Global

 

  • A Free and Diverse Media is Essential to Protecting Democracy in the 21st Century

    By Danny Sriskandarajah

    Images of protestors flooding the streets – whether in Caracas, Bucharest, Istanbul or Washington DC – send a powerful message to those in power, especially when they are plastered across newspaper front pages. In far too many countries, the response has been to shut down the space for citizens to organise and undermine the ability for dissent to be reported. Even in the most mature of democracies, the ability of citizens to organise and mobilise, and the freedom of journalists to report when they do, are being undermined. In an era of rising populism and spreading curbs on fundamental freedoms, we need to do more to protect civic rights and press freedom.

    Read on: Inter Press Service 

     

  • Are Rising Attacks On Human Rights Defenders The ‘New Normal’?

    By Mandeep Tiwana

    At CIVICUS, a global civil society alliance working to strengthen citizen participation, we receive bad news of attacks on compatriots every day. In the past few years, with nauseating regularity, we’ve heard from colleagues who’ve been arbitrarily imprisoned, had their organisations’ starved of resources or have had their life’s work to create just, inclusive and sustainable societies ridiculed by crafty politicians.

    Read on: Inter Press Service

     

  • As global tensions rise, the UN stands on the sidelines

    By  Mandeep Tiwana

    It’s tempting to lay the blame for unresolved conflicts at the UN’s door but the reality is that the UN can only deliver when it has the support of member states and the buy-in of citizens.
    Read on: Jerusalem Post

     

  • As NGOs speak out, expect clampdowns to grow

    By David Kode

    Across the globe, from East Africa to eastern Europe, there is a trend of increasing attacks on non-governmental organisations (NGOs) that support reforms governments are opposed to.

    Read on: Open Global Rights

     

     

  • Can INGOs push back against closing civic space? Only if they change their approach.

    By Danny Sriskandarajah

    Civil society is facing a sustained, multi-faceted, global onslaught. According to the CIVICUS Monitor, fundamental civic freedoms are being severely restricted in an unprecedented number of countries. The operating environment for civil society organisations is becoming more hostile across the world and many of us in the organised bits of civil society – including in the biggest INGOs – are looking for ways to respond. But, those who want to ‘save’ civic space need to tread carefully.

    Read on: From Poverty to Power 

     

  • CIVICUS: #WhyWeMarch

    On Saturday, 21 January 2017, millions will gather in Washington D.C. and in hundreds of other cities around the world to take part in the Women’s March. CIVICUS stands in solidarity with the demonstrators who in the spirit of democracy, seek to honour the champions of human rights, dignity, and justice, and reject the sexist and bigoted rhetoric used during the US election against minorities and excluded groups.

    Globally, the sister marches carry a message of solidarity in celebration of our multiple, diverse and intersecting identities and reject all forms of patriarchy and the discriminatory systems that support them worldwide. We will not rest until women have parity and equity at all levels of leadership in society.

     

  • Civil Society Meeting Calls for Solidarity, Radical Change to Deal with Global Crises

    By Amy Taylor

    Our strategies have failed us. We can no longer respond to the crises facing us in the same way. We have to be more radical, more creative — together — to build the future we want. This was one of the resounding messages to emerge from a key global gathering of more than 700 leading thinkers, influencers and doers from more than 100 countries in Suva, Fiji in early December.

    Read on: Inter Press Service

     

  • From Venezuela to US: People power

    By Danny Sriskandarajah

    Goldman Sachs’ decision to bailout the Venezuelan government has, unsurprisingly, attracted widespread global condemnation. The transnational firm stands to make a potential windfall profit as Venezuelans continue to face empty shelves and government water cannons daily. Usually it is international financial institutions (IFIs) such as the International Monetary Fund (IMF) not transnational companies, which occupy the dubious space of government bailouts.

    Read on: New Internationalist

     

  • Global assault on our basic freedoms signposts a dangerous return to the past

    By Danny Sriskandarajah

    Ask yourself these four questions. Can I criticise my head of state on Twitter? Can I join a human rights group to campaign for change? Can I take part in a peaceful protest outside government buildings? And can I do all of these things while knowing that my government will not just protect me but will actually enable my right to organise, speak out and take action on issues that matter to me?

    If you answered “yes” to all of these questions, then congratulations. You are in the very lucky, and sadly very tiny, minority of people who live in the 26 countries which, today, have “open” civic space.

    Read on: Huffington Post

     

  • Global challenges, local responses

    By Danny Sriskandarajah and Mandeep Tiwana

    We are facing a global emergency of civic space. This is now a universal phenomenon, no longer restricted to autocracies and fragile democracies. While there is growing interest in the nature and impact of these restrictions, there is limited analysis of the deeper drivers of the phenomenon, and even less about how to support local responses.

    Read on: International Journal on Human Rights

     

  • How to Undermine Democracy – Curtail Civil Society Rights

    By Cathal Gilbert, Dom Perera, and Marianna Belalba

    Recent elections and referendums in a growing number of countries from Turkey to the USA and beyond are producing leaders and policies, which directly threaten some of the core principles of democracy.  In an increasing number of established and fledgling democracies, we see ruling parties violating the fundamental freedoms to speak-out, rally behind a cause and get involved in a social movement.

    Read on:Inter Press Service 

     

  • It's time for G20 leaders to embrace civil society

    By Cathal Gilbert 

    There is a growing list of critical problems in the G20's inbox, namely a faltering global economy, terrorist threats in a majority of G20 member states, and a patched-up climate change agreement. Solving these problems will take more than 20 heads of state and their economic ministers. The role of the private sector is widely acknowledged, but the power of civil society is often dismissed. Addressing these expensive and expansive issues requires the will and contribution of the people.

    Read on: Al Jazeera

     

  • NACIONES UNIDAS: “Conseguir un sólido tratado mundial sobre los océanos sería nada menos que histórico”

    EllieHooperCIVICUS conversa con Ellie Hooper, de Greenpeace Aotearoa, sobre el rol de la sociedad civil en las negociaciones en curso para elaborar un Tratado de las Naciones Unidas sobre los Océanos. Greenpeace es una red mundial de activismo ambiental que incluye 26 organizaciones nacionales y regionales independientes en más de 55 países de todos los continentes, así como un organismo de coordinación, Greenpeace Internacional, con sede en Ámsterdam, Países Bajos. Greenpeace utiliza la protesta pacífica y la comunicación creativa para poner en evidencia los problemas ambientales globales y promover soluciones para crear un futuro verde y pacífico.

    ¿Por qué es importante tener un tratado sobre los océanos?

    Un tratado mundial sólido sobre los océanos podría revolucionar la forma en que los océanos son gestionados, poniendo fin a una gobernanza fragmentaria que no ha logrado proteger adecuadamente nuestro planeta azul.

    Bien hecho, uno de los principales logros del tratado sobre los océanos sería la creación de zonas marinas protegidas en alta mar. Dentro de estas zonas estarían prohibidas actividades humanas destructivas como la pesca industrial y la minería. En la actualidad no existe ningún mecanismo legal para crear zonas totalmente protegidas fuera de las jurisdicciones nacionales, lo que se ha convertido en un verdadero problema. El océano enfrenta numerosas amenazas y para protegerlo necesitamos adoptar una visión holística que aborde múltiples factores de riesgo.

    Conseguir un tratado sólido sería nada menos que histórico. Los científicos nos dicen que para evitar los peores impactos de la crisis climática y de biodiversidad al menos la tercera parte de los océanos del mundo deberían estar protegidos hacia 2030. Un tratado fuerte nos daría el mecanismo para hacerlo. El océano es un enorme sumidero de carbono y hasta este momento ha absorbido gran parte del calentamiento global. También alberga una biodiversidad asombrosa, produce el oxígeno que respiramos, estabiliza el clima y es fuente de alimento para millones de personas en todo el mundo.

    En suma, mantener al océano sano es vital para nuestra supervivencia y para el funcionamiento de nuestro planeta. Pero cada vez más investigaciones demuestran que está decayendo. Para revertir esta situación tenemos que dar un paso adelante y protegerlo reduciendo las múltiples presiones que padece.

    La ciencia demuestra que las áreas marinas totalmente protegidas son una de las mejores herramientas que tenemos para ayudar al océano a recuperarse y prosperar. Cuando se establecen en las zonas correctas –es decir, en lugares reconocidos por su alta biodiversidad, sus rutas migratorias o sus ecosistemas únicos– la salud del océano mejora y la vida marina florece. Esto tiene efectos positivos en todas las dimensiones, desde el número de criaturas que habitan el mar hasta la capacidad del océano para absorber carbono.

    ¿Por qué el proceso del tratado está llevando tanto tiempo?

    Se trata de un esfuerzo de conservación enormemente ambicioso. Conseguir que un tratado sea aprobado implica que los países de todo el mundo se pongan de acuerdo con sus términos, lo cual no es una tarea fácil.

    Aunque es decepcionante que los representantes de los Estados no hayan logrado cerrar el tratado en la última ronda de negociaciones celebrada en agosto, esto no significa que el acuerdo no vaya a producirse. En la última reunión se avanzó mucho, y los países mostraron más flexibilidad y comprensión de la urgencia. Se les acabó el tiempo, pero no perdemos la esperanza de que este acuerdo histórico esté a la vuelta de la esquina. Lo que hay que hacer ahora es lograr que los Estados se reúnan sin demora y resuelvan sus últimos desacuerdos.

    ¿Cómo han trabajado por el tratado la sociedad civil en general, y Greenpeace en particular?

    La sociedad civil ha ejercido gran presión a favor de este tratado, y muchas organizaciones de todo el mundo han presionado para que se materialice en su mejor versión.

    Greenpeace ha participado activamente en el proceso del tratado desde sus comienzos. Envía una delegación a cada ronda de negociaciones y ha llevado a cabo una campaña mundial de concientización sobre las amenazas que enfrenta el océano y sobre cómo un tratado podría contrarrestarlas. Hemos adoptado un enfoque doble, cultivando una opinión pública favorable al acuerdo al tiempo que seguimos trabajando entre bambalinas, hablando con ministros y otros funcionarios públicos en todas las regiones donde estamos activos.

    Logramos que millones de personas de todo el mundo se unieran a la campaña por un tratado fuerte. Lo han hecho de diversas maneras, desde la firma de peticiones, el envío de cartas y la grabación de mensajes de video hasta la participación en movilizaciones. Mucha gente de todo el mundo está involucrada en el tema y su compromiso ha sido fundamental para llegar hasta aquí.

    Para nosotros en Greenpeace Aotearoa, ha sido inspirador ver la cantidad de personas que están dispuestas a defender la protección de los océanos, y sabemos que sus voces han sido escuchadas. Sus repetidos llamamientos al liderazgo neozelandés para que diera su apoyo a un tratado fuerte llevaron a Nueva Zelanda a sostener una posición mucho más progresista en las negociaciones. Esa es la clase de poder que tiene la gente cuando actúa colectivamente. Cuando trabajamos juntos, podemos lograr auténticos cambios.

    También nos hemos reunido regularmente con la delegación neozelandesa en las negociaciones del tratado, así como con el ministro de Asuntos Exteriores, y nos comunicamos constantemente con ellos sobre cómo debe ser el tratado para proteger al océano para las generaciones futuras.

    ¿Qué pueden hacer las organizaciones y activistas de la sociedad civil para que el tratado sea aprobado?

    Las negociaciones del tratado deben reanudarse urgentemente. En la última ronda se acabó el tiempo para acordar todos sus términos, pero ya casi se ha logrado. Así que depende de los y las activistas y organizaciones de la sociedad civil seguir presionando a los líderes mundiales para que den prioridad a la reanudación de las negociaciones y la consecución del tratado. No queremos que quede relegado al último lugar de la agenda: es demasiado importante para ello.

    En términos más prácticos, es clave seguir llamando la atención sobre la necesidad de este tratado. Puedes hacerlo compartiendo contenidos en internet, firmando petitorios o escribiéndole al ministro de Asuntos Exteriores de tu país para destacar lo importante que es conseguir este tratado. Ninguno de nosotros puede sobrevivir sin un océano sano, por lo que todos tenemos que contribuir a protegerlo.


    Póngase en contacto con Greenpeace Aotearoa a través de susitio web o su página deFacebook, y siga a@GreenpeaceNZ y @EleanorRowena en Twitter.

     

  • NACIONES UNIDAS: “La sociedad civil ha sido excluida de las negociaciones del tratado global de los océanos”

    JohnPaulJoseCIVICUS conversa con John Paul Jose sobre el rol de la sociedad civil en las negociaciones en curso para un tratado de las Naciones Unidas (ONU) para la protección de la biodiversidad en alta mar. John es un activista medioambiental y climático de la India que actualmente es uno de los jóvenes embajadores de la Alianza por la Alta Mar (High Seas Alliance, HSA) y miembro del Consejo Asesor de Políticas Juveniles de la Alianza para los Océanos Sostenibles. La HSA es una red que incluye a más de 40 organizaciones de la sociedad civil (OSC) y a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Su objetivo es crear una voz común y fuerte para la conservación de los océanos.

    ¿Cuál es la importancia del tratado propuesto?

    El 71% de la superficie de la Tierra está cubierta por océanos, el 64% de los cuales son de alta mar. El océano regula el clima global y mantiene la vida en el planeta. Retiene gran parte de las emisiones de carbono históricas y acumulativas: el fitoplancton, los bosques marinos y las ballenas, en particular, desempeñan un papel importante en la retención del carbono en el océano. Sin embargo, el océano ha sido sistemáticamente ignorado en los esfuerzos para abordar la crisis climática y la pérdida de biodiversidad, que se han centrado casi exclusivamente en la tierra.

    Dado que es un bien común global, la alta mar está regida en gran medida por la Organización Marítima Internacional, un organismo de la ONU creado en 1948 para regular la navegación, y por la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, de 1982, y su organismo intergubernamental autónomo, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, creada en 1994.

    Pero la alta mar está experimentando amenazas sin precedentes que no estaban previstas cuando se alcanzaron esos acuerdos, tales como la acumulación de plásticos, residuos químicos e industriales, la acidificación, la minería de aguas profundas, la pesca de arrastre de fondo y, por último pero no por ello menos importante, los impactos generales del cambio climático. El aumento de las temperaturas y la sobreexplotación de hábitats y especies marinas aumentan el peligro de colapso de los océanos.

    Por eso es urgente elaborar un tratado mundial sobre la biodiversidad más allá de las jurisdicciones nacionales: un Tratado de Alta Mar. Esto proporcionaría la base legal para la conservación de los ecosistemas marinos y la protección contra la extinción de innumerables especies aún por descubrir. En la actualidad apenas está protegido el 1% de la alta mar, y el tratado pretende llegar al 30% para 2030.

    Esto sería el equivalente del Acuerdo de París para los océanos. Mediante la conservación marina y el uso sostenible de los recursos marinos, podrá preservar el ciclo del carbono. Al crear zonas marinas protegidas, contribuirá a la restauración de los hábitats marinos y a la reposición de los recursos marinos de los cuales muchas comunidades de todo el mundo dependen para su subsistencia. Además, contribuirá a la resiliencia climática global. Una vez que entre en vigor, muchas prácticas perjudiciales para el océano dejarán de existir dentro de las zonas protegidas.

    ¿Por qué se está demorando tanto el proceso del tratado?

    Han pasado 15 años desde que comenzaron las negociaciones, pero en muchos aspectos del tratado ha faltado cooperación. Las diferencias tendrían que resolverse en el período entre sesiones, y debería finalizarse pronto un tratado que incluya todos los aspectos en los que se ha llegado a acuerdos, dejando espacio para futuras enmiendas a medida que se vayan resolviendo las diferencias en torno de los elementos más controvertidos. Y las conferencias intergubernamentales deberían celebrarse con más frecuencia.

    Un elemento que se está debatiendo es la distribución equitativa entre los Estados de los recursos genéticos marinos, que son esenciales para las industrias farmacéutica, cosmética, agrícola y otras. El actual énfasis en el reparto de beneficios es una ilusión, ya que no sabemos lo suficiente sobre dichos beneficios, pues gran parte del océano permanece inexplorada. Pero es un dato de la realidad que diez países acaparan el 71% de la pesca mundial y el 98% de las patentes de códigos genéticos de vida marina en alta mar. La avaricia y la falta de voluntad de esos pocos países para compartir los beneficios y su tecnología y conocimientos sobre el mar, y la evidente preocupación que esto genera entre los países menos poderosos, son algunas de las grandes razones del estancamiento.

    También está estancada la definición de los criterios para las evaluaciones de impacto ambiental y la implementación de áreas marinas protegidas. Lo que está en juego son los intereses de las industrias mineras de aguas profundas y de pesca industrial.

    Sin embargo, el proceso del tratado ha tenido mucho éxito en convocar al debate y abrir negociaciones. Por el momento, más de 100 Estados se muestran fuertemente comprometidos con el tratado en su forma actual y algunos, como Costa Rica, están dando ejemplo avanzando a nivel regional, abriendo así nuevas vías para la conservación.

    Es probable que el tratado se finalice en la próxima sesión, por lo que habría que hacer más esfuerzos para financiar a las delegaciones de países del sur global para que se expresen con una voz más fuerte y aporten más equilibrio a las negociaciones.

    ¿Cómo han abogado por el tratado la sociedad civil en general, y la HSA en particular?

    Desde su creación, la HSA ha abogado por la protección de por lo menos el 50% de los océanos, involucrando a tomadores de decisiones, expertos y actores de la sociedad civil. Ahora estamos enfocados en sostener el impulso de las conferencias intergubernamentales, ya que estamos ante una oportunidad única para conseguir un tratado legalmente vinculante que proteja el planeta cambiando la forma de gobernar la alta mar. Este proceso ha creado mucha conciencia sobre la importancia de la alta mar, por lo que gobiernos que antes no estaban familiarizados con el tema ahora apoyan un tratado sólido.

    Dicho esto, es importante subrayar que solamente los Estados pueden ser partes del tratado, por lo que las voces no estatales no tienen cabida en las negociaciones. Las negociaciones del tratado son en gran medida un debate a puertas cerradas que excluye a la sociedad civil y a la comunidad de expertos. Muchos de nosotros ni siquiera podemos presenciar las negociaciones en directo. y sólo accedemos a los documentos una vez que se han cerrado las discusiones.

    También existen claras desigualdades entre Estados. Muchos Estados con recursos limitados traen delegaciones muy pequeñas y carecen de los conocimientos necesarios para participar de forma productiva en los debates. Sería muy importante para todas las partes involucradas que la sociedad civil pudiera aportar su experiencia al proceso.

    ¿Qué pueden hacer la sociedad civil y el activismo ambiental para lograr la adopción del tratado?

    Hay límites claros a lo que podemos hacer para acelerar la adopción del tratado. Creemos que es crucial contar con un tratado lo antes posible, y es mejor tener uno incompleto que no tener ninguno. Por ello, los Estados deben avanzar en todos los temas en los que se ha llegado a acuerdos y diseñar un proceso de enmiendas para integrar otros temas y preocupaciones de las partes interesadas en el futuro.

    Las OSC y el activismo pueden contribuir al proceso trayendo a la mesa diversas perspectivas. Dado que las negociaciones actuales son debates cerrados entre Estados, a los que no acceden la sociedad civil, los científicos y el sector privado, sólo podemos hacerlo mediante una labor de incidencia con Estados receptivos que sí están sentados a la mesa.

    También podemos hacer campaña para aumentar la presión sobre el proceso, introduciendo los temas que aborda el tratado en la agenda del movimiento global por el clima y generando participación ciudadana. Recursos como el Treaty Tracker de la HSA brindan información útil sobre el tratado y las negociaciones. Esta información debe llegar a todo el mundo y empoderar a la gente para que exija a los líderes mundiales que finalicen el tratado, y para que pidan a sus propios gobiernos que los escuchen en el proceso de formación de política ambiental.

    Un tratado proporcionaría una base legal para la acción, pero incluso en su ausencia, Estados, comunidades y empresas pueden actuar para proteger la alta mar. Muchos países ya tienen áreas marinas protegidas dentro de sus jurisdicciones nacionales, y mediante procesos de participación pública pueden establecer más. La sociedad civil debe participar en estos procesos, pero no debe estar limitada por las fronteras nacionales. Ya es hora de que traspasemos las fronteras y aboguemos también por los bienes comunes globales.


    Póngase en contacto con la Alianza por la Alta Mar a través de susitio web o su página deFacebook, y siga a@HighSeasAllianc y a@johnpauljos en Twitter.

    cambio climático

     

  • Observations on the quest to build back better

    SDG Knowledge Hub’s interview with Mandeep Tiwana, Chief Programmes Officer

    • Five years since the passage of the SDGs, the impulse in many quarters is still to scale up existing approaches, rather than to push for fundamental changes in how our societies and economies function to better realize rights.
    • In addition, there are worrying signs that COVID-19 emergency restrictions could be used as a smokescreen for a broader crackdown on dissent, which would undermine accountability for the 2030 Agenda.
    • Countries that appear to have done better are ones that have empathetic leaders who have been inclusive in their policy responses and have involved civil society in decision making.

    The SDG Knowledge Hub spoke with Mandeep Tiwana, Chief Programmes Officer at CIVICUS, about his assessment of responses to the COVID-19 pandemic and impacts on the 2030 Agenda. Mandeep highlights the persistence of “MDG mindsets” and an increase in censorship and surveillance. He also suggests five ways to build a better post-pandemic world.

    Read full interview in SDG Knowledge Hub

     

  • Promoting prosperity means starting with the basics

    By Danny Sriskandarajah

    Emerging challenges such as the impending rise of automation calls for new and innovative solutions. Yet sometimes, new problems can also call for old solutions. This is the case with universal basic income, an old idea, which has gained recent renewed interest by experts and policymakers – an idea which could help reduce equality and, by reducing economic insecurity, also promote empowered citizens. Two years into Agenda 2030, the world is changing in ways that would have been hard to predict when the Sustainable Development Goals (SDGs) were being agreed. From populist and protectionist politics, to rising inequality and climate change inaction, the changing political and economic landscape calls for bold and brave solutions.

    Read on:Sustainable Development Knowledge Platform

     

  • Reclaiming civic space: global challenges, local responses

    By Danny Sriskandarajah and Mandeep Tiwana 

    From attacks on human rights defenders to limits on civil society’s work, we are facing an emergency on civic space. As evidence from the CIVICUS Monitor suggests, threats to civic freedoms are no longer just happening in fragile states and autocracies, but also in more mature democracies. While there has been growing attention on how to respond to this phenomenon, we believe there needs to be more attention on underlying drivers and on supporting local responses. Civic space can’t be “saved” from the outside.  

    Read on: Open Global Rights

     

  • The Coming Wave of Climate Displacement

    By Kumi Naidoo

    Not since 1951 has the international community produced a treaty to protect the legal status of the world's refugees. Now, two agreements are currently under discussion at the United Nations, and each offers a rare opportunity to protect global migrants from the biggest source of displacement today.

    Read on: Project Syndicate 

     

  • These 6 gender activists are shaking up the world

    Space for the feminist movement is shrinking, yet these brave women and non-binary activists continue to fight for equality.

    Read on: Open Democracy

     

  • To Achieve Ambitious Goals – We Need to Start with our Basic Rights

    By Oliver Henman and Andrew Firmin

    Recent protests in Ethiopia have seen people demonstrate in their thousands, angry at their authoritarian government, its favouritism towards those close to the ruling elite, and its failure to share the country’s wealth more equally. The response of the state, in a country where dissent is simply not tolerated, has been predictably brutal: at the height of protests last year hundreds of people were killed, and a staggering estimated 24,000 were arrested, many of whom remain in detention today.

    Read on: Inter Press Service

     

     

Page 1 sur 2