Resolución sobre Nicaragua adoptada en el Consejo de Derechos Humanos

Resolución sobre Nicaragua adoptada en el Consejo de Derechos Humanos

CIVICUS celebra la nueva resolución sobre Nicaragua del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que renueva y refuerza el escrutinio sobre el gobierno frente a las elecciones nacionales de noviembre.

Desde 2018, el gobierno de Ortega ha sido responsable de la crisis sociopolítica y de derechos humanos en Nicaragua. La represión sistemática de las manifestaciones ha conseguido acabar con las movilizaciones. Las personas defensoras de los derechos humanos, periodistas y opositores políticos hacen frente a intimidación, criminalización y acoso por parte de los agentes de seguridad y los grupos civiles pro gubernamentales. A finales de 2020, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos informó de que todavía había más de 110 presos políticos en Nicaragua. Nicaragua ha sido incluida en la Lista de Vigilancia de CIVICUS debido a la intensificación de las violaciones de derechos humanos en el país, lo que pone de manifiesto la gran inquietud que suscita el ejercicio de las libertades cívicas. En un informe entregado al Consejo el mes pasado, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos destacó que "el estado de derecho sigue deteriorándose", y que la crisis se ha visto agravada por la COVID-19 y por los desastres naturales.

La resolución adoptada implica que la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos mejorará y ampliará el seguimiento de la situación de los derechos humanos y presentará un informe exhaustivo en el 49º periodo de sesiones del CDDHH, que se celebrará el próximo mes de marzo. El Alto Comisionado proporcionará información actualizada al Consejo en los períodos de sesiones 47º y 48º. Esta supervisión representa un paso más hacia la verdad y la rendición de cuentas. La resolución también deja otras medidas a disposición del Consejo de Derechos Humanos para que las adopte en el futuro si la situación sigue deteriorándose.

Con la celebración de elecciones a finales de este año, nos preocupa seriamente que la represión se intensifique, poniendo aún más en riesgo a las personas defensoras de los derechos humanos y a la sociedad civil en general. Por lo tanto, acogemos con especial satisfacción que la resolución ordene una sesión informativa adicional al Consejo y una oportunidad de diálogo específicamente sobre el contexto de las próximas elecciones generales, que se celebrarán en noviembre de 2021.

Con esta resolución, el Consejo de Derechos Humanos envía un mensaje: los Estados que violen impunemente los derechos y las libertades de su pueblo se enfrentarán a la condena y el escrutinio de la comunidad internacional. La resolución representa un valioso apoyo internacional a miles de personas en Nicaragua que llevan pidiendo rendición de cuentas y justicia desde 2018. Pedimos a los miembros del Consejo que insten al gobierno de Nicaragua a liberar a todos las personas defensoras y activistas de los derechos humanos que se encuentran actualmente encarceladas y a que se comprometan a garantizar un entorno seguro para las organizaciones de la sociedad civil y para quienes defienden los derechos humanos en el país.


El espacio cívico en Nicaragua está calificado como Represivo por el CIVICUS Monitor