Ha llegado el momento de una colaboración radical: nuestra experiencia de co-creación con CIVICUS

Por: El equipo de co-creación

YAL LogoLos desafíos del activismo de base

Los ciudadanos se están organizando y movilizando de maneras nuevas y creativas. Con nuevas herramientas, es más fácil que nunca que los ciudadanos se reúnan y emprendan acciones colectivas. Sin embargo, en demasiadas partes del mundo, las libertades civiles están gravemente amenazadas y el entorno para la sociedad civil es extremadamente paralizante. La confianza en la sociedad civil se está poniendo a prueba como nunca antes. Para complicar aún más la situación, el nivel de recursos disponibles dificulta que las organizaciones de base del Sur defiendan un cambio sostenible.

Los jóvenes están en el centro de innumerables movimientos que trabajan para garantizar la seguridad de las comunidades y un medio ambiente protegido para ellos mismos y para las generaciones futuras. Se esfuerzan por resistir las formas de injusticia sistémica en sus comunidades, países y regiones. Sin embargo, su trabajo se ve particularmente afectado por las crecientes amenazas a la sociedad civil.  Los jóvenes activistas del siglo XXI se organizan de manera descentralizada, informal y revolucionaria, a menudo en contradicción con los métodos de trabajo tradicionales. Cada vez más, los jóvenes activistas no se alinean con las estructuras tradicionales de la sociedad civil y se enfrentan a muchos obstáculos por esta razón.

¿Por qué es tan importante la financiación de los grupos dirigidos por jóvenes? 

Basándose en las experiencias de los jóvenes miembros de CIVICUS y en una amplia investigación sobre las tendencias de financiación de los grupos dirigidos por jóvenes en el Sur, CIVICUS llegó a la conclusión de que es imperativo considerar un mecanismo de financiación alternativo que garantice al mismo tiempo una participación efectiva de los jóvenes a fin de crear un sector sostenible, resistente, diverso y abierto. 

Actualmente, la mayoría de los grupos dirigidos por jóvenes operan con un presupuesto de 10.000 dólares al año. La mayoría de los fondos que reciben no son sostenibles y se destinan a proyectos. Esto conduce a menudo a un abuso sistemático del trabajo juvenil y, en última instancia, al agotamiento y a la falta de compromiso. 

La cuestión de cómo financiar mejor a los activistas de base y a los movimientos que trabajan en el Sur ha despertado el interés de los donantes y las organizaciones de la sociedad civil. En este contexto y con el objetivo de avanzar hacia una sociedad civil más dinámica, con capacidad de acción y recursos para lograr un mundo más justo y sostenible, CIVICUS y la Agencia Noruega de Cooperación para el Desarrollo firmaron en 2018 un acuerdo de tres años para diseñar, probar y ampliar una nueva iniciativa para explorar plenamente estrategias y técnicas alternativas en términos de financiación, con el fin de mejorar los recursos de los movimientos de base y los activistas que trabajan en el Sur global.

Diseñar soluciones en conjunto 

En julio de 2019, CIVICUS convocó a un equipo de co-creación de jóvenes para participar en un proceso de creación de un programa único para activistas de base. Después de un riguroso proceso de selección, nuestro equipo de nueve jóvenes activistas de Asia-Pacífico, África del Este, Occidental y del Sur, Oriente Medio, América Latina y el Caribe fueron seleccionados, con un equilibrio regional excepcional, diversidad, creatividad y dedicación. Estuvimos encantados de embarcarnos en este viaje de co-creación para diseñar métodos de trabajo alternativos, equitativos, flexibles e innovadores entre jóvenes activistas y organizaciones de la sociedad civil. 

Nos llamamos "equipo Ubuntu" porque creemos que los problemas globales son demasiado complejos para ser tratados de forma aislada, pero requieren un enfoque colectivo e interrelacionado para resolverlos. El equipo se centra en la filosofía "Ubuntu", que significa "Yo soy, porque somos". Con una riqueza de experiencias diversas y complementarias, tenemos un promedio colectivo de 7 años de experiencia en los temas de participación ciudadana y derechos humanos, innovaciones democráticas, desarrollo comunitario, igualdad de género, diversidad e inclusión, educación, medio ambiente y seguridad alimentaria en la sociedad civil, gobiernos y ONG, y organizaciones internacionales.

Diseño del Laboratorio de Acción Juvenil

Nuestro equipo se reunió en septiembre de 2019 en Johannesburgo, Sudáfrica, y lanzó el proceso de co-creación de un nuevo prototipo, gracias al cual nació el Laboratorio de Acción Juvenil. 

El Laboratorio de Acción Juvenil es un laboratorio de co-creación de un año para jóvenes activistas de base basados en el Sur global, que trabajan para apoyar a sus movimientos para que sean más resilientes y sostenibles, en su búsqueda de un mundo más sostenible y equitativo. El Laboratorio es un espacio innovador, seguro, activo, inclusivo, colectivo, representativo y conectado, tanto en la esfera virtual como en la física, para activistas de base, que tiene en cuenta la diversidad de contextos y ecosistemas para ayudarlos a prosperar en su comunidad. Los participantes en el Laboratorio se esfuerzan por fortalecer la solidaridad política y las redes, fomentar la capacidad para participar en procesos políticos y acceder a los recursos necesarios para apoyar su movimiento. El Laboratorio servirá de centro para poner a prueba nuevos métodos de trabajo en la sociedad civil y movilizar las enseñanzas de todos los sectores en apoyo de los movimientos dirigidos por jóvenes.

¡Ya está abierta la inscripción para el Laboratorio de Acción Juvenil! Haga clic aquí para más información. La fecha límite para la recepción de solicitudes es  el 5 de febrero de 2020. Póngase en contacto con para obtener más información.