraude electoral en las más de 50 demandas judiciales que impugnaron el resultado de las elecciones. Le hizo al país un flaco favor, ya que convenció a una proporción sustancial de las bases de uno de los grandes partidos políticos de cuestionar el resultado de una elección que la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad había declarado como “la más segura en la historia de Estados Unidos”.

    Mientras ocurría todo esto, la pandemia también impulsó una expansión del acceso en aspectos clave. Incluso algunos estados gobernados por republicanos lideraron la expansión del período de votación anticipada y el acceso a sistemas de votación por correo. Debemos tomar esto como una oportunidad de aprendizaje para impulsar una modernización electoral con sentido común, de modo que no se trate de una ocurrencia única asociada a la pandemia. El COVID-19 ha normalizado la modernización electoral, que pasó de ser un tema marginal propio del progresismo a convertirse en un tema de la agenda compartida, que empodera a los votantes de todo el espectro político. Además, si bien las interminables demandas sin fundamento interpuestas por la campaña de Trump pueden calar en cierto segmento de votantes, cabe preguntarnos si harán que el poder judicial finalmente se convenza de que no hay fraude electoral generalizado. Esto es importante porque invariablemente veremos que a raíz de estas elecciones se introducirán nuevas leyes estaduales de supresión de votantes, como ocurrió tras la elección de Obama en 2008, las cuales ciertamente serán desafiadas en los tribunales. Quizás esta vez el poder judicial responda a tales desafíos de manera diferente, a la luz de la revisión del proceso electoral de 2020.

    Por persistentes que fueran los esfuerzos de supresión de votantes, la respuesta en este ciclo fue abrumar al sistema con más participación electoral. Como era de esperarse, la participación electoral alcanzó niveles inéditos. Las estimaciones iniciales indican que la participación de los jóvenes en este ciclo fue incluso mayor que en 1971, cuando la edad para votar se redujo a 18 años y el registro de potenciales votantes se expandió repentinamente. Simplemente no podemos permitirnos el nivel de apatía electoral que hemos tenido en el pasado. En 2016 se produjeron victorias por márgenes muy estrechos en tres estados clave: Michigan, por 0,2%, Pensilvania, por 0,7% y Wisconsin, por 0,8%. La supresión de votantes ciertamente puede hacer la diferencia en competencias con márgenes tan estrechos. Sin embargo, no debemos olvidar el poder del voto: alrededor del 43% de los votantes habilitados no votó en 2016. Las estimaciones más recientes indican que aproximadamente el 34% de los votantes habilitados, es decir aproximadamente uno de cada tres, no votó en 2020. ¿Cómo podemos mantener esta nueva tasa récord de participación electoral, e incluso mejorarla, cuando la opción por el fascismo ya no esté en juego en las urnas?

    ¿Podría contarnos acerca del trabajo de la Fundación Andrew Goodman en la intersección entre los dos grandes temas del derecho al voto y el racismo sistémico?

    La misión de la Fundación Andrew Goodman es convertir las voces y los votos de los jóvenes en una fuerza poderosa de la democracia. Nuestro programa Vote Everywhere (Vota en Todas Partes) es un movimiento nacional no partidista de participación cívica y justicia social liderado por jóvenes, con presencia en campus de todo el país. El programa proporciona capacitación, recursos y acceso a una red de pares, en tanto que nuestros Embajadores Andrew Goodman registran a votantes jóvenes, derriban barreras para el voto y abordan importantes problemas de justicia social. Estamos en casi 100 campus de todo el país y tenemos presencia en un amplio abanico de campus, incluidas instituciones que sirven a personas de color, tales como colegios y universidades históricamente afroamericanos.

    Lo poderoso de la organización y el voto de los jóvenes es que atraviesa todos los clivajes: sexo, raza, origen nacional e incluso pertenencia partidaria. Esta situación se originó en la historia de la expansión del voto juvenil en 1971, cuando se ratificó la 26ª Enmienda a la Constitución, que redujo la edad para votar a 18 años y prohibió la discriminación por edad en el acceso al derecho al voto. Fue la enmienda que se ratificó más rápidamente en toda la historia de Estados Unidos, en gran medida debido a que recibió un apoyo casi unánime más allá de las divisiones partidarias. Hubo un reconocimiento de que los votantes jóvenes ayudan a mantener la brújula moral del país, como lo manifestó el entonces presidente Richard Nixon durante la ceremonia de firma de la enmienda.

    El legado de Andrew Goodman está directamente relacionado con las luchas de solidaridad entre comunidades para el mejoramiento del conjunto. A lo largo de la década de 1960, los estudiantes universitarios negros del sur se sentaron valientemente ante los mostradores de locales propiedad de blancos en un acto político de protesta por la integración y la igualdad. En mayo de 1964, jóvenes estadounidenses de todo el país se desplazaron hacia el sur en ocasión del Freedom Summer (Verano de la Libertad), para registrar votantes negros y abolir el sistema segregacionista de Jim Crow. Tres jóvenes activistas de derechos civiles fueron asesinados por el Ku Klux Klan con el apoyo de la oficina del alguacil del condado: Andy Goodman y Mickey Schwerner, dos hombres judíos procedentes de Nueva York, de apenas 20 y 24 años, y James Chaney, un hombre negro de Mississippi, de tan solo 21 años. Sus historias tocaron una fibra sensible que ayudó a galvanizar el apoyo para la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964 y la Ley de Derechos Electorales de 1965. Se trata de una historia acerca del poder de unos jóvenes visionarios que luchan por su futuro, la solidaridad y el poder que es posible construir a partir de la confluencia y el trabajo conjunto de estadounidenses de diferentes orígenes.

    Los activistas jóvenes lideraron varios movimientos de justicia social de la década de 1960, tal como lo hacen hoy. Cuando este país respondió y promulgó reformas críticas, los jóvenes finalmente utilizaron su propio derecho al voto cuando fueron enviados a la muerte al comienzo de la interminable guerra de Vietnam. Hoy en día, los jóvenes lideran el llamado a la justicia climática, el control de armas, la dignidad humana para nuestras comunidades negras e inmigrantes y el acceso a la educación superior. Son quienes más tienen para ganar o perder en las elecciones, porque son quienes heredarán el futuro. Reconocen, particularmente a la luz de los cambios demográficos que ha experimentado el país, que el tema del derecho al voto de la juventud es un tema de justicia racial. En la medida en que podamos ver al voto de los jóvenes como un factor unificador, ya que todos los votantes hemos sido jóvenes alguna vez, tendremos la esperanza de inyectar algo de sentido común en un sistema controvertido y polarizado.

    El espacio cívico en los Estados Unidos es calificado de “obstruido” por elCIVICUS Monitor.
    Póngase en contacto con la Fundación Andrew Goodman a través de susitio web o su página deFacebook, y siga a@AndrewGoodmanF y a@YaelBromberg en Twitter.