¡Celebremosnuestra fuerte alianza de 10000 personas!

Actualización de la secretaria general: Agosto 2020

lysajohnQueridos miembros de CIVICUS y aliados,

Mientras lidiamos con los retos impuestos por las restricciones relacionadas con la pandemia sobre nuestra vida diaria, es cada vez más importante celebrar las grandes y pequeñas victorias de la sociedad civil. Tal fue el caso cuando, en julio, registramos al miembro número 10000 de CIVICUS: la National Alliance of Street Vendors of India (NASVI por sus siglas en inglés), hecho que marcó un crecimiento del 140% en nuestra membresía desde junio de 2018. A través de su trabajo protegiendo la dignidad y los derechos de las y los trabajadores informales, el involucramiento de NASVI en CIVICUS es un poderoso recordatorio de que nuestros esfuerzos deben finalmente alcanzar y representar a aquellos que se ven más afectados por las deficiencias de nuestras estructuras políticas y económicas. Estamos agradecidos por su participación, y esperamos como resultado fortalecer nuestra colaboración con movimientos locales y de base.

Informe sobre el Estado de la Sociedad Civil 2020

La 9na edición de nuestro Informe sobre el Estado de la Sociedad Civil fue publicado en mayo y brinda un análisis profundo sobre cómo los movimientos impulsados por la gente y los grupos de la sociedad civil han trabajado juntos para desafiar al poder, cambiar las narrativas públicas y las políticas en varios países. Con testimonios de activistas que han estado directamente involucrados en movimientos sociales que definieron el 2019, el reporte brinda un análisis exhaustivo e inspirador de por qué la ciudadanía activa y una sociedad civil vibrante son fundamentales para el progreso y la protección de comunidades alrededor del mundo.

Campaña para la liberación de defensores de los derechos humanos

HRDs SpanishEl 18 de julio, conmemoramos el Día de Mandela con el lanzamiento de nuestra nueva campaña, “Conviértete en mi Testigo”, que se enfoca en la severa injusticia que representa el arresto de defensores y defensoras de derechos humanos. Debido a las pésimas condiciones de vida en la mayoría de cárceles, una condena en prisión durante la pandemia del COVID-19 representa un grave riesgo para la salud y las vidas de quienes están bajo arresto. Estamos profundamente preocupados porque los gobiernos están haciendo uso de la detención arbitraria para silenciar a las y los activistas; te invitamos a que te unas para exigir su liberación inmediata.

El enfoque en la protección de las y los defensores de derechos humanos ha contribuido a nuestra participación durante la 44ta sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que se realizó durante junio y julio de este año. La adopción de una resolución sobre las protestas pacíficas en esta sesión ha sido un avance especialmente motivador en este tema. Envía un fuerte mensaje de que el Consejo respalda a las y los manifestantes pacíficos que se movilizan por el cambio, y que los oficiales que velan por el cumplimiento de la ley que ejercen violencia en contra de los manifestantes deben asumir su responsabilidad.

Un llamado por mayor inclusión de la sociedad civil

Las semanas pasadas también han sido un momento para reforzar la necesidad de una participación más fuerte de la sociedad civil y la ciudadanía en nuestras instituciones internacionales. Nuestras declaraciones durante el 75to aniversario de la Carta de la ONU y durante un diálogo de alto nivel de ECOSOC, en el que participó el secretario general de la ONU Antonio Guterres, reflejan los llamados de un amplio espectro de redes de la sociedad civil por una inclusión radical en las estructuras de consulta y toma de decisiones en Naciones Unidas.

Resulta alentador que nuestros llamados por libertades cívicas más fuertes y mejores procesos democráticos parecen están resonando de forma más amplia entre diferentes públicos alrededor del mundo. Nuestro involucramiento con medios de comunicación globales y locales ha aumentado significativamente en los últimos meses y ha incluido importantes oportunidades para divulgar las prioridades de la sociedad civil y los temas relacionados al espacio cívico, incluyendo a través de Newsweek, BBC, TIME, SABC, y Reuters.

Nuestras prioridades anuales para 2020/21

Organisational priorities 2020 2021Nuestro plan anual para este año nos compromete a profundizar nuestros esfuerzos por proteger y promover a la sociedad civil y las libertades cívicas pese a la incertidumbre y los retos impuestos por la pandemia del coronavirus. También estaremos usando este período para avanzar en los importantes resultados que surgieron de la revisión de medio término de nuestra estrategia actual, y sentaremos las bases para el desarrollo de una nueva estrategia que contribuya a nuestra ambición y resultados para el período posterior a 2022. Un resumen de nuestras prioridades anuales está disponible en nuestro sitio web, y en tres idiomas: inglés, francés y español. ¡Nos encantaría recibir tu opinión!

El apoyo y motivación que recibimos de ustedes sigue siendo una fuente vital de inspiración y fortaleza para nuestros esfuerzos. Esto nos motiva a asegurarnos de que esta experiencia esté disponible para nuestros miembros. Es por ello que el Fondo de Solidaridad de CIVICUS busca brindar una mano amiga a los miembros que necesitan apoyo inmediato para mantener sus operaciones. Te invitamos a considerar una donación al Fondo de Solidaridad renovando y/o mejorando tu membresía de CIVICUS o de forma directa a través de esta convocatoria para contribuciones individuales.

Además, por favor haz uso de este análisis de cómo los gobiernos pueden apoyar de mejor forma a la sociedad civil a través de sus respuestas al COVID-19 y esfuerzos de recuperación, para respaldar tus acciones de incidencia relativas al ambiente habilitador que necesitamos y merecemos. Para más información, escríbenos a .

En solidaridad,

Lysa John

secretaria general, CIVICUS

 

Lo que estamos logrando con nuestros esfuerzos para combatir la COVID-19

Novedades de la secretaria general

lysajohnEstimadas/os miembros y aliadas/os de CIVICUS,

Este ha sido un período particularmente agitado tanto para la sociedad civil como para el mundo en general. Aunque la emergencia mundial desencadenada por la pandemia hace difícil recordar tiempos más tranquilos, con esta actualización pretendemos mostrarles algunos procesos más amplios que son relevantes para nuestra estrategia y que han avanzado en los últimos meses, así como un resumen de algunos resultados inmediatos que estamos obteniendo gracias a nuestras respuestas a la pandemia de COVID-19.

 

¿Qué estamos logrando con nuestros esfuerzos para combatir la COVID-19?

Como la mayoría de los organismos de todo el mundo, el foco de nuestros esfuerzos ha sido asegurar una respuesta efectiva a la pandemia de COVID-19. Por lo tanto, nuestras iniciativas se han centrado en torno a los siguientes temas: i) Seguridad y apoyo del personal ii) Coordinación con los miembros, los asociados y los donantes iii) Incidencia en materia de espacio cívico y derechos humanos iv) Actuación con otras entidades para abordar cuestiones sistémicas más amplias.

Entre los principales progresos alcanzados a este respecto cabe mencionar los siguientes:

  • El equipo interno de respuesta a COVID-19 ha trabajado conjuntamente desde los primeros días de marzo para asegurar la continuidad del trabajo y los sistemas de apoyo pertinentes al contexto del personal de CIVICUS. Entre los resultados de este esfuerzo se incluyen equipar a la/os colegas para trabajar a distancia, trasladar las actividades planificadas a espacios virtuales, negociar los plazos y los resultados de las donaciones con los principales donantes y aprovechar la información de los miembros y los compañeros sobre las respuestas a una situación que cambia rápidamente. En consonancia con las continuas repercusiones sanitarias y económicas de la pandemia, hemos adoptado medidas para la aplicación del "Protocolo de Seguridad Social COVID-19" y hemos prorrogado nuestra suspensión de viajes y los actos presenciales para el personal y las personas asociadas hasta septiembre de 2020.
  • En nuestra primera actuación hacia el exterior, publicamos una carta para reforzar la necesidad de flexibilidad y capacidad de respuesta de los donantes, en consonancia con nuestro enfoque de la sostenibilidad y de dotación de recursos de la sociedad civil. Nuestra carta abierta dirigida a donantes se publicó el 19 de marzo, y fue complementada con reuniones de divulgación específicas con una serie de redes de donantes y de desarrollo. En línea con este esfuerzo, ampliamos el Fondo de Solidaridad de CIVICUS para cubrir las solicitudes relacionadas con la COVID-19 y seguimos trabajando con nuestros aliados en el movimiento #ShiftThePower para asegurarnos de que los donantes internacionales están proporcionando el apoyo necesario a las organizaciones locales del sur global en este período.
  • En concordancia con nuestro compromiso con la protección del espacio cívico y los derechos humanos, el 24 de marzo publicamos una declaración instando a los Estados a poner los derechos humanos en el centro de sus estrategias de respuesta. A continuación, se celebró una reunión informativa del CIVICUS Monitor sobre las restricciones y ataques a la sociedad civil que se han registrado desde que se declaró la pandemia. El 16 de abril, también lanzamos una carta abierta a los líderes mundiales en la que se esbozan 12 acciones clave necesarias para proteger el espacio cívico y los derechos humanos. La carta ha recibido más de 600 adhesiones en menos de una semana desde su lanzamiento, y servirá de punto de partida para nuestras actividades de sensibilización ante los gobiernos.
  • De acuerdo a nuestro enfoque de actuar con otras entidades para abordar cuestiones sistémicas más amplias, publicamos el "Protocolo de Seguridad Social COVID-19" el 07 de abril, en línea con el marco de políticas COVID-19 de la OIT. El Protocolo ya ha sido adoptado por cerca de 200 organizaciones, la mayoría de las cuales son organizaciones locales del sur global con recursos limitados. Este enfoque refuerza nuestro relato sobre los cambios sistémicos en los que la sociedad civil y la sociedad en general deben actuar como parte del esfuerzo necesario para reconstruir las sociedades y las economías después de COVID-19. Nuestra participación en la configuración y el apoyo de las respuestas internacionales a la pandemia mediante una estrecha coordinación con los mecanismos de las Naciones Unidas en Ginebra y Nueva York, así como con la nueva plataforma regional para las prioridades políticas de COVID-19 en África.

Actuando en nuestra revisión de mitad de periodo del Plan Estratégico

El año pasado dedicamos una cantidad significativa de energía a revisar los progresos realizados con nuestra estrategia. La revisión de mitad de período del plan estratégico dio como resultado 18 recomendaciones principales que fueron definidas tras un proceso de deliberación y planificación del conjunto del secretariado, la junta y los miembros. Nuestra respuesta de gestión consolidada al análisis de la estrategia se publicó el 17 de marzo de 2020 y servirá de base para nuestros planes anuales de la segunda mitad del período de la estrategia, así como para el proceso de planificación de la próxima estrategia que se iniciará en 2021.

Si bien reconocemos que una parte importante de nuestros esfuerzos de este año deberá reorientarse para responder a los desafíos que la pandemia plantea al espacio cívico y a la sociedad civil, esperamos seguir invirtiendo energías en áreas de trabajo relacionadas con la revisión de mitad de período que hablan de nuestra capacidad para fortalecer la capacidad de la alianza CIVICUS para organizar fuerzas e influir en el cambio de formas más nuevas e innovadoras.

CIVICUS Midterm Strategy Review.SP

Mejorando nuestra rendición de cuentas

Ya está disponible nuestro 11º Informe Anual de Rendición de Cuentas (para 2018/19). La información que hemos recibido del grupo independiente que ha examinado el documento incluye el reconocimiento de los esfuerzos realizados para garantizar una rendición de cuentas dinámica, en particular en lo que respecta a la participación de las partes interesadas, las asociaciones y el aprendizaje. Entre las recomendaciones de mejora se incluye el fortalecimiento de los sistemas para hacer un seguimiento de los gastos destinados a la consecución de los objetivos estratégicos, así como la gestión de nuestros sistemas de comunicación de resultados. Ambas son áreas a las que prestaremos atención este año.

Esperamos con interés su continua participación y sus ideas en los próximos meses.

En solidaridad,
Lysa John
Secretaria general de CIVICUS
@lysajohn (Johannesburgo, Sudáfrica)

 

Liderar de acuerdo con nuestros valores: La protección de nuestras/os compañeras/os de trabajo durante COVID-19 debe ser una prioridad

Novedades de la secretaria general

Estimadas/os miembros y aliados de CIVICUS, 

Las últimas semanas han sido diferentes a todo lo que hemos conocido o podríamos haber imaginado. En todo el mundo, la pandemia COVID-19 no sólo ha cambiado nuestras rutinas diarias, sino que ha alterado sistemas enteros de vida y trabajo que habíamos asumido como indispensables para la sociedad moderna. Y, sin embargo, mientras nos esforzamos por aceptar la perturbación en prácticamente todos los aspectos de nuestras vidas, es la fuerza de nuestros valores la que nos permite actuar con inspiración, solidaridad y responsabilidad compartida a pesar de las abrumadoras dimensiones de esta crisis.

Como han señalado atinadamente muchas personas influyentes, la pandemia requiere intervenciones que cambien el paradigma y que no sólo cambien, sino que transformen la forma en que está organizado el mundo. Los errores en materia de gobernanza y responsabilidad se ponen de manifiesto cuando los países articulan sus respuestas a la pandemia. La sociedad civil debe ejercer una función decisiva para poner de manifiesto las incoherencias y esforzarse por situar los derechos humanos y las preocupaciones ambientales en el centro de las intervenciones.

Y mientras nos esforzamos por estructurar los grandes cambios que el mundo necesita de manera urgente, hay otra acción inmediata más cercana a nuestros hogares que sólo nosotras podemos asumir. La responsabilidad de proteger a quienes están luchando por un mundo mejor. Como sabemos por los limitados estudios sobre el empleo en la sociedad civil, las mujeres constituyen casi el 70% de la fuerza de trabajo de nuestro sector y están muy poco representadas en los puestos directivos. En el contexto de la pandemia COVID-19, esto significa que mientras las organizaciones luchan por mantenerse a flote en un contexto de recursos limitados y decrecientes, las mujeres serán las primeras en perder sus fuentes de sustento, al tiempo que tendrán una participación dolorosamente pequeña en las decisiones que sus organizaciones tomen para salir de esta crisis.

SGU 0804 fr 1El protocolo de seguridad social COVID-19 para la sociedad civil es ante todo un llamamiento para que seamos conscientes de que las personas con las que trabajamos y con las que colaboramos necesitan nuestro apoyo para mantener su bienestar en estos momentos, y que es la única manera de mantener nuestra resistencia y relevancia ante un futuro desesperadamente incierto. Si no contamos con fundamentos sólidos de confianza y autenticidad, nuestras organizaciones no serán capaces de soportar los tremendos desafíos a los que todos los organismos -grandes y pequeños- tendrán que responder en los próximos meses.

Durante esta semana, les invitamos a sumarse a un grupo cada vez mayor de líderes de la sociedad civil que se han comprometido a deliberar y adoptar medidas específicas para cada contexto y con plazos determinados para proteger a sus compañeras/os de trabajo de los efectos que la COVID-19 pueda ocasionar en su salud, en la sociedad y en la economía. Para empezar, 67 organizaciones -que representan una amplia y diversa gama de organismos locales e internacionales- han acordado que es importante reflexionar sobre los desafíos operativos a los que nos enfrentamos en este período y explicar claramente las medidas y estrategias institucionales que se están aplicando. Como verán en esta lista de organizaciones signatarias, la mayoría no son organizaciones grandes ni ricas en recursos. De hecho, cerca de dos tercios de las firmas recibidas hasta ahora son de organizaciones locales del sur global, que tienen recursos y capacidades limitadas para superar esta crisis inminente.

De este modo, el Protocolo COVID-19 debe ser un catalizador del proyecto que debemos poner en marcha urgentemente para sacar a la luz las debilidades inherentes a los modelos de financiación y funcionamiento en los que actualmente nos basamos. Así mismo, debe ir seguido de las minuciosas reformas que necesitamos para asegurar la verdadera capacidad de recuperación y sostenibilidad del sector. El Protocolo proporciona el breve pero importante respiro que necesitamos dentro de nuestras organizaciones para reflexionar y abordar estos retos tan difíciles e importantes, y cada uno de nosotros debe aportar su fuerza y valentía a este viaje.

En solidaridad,
Lysa John
Secretaria general de CIVICUS
@lysajohn

 

 

Manteniéndonos fieles a nuestra ambición: Prioridades de nuestra revisión de estrategia de medio término

Actualización de la Secretaría General

lysajohnQueridos miembros de CIVCUS y aliados,

Enero estuvo repleto de señales de que los próximos meses requerirán niveles significativamente mayores de ambición y de acción si nosotros, la sociedad civil, queremos mantenernos relevantes a los asuntos de actualidad.

Junto a las amenazas de agresión militar global y las devastadoras consecuencias de los incendios forestales en Australia en el primer mes del año, nos alarmó ver la rápida escalada de violencia en contra de los ciudadanos que protestaban –mayormente mujeres y jóvenes- en la India  y nos consternó la resistencia masiva contra la sociedad civil en Uganda. La introducción de nuevas reglas para el registro que amenazaron la operación de más de 12,000 ONG en el país, al tiempo que pusieron el trabajo de la comunidad LGBTIQ en riesgo significativo.

Y sin embargo, a pesar de estos tiempos difíciles, seguimos viendo a la sociedad civil actuar unida, con coraje y determinación. Si bien el nuevo reporte de Oxfam, Tiempo para el cuidado, llamó la atención de los medios de comunicación y tomadores de decisión a nivel global, el llamado del informe a ‘abolir a los millonarios’ y ‘luchar contra la desigualdad’ se convirtió en acción de calle en más de 30 países a través de protestas locales y eventos públicos. En Davos, jóvenes activistas por el clima incluyendo a Vanessa Nakate y Greta Thunberg demandaron acciones decisivas sobre la emergencia climática –un llamado que fue reforzado por un pronunciamiento conjunto de la sociedad civil pidiendo mayor responsabilidad sobre la justicia climática por parte de los tomadores de decisiones en el Foro Económico Mundial.

CIVICUS también se unió al llamado por una ‘Década de Acción’ para acelerar el progreso hacia el alcance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Celebramos el énfasis en las libertades cívicas del Secretario General de la ONU Antonio Guterres en su discurso a la Asamblea General sobre las prioridades 2020, y elogiamos los esfuerzos de gobiernos como el Dinamarca para asegurar que los objetivos de derechos humanos estén firmemente integrados en estrategias para el desarrollo sostenible.

Para CIVICUS, el ímpetu para revisar y refinar nuestras estrategias de cambio es tanto urgente como específico. Después de un exitoso Taller de estrategia y acción con miembros de CIVICUS, personal y Junta Directiva, los resultados de nuestra revisión de estrategia de medio término están ahora disponibles públicamente, resumidos en esta infografía – y señalan varias decisiones importantes que debemos tomar para aprovechar todo el potencial de nuestra ambición estratégica. El reporte de revisión identifica cinco temas prioritarios –coherencia, sistemas, simplicidad, liderazgo y metamorfosis – y hace dieciocho recomendaciones específicas para la acción. Estas incluyen, por un lado, la necesidad de invertir en un modelo de programa integral para el cambio y el diseño futuro, y por el otro, la importancia de trabajar con nuevos actores y fortalecer nuestro involucramiento con el ‘poder de la gente’.

El personal de CIVICUS y los miembros de la Junta Directiva estarán revisando durante febrero las recomendaciones que han surgido de la revisión de estrategia con la visión de integrar prioridades en planes inmediatos y futuros. Su retroalimentación en los lineamientos provistos por la revisión sería inmensamente útil en esta etapa. ¡Comparta sus ideas!

Las puede hacer llegar directamente a mí vía correo electrónico o a través de Twitter ¡Espero escuchar de usted!

En solidaridad,
Lysa John
Secretaria General, CIVICUS
@lysajohn

 

Democratizar la información es clave para que los activistas y grupos de base accedan a financiación

Por Anna Kolotovkina, pasante en CIVICUS en el área de recursos para la sociedad civil, voluntaria social y activista.

AnnaUna vez hablé con una mujer que durante muchos años ha ayudado a personas sin hogar en Siberia, Rusia, donde vivo. Ella y otros voluntarios coordinan se entre sí para preparar y repartir cenas calientes, recolectar y donar ropa y medicinas, y para ayudar a estas personas a obtener documentos, vivienda y trabajo. Realmente van más allá de sus posibilidades para hacer este trabajo. Cuando le mencioné la posibilidad de solicitar apoyo financiero como organización voluntaria, ella sonrió incrédula y me dijo: “¿Somos una organización? Solo somos personas con buenos corazones".

Sus palabras me impresionaron. El verano pasado, los voluntarios fueron clave para extinguir los enormes incendios forestales que afectaron a Siberia, mientras que los funcionarios estatales dijeron que combatir los incendios "no era económicamente rentable". La situación se repite en Australia, donde miles de bomberos voluntarios, personas, ONG y organizaciones de la sociedad civil (OSC) lideran los esfuerzos de emergencia durante el mayor incendio forestal en la historia de Australia.

Resulta que las "personas con buen corazón", incluyendo voluntarios, activistas, grupos comunitarios y OSC de todo el mundo, están resolviendo problemas sociales, económicos y ambientales que los estados no abordan, o lo hacen mal. También son los valientes que desafían la corrupción, protegen los derechos humanos y defienden la justicia climática y a las poblaciones más vulnerables.

Estas personas deben ser consideradas por sí mismas y por otros como sujetos clave de financiación y apoyo. El problema es que, en realidad, no tienen suficiente acceso a recursos y las prácticas de financiación generalizadas suelen excluirlas.

Solo el 15% de la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD) proporcionada por los estados de todo el mundo se dirige o canaliza a través de las OSC, y menos del 1% se destina directamente a las OSC en el sur global. Con demasiada frecuencia, las principales fuentes de financiamiento y filantropía para el desarrollo no priorizan a los grupos de base y pequeños, ni los esfuerzos ciudadanos que desafían el statu quo, sino que tienden a favorecer a las organizaciones más grandes y del norte.

Irónicamente, algunos recursos existentes y donantes que sí brindan este tipo de apoyo son difíciles de encontrar. La información sobre ellos y proporcionada por ellos mismos no es muy accesible para quienes más la necesitan. Esto me quedó claro al mapear y perfilar donantes durante mi pasantía en CIVICUS, una alianza global de la sociedad civil.

Hemos estado construyendo un directorio de donantes, ONG internacionales y otras entidades que proporcionan fondos y recursos no financieros a activistas, OSC y a grupos pequeños y menos formales de la sociedad civil, especialmente a los ubicados en el sur global. CIVICUS publicará este directorio en varios idiomas para hacerlo más accesible para quienes luchan por obtener este tipo de información.

Durante 4 meses, casi 200 sitios web de entidades que apoyan a la sociedad civil. Recopilé información para crear sus perfiles, los contacté y solicité aprobación para incluirlos en el directorio. Este ejercicio me permitió experimentar de primera mano algunos de los obstáculos que enfrentan los grupos antes mencionados al buscar el apoyo y la financiación adecuados.

Comencemos por la barrera del idioma: la mitad de los sitios web que consulté solo estaban disponibles en inglés, incluso cuando las organizaciones tenían como meta brindar ayuda en países que no hablaban inglés. Esto limita claramente la accesibilidad de la información y las oportunidades a un número considerable de activistas y OSC en algunos países de Europa del Este, Asia, África y América Latina que no hablan inglés del todo o lo suficiente como para navegar los sitios web en busca de información específica o para completar solicitudes de apoyo.

La siguiente barrera que enfrenté fue un poco inesperada. No pude abrir unos cinco sitios web porque el acceso a los usuarios con una dirección IP rusa estaba limitado por esas organizaciones o por restricciones aparentemente establecidas por mi país. Esto me hizo pensar en la cantidad de personas necesitadas pero ubicadas en países con limitaciones similares ... Yo superé este problema usando un servidor proxy configurado por nuestro experto en tecnología. ¿Podrían ellos de hacer lo mismo?

También me di cuenta de que la información proporcionada por las organizaciones de financiación y apoyo en sus sitios web no siempre era completa o útil. En casi el 50% de los sitios web pasé de 5 a 7 minutos reuniendo toda la información necesaria para comprender lo que hacen, el tipo de apoyo ofrecido, sus grupos meta, criterios de selección y procesos de solicitud, entre otros. Pero en la otra mitad, dediqué 15 -20 minutos, a veces más, y quedé con grandes dudas. ¿Eran o no un fondo? ¿Cómo, quién y cuándo pueden las personas acceder al soporte ofrecido? Muchos ni siquiera proporcionaron detalles básicos como números de teléfono o direcciones de correo electrónico.

Varias entidades que brindan asistencia, fondos y otros recursos de respuesta rápida a defensores de derechos humanos o grupos que enfrentan emergencias, amenazas y situaciones de alto riesgo (como amenazas de vida y encarcelamiento injusto) relacionadas con su activismo, no especificaron información crucial los tiempos de respuesta, duración de la asistencia ofrecida o criterios de selección.

Por último, muchas organizaciones no aceptan solicitudes espontáneas de apoyo, ¡pero no lo anuncian claramente en sus sitios web! Este hecho, como los criterios de selección, deberían incluirse y destacarse siempre en los sitios web para ahorrar tiempo, esfuerzos y frustraciones a quienes buscan ayuda y a quienes la brindan.

Estas barreras pueden parecer pequeñas para algunos, pero debemos pensar en los activistas y organizaciones que no tienen tiempo para navegar en la Web durante horas o días porque enfrentan situaciones urgentes o están demasiado ocupados haciendo trabajo de campo y no tienen personal dedicado a recaudar fondos. Otros también pueden carecer de las habilidades (lenguaje, alfabetización informática) o herramientas (software, buen acceso a Internet, una base de datos de contactos) necesarios. Y muchos otras, como la mujer voluntaria en mi ciudad, ni siquiera saben o creen que califican para recibir fondos.

Hay un largo camino por recorrer para democratizar el acceso a los recursos para la sociedad civil, pero podemos comenzar o acelerar ese camino democratizando el acceso a información práctica y de calidad sobre los recursos existentes y cómo se otorgan.

 

Democratizar la información es clave para que los activistas y grupos de base accedan a financiación

Por Anna Kolotovkina, pasante en CIVICUS en el área de recursos para la sociedad civil, voluntaria social y activista.

AnnaUna vez hablé con una mujer que durante muchos años ha ayudado a personas sin hogar en Siberia, Rusia, donde vivo. Ella y otros voluntarios coordinan se entre sí para preparar y repartir cenas calientes, recolectar y donar ropa y medicinas, y para ayudar a estas personas a obtener documentos, vivienda y trabajo. Realmente van más allá de sus posibilidades para hacer este trabajo. Cuando le mencioné la posibilidad de solicitar apoyo financiero como organización voluntaria, ella sonrió incrédula y me dijo: “¿Somos una organización? Solo somos personas con buenos corazones".

Sus palabras me impresionaron. El verano pasado, los voluntarios fueron clave para extinguir los enormes incendios forestales que afectaron a Siberia, mientras que los funcionarios estatales dijeron que combatir los incendios "no era económicamente rentable". La situación se repite en Australia, donde miles de bomberos voluntarios, personas, ONG y organizaciones de la sociedad civil (OSC) lideran los esfuerzos de emergencia durante el mayor incendio forestal en la historia de Australia.

Resulta que las "personas con buen corazón", incluyendo voluntarios, activistas, grupos comunitarios y OSC de todo el mundo, están resolviendo problemas sociales, económicos y ambientales que los estados no abordan, o lo hacen mal. También son los valientes que desafían la corrupción, protegen los derechos humanos y defienden la justicia climática y a las poblaciones más vulnerables.

Estas personas deben ser consideradas por sí mismas y por otros como sujetos clave de financiación y apoyo. El problema es que, en realidad, no tienen suficiente acceso a recursos y las prácticas de financiación generalizadas suelen excluirlas.

Solo el 15% de la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD) proporcionada por los estados de todo el mundo se dirige o canaliza a través de las OSC, y menos del 1% se destina directamente a las OSC en el sur global. Con demasiada frecuencia, las principales fuentes de financiamiento y filantropía para el desarrollo no priorizan a los grupos de base y pequeños, ni los esfuerzos ciudadanos que desafían el statu quo, sino que tienden a favorecer a las organizaciones más grandes y del norte.

Irónicamente, algunos recursos existentes y donantes que sí brindan este tipo de apoyo son difíciles de encontrar. La información sobre ellos y proporcionada por ellos mismos no es muy accesible para quienes más la necesitan. Esto me quedó claro al mapear y perfilar donantes durante mi pasantía en CIVICUS, una alianza global de la sociedad civil.

Hemos estado construyendo un directorio de donantes, ONG internacionales y otras entidades que proporcionan fondos y recursos no financieros a activistas, OSC y a grupos pequeños y menos formales de la sociedad civil, especialmente a los ubicados en el sur global. CIVICUS publicará este directorio en varios idiomas para hacerlo más accesible para quienes luchan por obtener este tipo de información.

Durante 4 meses, casi 200 sitios web de entidades que apoyan a la sociedad civil. Recopilé información para crear sus perfiles, los contacté y solicité aprobación para incluirlos en el directorio. Este ejercicio me permitió experimentar de primera mano algunos de los obstáculos que enfrentan los grupos antes mencionados al buscar el apoyo y la financiación adecuados.

Comencemos por la barrera del idioma: la mitad de los sitios web que consulté solo estaban disponibles en inglés, incluso cuando las organizaciones tenían como meta brindar ayuda en países que no hablaban inglés. Esto limita claramente la accesibilidad de la información y las oportunidades a un número considerable de activistas y OSC en algunos países de Europa del Este, Asia, África y América Latina que no hablan inglés del todo o lo suficiente como para navegar los sitios web en busca de información específica o para completar solicitudes de apoyo.

La siguiente barrera que enfrenté fue un poco inesperada. No pude abrir unos cinco sitios web porque el acceso a los usuarios con una dirección IP rusa estaba limitado por esas organizaciones o por restricciones aparentemente establecidas por mi país. Esto me hizo pensar en la cantidad de personas necesitadas pero ubicadas en países con limitaciones similares ... Yo superé este problema usando un servidor proxy configurado por nuestro experto en tecnología. ¿Podrían ellos de hacer lo mismo?

También me di cuenta de que la información proporcionada por las organizaciones de financiación y apoyo en sus sitios web no siempre era completa o útil. En casi el 50% de los sitios web pasé de 5 a 7 minutos reuniendo toda la información necesaria para comprender lo que hacen, el tipo de apoyo ofrecido, sus grupos meta, criterios de selección y procesos de solicitud, entre otros. Pero en la otra mitad, dediqué 15 -20 minutos, a veces más, y quedé con grandes dudas. ¿Eran o no un fondo? ¿Cómo, quién y cuándo pueden las personas acceder al soporte ofrecido? Muchos ni siquiera proporcionaron detalles básicos como números de teléfono o direcciones de correo electrónico.

Varias entidades que brindan asistencia, fondos y otros recursos de respuesta rápida a defensores de derechos humanos o grupos que enfrentan emergencias, amenazas y situaciones de alto riesgo (como amenazas de vida y encarcelamiento injusto) relacionadas con su activismo, no especificaron información crucial los tiempos de respuesta, duración de la asistencia ofrecida o criterios de selección.

Por último, muchas organizaciones no aceptan solicitudes espontáneas de apoyo, ¡pero no lo anuncian claramente en sus sitios web! Este hecho, como los criterios de selección, deberían incluirse y destacarse siempre en los sitios web para ahorrar tiempo, esfuerzos y frustraciones a quienes buscan ayuda y a quienes la brindan.

Estas barreras pueden parecer pequeñas para algunos, pero debemos pensar en los activistas y organizaciones que no tienen tiempo para navegar en la Web durante horas o días porque enfrentan situaciones urgentes o están demasiado ocupados haciendo trabajo de campo y no tienen personal dedicado a recaudar fondos. Otros también pueden carecer de las habilidades (lenguaje, alfabetización informática) o herramientas (software, buen acceso a Internet, una base de datos de contactos) necesarios. Y muchos otras, como la mujer voluntaria en mi ciudad, ni siquiera saben o creen que califican para recibir fondos.

Hay un largo camino por recorrer para democratizar el acceso a los recursos para la sociedad civil, pero podemos comenzar o acelerar ese camino democratizando el acceso a información práctica y de calidad sobre los recursos existentes y cómo se otorgan.

 

Ha llegado el momento de una colaboración radical: nuestra experiencia de co-creación con CIVICUS

Por: El equipo de co-creación

YAL LogoLos desafíos del activismo de base

Los ciudadanos se están organizando y movilizando de maneras nuevas y creativas. Con nuevas herramientas, es más fácil que nunca que los ciudadanos se reúnan y emprendan acciones colectivas. Sin embargo, en demasiadas partes del mundo, las libertades civiles están gravemente amenazadas y el entorno para la sociedad civil es extremadamente paralizante. La confianza en la sociedad civil se está poniendo a prueba como nunca antes. Para complicar aún más la situación, el nivel de recursos disponibles dificulta que las organizaciones de base del Sur defiendan un cambio sostenible.

Los jóvenes están en el centro de innumerables movimientos que trabajan para garantizar la seguridad de las comunidades y un medio ambiente protegido para ellos mismos y para las generaciones futuras. Se esfuerzan por resistir las formas de injusticia sistémica en sus comunidades, países y regiones. Sin embargo, su trabajo se ve particularmente afectado por las crecientes amenazas a la sociedad civil.  Los jóvenes activistas del siglo XXI se organizan de manera descentralizada, informal y revolucionaria, a menudo en contradicción con los métodos de trabajo tradicionales. Cada vez más, los jóvenes activistas no se alinean con las estructuras tradicionales de la sociedad civil y se enfrentan a muchos obstáculos por esta razón.

¿Por qué es tan importante la financiación de los grupos dirigidos por jóvenes? 

Basándose en las experiencias de los jóvenes miembros de CIVICUS y en una amplia investigación sobre las tendencias de financiación de los grupos dirigidos por jóvenes en el Sur, CIVICUS llegó a la conclusión de que es imperativo considerar un mecanismo de financiación alternativo que garantice al mismo tiempo una participación efectiva de los jóvenes a fin de crear un sector sostenible, resistente, diverso y abierto. 

Actualmente, la mayoría de los grupos dirigidos por jóvenes operan con un presupuesto de 10.000 dólares al año. La mayoría de los fondos que reciben no son sostenibles y se destinan a proyectos. Esto conduce a menudo a un abuso sistemático del trabajo juvenil y, en última instancia, al agotamiento y a la falta de compromiso. 

La cuestión de cómo financiar mejor a los activistas de base y a los movimientos que trabajan en el Sur ha despertado el interés de los donantes y las organizaciones de la sociedad civil. En este contexto y con el objetivo de avanzar hacia una sociedad civil más dinámica, con capacidad de acción y recursos para lograr un mundo más justo y sostenible, CIVICUS y la Agencia Noruega de Cooperación para el Desarrollo firmaron en 2018 un acuerdo de tres años para diseñar, probar y ampliar una nueva iniciativa para explorar plenamente estrategias y técnicas alternativas en términos de financiación, con el fin de mejorar los recursos de los movimientos de base y los activistas que trabajan en el Sur global.

Diseñar soluciones en conjunto 

En julio de 2019, CIVICUS convocó a un equipo de co-creación de jóvenes para participar en un proceso de creación de un programa único para activistas de base. Después de un riguroso proceso de selección, nuestro equipo de nueve jóvenes activistas de Asia-Pacífico, África del Este, Occidental y del Sur, Oriente Medio, América Latina y el Caribe fueron seleccionados, con un equilibrio regional excepcional, diversidad, creatividad y dedicación. Estuvimos encantados de embarcarnos en este viaje de co-creación para diseñar métodos de trabajo alternativos, equitativos, flexibles e innovadores entre jóvenes activistas y organizaciones de la sociedad civil. 

Nos llamamos "equipo Ubuntu" porque creemos que los problemas globales son demasiado complejos para ser tratados de forma aislada, pero requieren un enfoque colectivo e interrelacionado para resolverlos. El equipo se centra en la filosofía "Ubuntu", que significa "Yo soy, porque somos". Con una riqueza de experiencias diversas y complementarias, tenemos un promedio colectivo de 7 años de experiencia en los temas de participación ciudadana y derechos humanos, innovaciones democráticas, desarrollo comunitario, igualdad de género, diversidad e inclusión, educación, medio ambiente y seguridad alimentaria en la sociedad civil, gobiernos y ONG, y organizaciones internacionales.

Diseño del Laboratorio de Acción Juvenil

Nuestro equipo se reunió en septiembre de 2019 en Johannesburgo, Sudáfrica, y lanzó el proceso de co-creación de un nuevo prototipo, gracias al cual nació el Laboratorio de Acción Juvenil. 

El Laboratorio de Acción Juvenil es un laboratorio de co-creación de un año para jóvenes activistas de base basados en el Sur global, que trabajan para apoyar a sus movimientos para que sean más resilientes y sostenibles, en su búsqueda de un mundo más sostenible y equitativo. El Laboratorio es un espacio innovador, seguro, activo, inclusivo, colectivo, representativo y conectado, tanto en la esfera virtual como en la física, para activistas de base, que tiene en cuenta la diversidad de contextos y ecosistemas para ayudarlos a prosperar en su comunidad. Los participantes en el Laboratorio se esfuerzan por fortalecer la solidaridad política y las redes, fomentar la capacidad para participar en procesos políticos y acceder a los recursos necesarios para apoyar su movimiento. El Laboratorio servirá de centro para poner a prueba nuevos métodos de trabajo en la sociedad civil y movilizar las enseñanzas de todos los sectores en apoyo de los movimientos dirigidos por jóvenes.

¡Ya está abierta la inscripción para el Laboratorio de Acción Juvenil! Haga clic aquí para más información. La fecha límite para la recepción de solicitudes es  el 5 de febrero de 2020. Póngase en contacto con para obtener más información.

 

Desafiante e imperturbable: Un año de extraordinario activismo cívico

Últimas noticias de la secretaria general (Dic 2019)

Estimada(o)s miembros y aliados de CIVICUS,

Lysa John portraitEstamos terminando el año tal y como lo empezamos, asombrados por cómo la sociedad civil y la ciudadanía se han mostrado imparables a pesar de la reacción generalizada y a menudo brutal de los gobiernos. Continuamos con el firme propósito de contribuir a reforzar las luchas por los derechos humanos y la justicia social en todos los países y comunidades.

Desde Jartum hasta Hong Kong, pasando por Chile, Líbano y Malta, hemos visto protestas cívicas a gran escala contra los fracasos de los gobiernos. En otras partes del mundo, la gente se ha organizado en cantidades sin precedentes, incluso a través de movilizaciones como la huelga climática mundial, en la que participaron más de 7 millones de personas en 150 países, para exigir cambios fundamentales en la gobernanza mundial y la responsabilidad de las empresas.

Lo que tienen en común todas las protestas tienen es la ira y la frustración con los sistemas políticos y económicos que no respetan los derechos y no satisfacen las necesidades. Como hemos observado en nuestro informe sobre el estado de la sociedad civil, la mayoría de las protestas empezaron siendo pequeñas -a menudo abordando cuestiones locales específicas- pero rápidamente crecieron y abarcaron preguntas más profundas sobre la gobernabilidad, la democracia y los derechos humanos. Además, la gente ha promovido nuevas formas para organizarse y exigir cambios a pesar de las severas restricciones al derecho a la protesta.

Nuestro último informe, People Power Under Attack 2019, se basa en la documentación de 536 casos sobre derechos fundamentales de todo el mundo. En un breve lapso de un año, hemos registrado casos de detención de manifestantes, perturbaciones de las protestas o el uso excesivo de la fuerza para impedir que la gente ejerciera plenamente su derecho de reunión pacífica en 96 países de todo el mundo. El CIVICUS Monitor ha documentado la detención de manifestantes y el uso excesivo de la fuerza para dispersar y desbaratar las protestas en países con clasificaciones cerradas o reprimidas como Egipto, Honduras, Irak y Zimbabwe, pero también en países donde la gente ha podido ejercer sus libertades sin mayores obstáculos, como Bélgica, Canadá, Francia y Panamá.

Nuestras calificaciones actualizadas en 2019 revelan que sólo el 3 % de la población mundial vive ahora en países en los que sus derechos fundamentales están protegidos y son respetados en general: el año pasado fue del 4 %. Dos democracias importantes -Nigeria e India- están a sólo un paso de alcanzar la peor calificación del CIVICUS Monitor. Esto ha contribuido a un aumento dramático en el número de personas que ahora viven en estos contextos, un 40% de la población mundial, frente al 19% del año pasado. Les invitamos a examinar más de cerca los últimos hallazgos del CIVICUS Monitor y a hacernos saber cómo podemos fortalecer los esfuerzos para proteger y expandir las libertades cívicas en su país y en su región. Por otra parte, hemos publicado dos informes más a lo largo del mes pasado son excelentes recursos para recibir información sobre los análisis y las estrategias relacionadas con la sociedad civil. Nuestro informe “A contracorriente” evalúa el impacto del surgimiento de grupos antiderechos en la sociedad civil, mientras que el informe “No seremos silenciados” hace balance de las crecientes restricciones a las que se enfrentan los activistas climáticos en todo el mundo.

En línea con el aumento de los movimientos para una rendición de cuentas dinámica en todo el mundo, este año hemos dedicado una buena cantidad de tiempo a revisar cuán efectivos son nuestros esfuerzos en CIVICUS en relación con los resultados que nos hemos comprometido a lograr en nuestro plan estratégico para 2017-22. Muchos de ustedes recordarán que el plan actual fue desarrollado gracias a una gran cantidad de aportaciones y de participación de toda la alianza.

Desde agosto de este año, hemos tenido la oportunidad de reunir a diferentes partes interesadas, incluyendo la junta directiva, el personal de CIVICUS y los miembros de la alianza, para hacer un balance de los avances que hemos logrado hasta ahora y ofrecer recomendaciones sobre los resultados a los que debemos dar prioridad en los dos últimos años de nuestro plan estratégico. Entre las actividades realizadas destacamos la "Encuesta anual para los grupos representados", que ha sido una importante fuente de intercambio de información sobre lo que estamos haciendo bien y lo que necesitamos mejorar en este contexto.

La junta directiva y el personal de CIVICUS también han combinado esfuerzos para crear un marco de información estratégica destinado a optimizar los resultados del aprendizaje y la rendición de cuentas en toda la alianza. La actualización de nuestras recomendaciones para la presentación de informes incluye ahora revisiones mensuales a nuestros miembros, informes trimestrales de análisis de tendencias de nuestra base de datos online y oportunidades para participar en las cuestiones críticas de aprendizaje que se describen en nuestro marco de rendición de cuentas. En términos más generales, la iniciativa 'Resilient Roots' nos ha permitido aportar nuevas fórmulas que priorizan los resultados relacionados con la rendición de cuentas a largo plazo y la resiliencia en contextos de espacio cívico restringido. El trabajo realizado durante este período a través de AGNA, el grupo de diversidad e inclusión para el trabajo en red y la acción (DIGNA) y las plataformas de Innovación para el Cambio son otros ejemplos de cómo un enfoque de colaboración para fortalecer la legitimidad y el impacto de la sociedad civil enriquece nuestro trabajo en lo esencial.

Esperamos poder compartir más sobre los resultados de nuestra revisión de la estrategia a medio plazo en enero, y estimamos que las recomendaciones generadas permitirán aumentar las oportunidades de solidaridad y acción conjunta en toda la alianza. Ahora tenemos el doble de miembros de CIVICUS que el año pasado, de los cuales un número significativo son jóvenes generadores de cambio. Nuestro mayor alcance de más de 8.500 miembros en 165 países nos brinda una oportunidad increíble para fortalecer la legitimidad y el impacto de la sociedad civil. Al hacerlo, debemos seguir desafiándonos a integrar la diversidad y democratizar los recursos de manera que beneficien directamente a quienes están en primera línea de la lucha por los derechos humanos y la justicia social. Debemos ser capaces de demostrar de manera decisiva cómo nuestras acciones e inversiones están marcando la diferencia para las comunidades en los contextos más restrictivos y marginados del mundo.

En 2020, debemos mirar más allá de los mandatos institucionales para situarnos firmemente en el camino de un cambio más amplio que conecte e inspire una acción transformadora en todo el mundo.

Saludos cordiales,

Lysa John
Secretary-General, CIVICUS
@lysajohn

 

¡Celebrando nuestro derecho a protestar!

Actualización de la Secretaría General (Agosto-Septiembre 2019)

Lysa John headshot

En un contexto de crecientes ataques al espacio cívico alrededor del mundo, es mucho más inusual tener la oportunidad de celebrar el avance alcanzado a través de la sociedad civil y el activismo ciudadano alrededor del mundo. Afortunadamente, los meses de agosto y septiembre han estado repletos de casos inspiradores en los que el trabajo de CIVICUS ha hecho la diferencia, y que demuestran cómo la gente común está más lista que nunca para superar las restricciones y realizar acciones directas por las causas en las que creen.

 

Un tributo al poder de la solidaridad

El activista palestino de derechos humanos Ameer Makhoulr compartió un conmovedor homenaje sobre el valor de los mensajes y acciones de solidaridad llevados a cabo por CIVICUS a lo largo de sus 9 años de encarcelamiento. En un correo electrónico enviado algunas semanas después de su liberación este año, manifestó: “…en los nueve años recibí más de mil cartas y postales de solidaridad de todo el mundo. Dos cosas hacen que los prisioneros se sientan felices y recordados; las visitas familiares de 45 minutos cada dos semanas y las cartas de solidaridad…cuando pienso en solidaridad, CIVICUS es lo primero que viene a mi mente, nunca olvidaré su respaldo y su apoyo a mi familia y a mí”.

Nos llena de un increíble orgullo haber apoyado a Ameer en su lucha por la justicia. Como miembros de CIVICUS, tenemos un rol importante que jugar apoyando y honrando los esfuerzos de defensores y defensoras de derechos humanos alrededor del mundo. Nuestra recientemente lanzada Caja de Herramientas para la Resiliencia en Protestas, en este contexto, es un recordatorio útil de todas las estrategias y tácticas que hemos desarrollado en la sociedad civil para fomentar la colaboración y superar los retos en el diseño e implementación de acciones directas para el cambio.

Uniendo fuerzas para la acción cívica global

SPEAK 2019 banner

Durante septiembre, hemos tenido muchas oportunidades de unirnos a movilizaciones globales por la acción climática, el desarrollo sostenible y la justicia social. Como parte de la iniciativa SPEAK!, los socios de CIVICUS organizaron 179 eventos en 55 países, desde diálogos por la paz en el Congo y Kenia hasta talleres sobre seguridad digital en Pakistán. SPEAK! es una campaña global coordinada anualmente que busca derribar las divisiones sociales y permitir el involucramiento entre diversos grupos de personas.

En otras partes del mundo, fuimos parte de las acciones de #StandTogetherNow que llamaron la atención sobre el cumplimiento oportuno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y marchamos junto a los millones de personas que inspirados salieron en apoyo de la ‘Huelga Mundial por el Clima’ en diferentes partes del mundo, incluyendo Johannesburgo, Berlín y Sao Paulo. Lee aquí nuestra entrevista con Arshak Makichyan, el estudiante que inició huelgas semanales por el clima en Moscú a inicios de este año, y que ahora es acompañado por estudiantes en otras ciudades de Rusia y el mundo como parte de la campaña #LetRussiaStrikeForClimate.

Fortaleciendo nuestros recursos e investigación para el espacio cívico

En seguimiento a la excelente respuesta a nuestro estudio sobre las alternativas en recursos para la sociedad civil, publicado a inicios de este año, hemos concluido un análisis del financiamiento para el desarrollo en América Latina, en alianza con la organización colombiana emergente, Innpactia. La revisión de más de 6,500 llamados a propuesta – por un total de 5.9 billones de dólares americanos provenientes de 2,000 donantes – expone las barreras que enfrentan las organizaciones locales y organizaciones que buscan el cambio en la región cuando intentan acceder a recursos a través de subvenciones. Adicionalmente, únicamente entre 3 y 6 por ciento de los llamados a propuesta brindaron apoyo a actividades relacionadas con derechos humanos y fortalecimiento de las OSC.

En agosto tuvimos la oportunidad, además, de reunir a los principales socios de investigación de nuestra plataforma virtual de seguimiento al espacio cívico, el CIVICUS Monitor. El grupo revisó las oportunidades y retos relacionados a la metodología y el abordaje en general del Monitor, a la vez que acordó una serie de prioridades que necesitan influenciar su trabajo a futuro. Lo anterior incluye poner en marcha mecanismos que permitirán el acceso a mayores niveles de desagregación de datos, con un enfoque más fuerte en reportes específicos de país y hallazgos a nivel sub-regional.

¡Actúa con CIVICUS!

  • Revisa nuestro Plan Anual 2019-2020 y ¡déjanos saber cómo vamos en el cumplimiento de nuestras prioridades estratégicas!
  • Ponte al día con los abordajes no tradicionales a los recursos financieros y la sostenibilidad con la “Guía Modelo para el Financiamiento Alternativo” para Organizaciones de la Sociedad Civil en África. La guía ha sido desarrollada con la retroalimentación de agencias en 10 países, y está disponible en inglés y francés.
  • Mantente atento a oportunidades de entrenamiento e intercambio disponibles a través del Grupo de Afinidad de Asociaciones Nacionales - AGNA por sus siglas en inglés. Estas incluyen nuevas herramientas en la plataforma de Legitimidad, Transparencia y Rendición de Cuentas de AGNA disponibles aquí.
  • Descubre cómo estamos aplicando los principios de Rendición de Cuentas a los Constituyentes Primarios en CIVICUS y ¡déjanos saber cómo tu organización se relaciona a nuestro trabajo en Raíces Resilientes!

En solidaridad,
Lysa John
Secretaria General, CIVICUS
@lysajohn

 

Lo que dicen los electores sobre CIVICUS en 2019

Por Marina Cherbonnier, especialista participación de los miembros de CIVICUS

Final ACS Infog Spanish 2019 WhiteCada año, preguntamos a los miembros de CIVICUS qué piensan de CIVICUS - la alianza global de más de 8.000 organizaciones, movimientos e individuos. La visión de CIVICUS es crear una comunidad de ciudadanos informados, inspirados y comprometidos que se movilicen para hacer frente a los desafíos que enfrenta la humanidad. Los componentes de CIVICUS están en el corazón de esta visión, por lo que es importante que trabajemos juntos para identificar nuestros éxitos, áreas de mejora y nuevas ideas. Esto fortalece nuestro trabajo como alianza y nos ayuda a tener más impacto y relevancia.

Queremos agradecer a los 736 encuestados que se tomaron el tiempo para compartir sus comentarios, si no pudo participar, ¡utilice el formulario de comentarios de CIVICUS para contactarnos en cualquier momento del año!

Lo que hemos aprendido

El número de respuestas a la encuesta aumentó significativamente - un 60% más que en 2018 -, pero el número de miembros también aumentó. La puntuación neta de la recomendación (NPS) se mantuvo en el promedio (42), similar a la de 2018. Una NPS se expresa en un intervalo de -100 a 100 y refleja la satisfacción de los encuestados sobre un tema específico o sobre una organización en su conjunto. Esta puntuación podría explicarse en parte por el número de entrevistados que todavía eran nuevos miembros y que, por lo tanto, no podían dar una opinión firme sobre la Alianza, como algunos han mencionado. Las NPS de los miembros hispanohablantes han disminuido significativamente y han expresado que no se sienten suficientemente involucrados en las actividades de CIVICUS.

También recibimos muchos comentarios positivos, en particular sobre quiénes somos como alianza CIVICUS, su visión, valor agregado y esfuerzos para ser una alianza dirigida por los miembros, inclusiva y responsable. También se aplaudió el trabajo con los jóvenes, la promoción, la creación de capacidad y el apoyo a la financiación y la recaudación de fondos. Cabe señalar que esto incluye no sólo la financiación directa, sino también el desarrollo de la capacidad (por ejemplo, talleres) y el establecimiento de redes para ayudar a fortalecer la movilización de recursos. Por último, se subrayó que CIVICUS es un lugar privilegiado para aprender y comprender mejor a la sociedad civil y las formas innovadoras de actuar, a través de todas las actividades de investigación, información y comunicación.

Al mismo tiempo, y como en el año anterior, lo que CIVICUS parece estar haciendo bien es también lo que necesita mejorar. Los miembros han pedido:

  • Pasar de las palabras a la acción como sociedad civil, abordando las cuestiones de la competencia y la dinámica de poder en el sector.
  • Mayor proximidad al terreno y descentralización y colaboración con las secciones regionales y nacionales.
  • Estimular la participación de los miembros y la gobernanza de CIVICUS dirigida por los miembros, mejorando las oportunidades de participación de los miembros y haciéndolas más explícitas e inclusivas.
  • Aumentar la participación de los jóvenes, incluyendo un liderazgo más fuerte y la participación de los miembros jóvenes en los programas y actividades de CIVICUS.
  • Mejor apoyo a la recaudación de fondos, en particular a través de una mejor retroalimentación a los candidatos que no han tenido éxito y de la creación de capacidad.
  • Un conjunto de necesidades específicas de promoción y creación de capacidades, así como más servicios de información y espacios de diálogo.

Toda esta información se incorporará a la revisión estratégica de medio plazo que está ahora en curso y contribuirá así a evaluar nuestra estrategia y nuestros programas. Las diversas contribuciones temáticas se compartirán con los miembros del personal de CIVICUS, según sus áreas de especialización, para su posterior revisión e integración en su trabajo siempre que sea posible. De hecho, una de las principales limitaciones es que en algunas de las sugerencias de los miembros se mencionan sólo una vez en las respuestas de la encuesta y, por lo tanto, debemos entender si responden a una necesidad colectiva o a una solicitud única. En este último caso, evaluaremos hasta qué punto podemos responder a ellas y cómo podemos darles prioridad. Este tema será discutido en detalle por los miembros votantes, incluyendo la junta directiva y el secretariado de CIVICUS, en la asamblea general anual (AGM) en noviembre y en los próximos meses.

8 maneras en que la respuesta de los constituyentes de CIVICUS condujo a la acción en 2019

Para responder a las principales preguntas y sugerencias planteadas por los miembros a través de la encuesta anual de 2018, el secretariado de CIVICUS utilizó la información aportada para configurar la estrategia anual y tomó las siguientes medidas concretas:

  1. El secretariado ha estado prosperando para construir una verdadera cultura organizacional dirigida por los miembros entre el personal y la alianza. También se centró en conectar mejor a los miembros como comunidad a través de la acción colectiva (por ejemplo, a través de la semana internacional de la sociedad civil, los diálogos y las consultorías sobre democracia, la participación en el Consejo de Derechos Humanos, las declaraciones firmadas, las iniciativas de la juventud, etc.). Esto implicaba aumentar la capacidad de los miembros para participar plenamente y mantenerse al día sobre las actividades de CIVICUS a través de llamamientos a la acción más abiertos. Estamos encantados de ver que el sentimiento de formar parte de una familia de personas con ideas afines que trabajan por un mundo mejor a nivel mundial, regional y nacional se está haciendo cada vez más fuerte.

  2. Se diseñó una nueva línea de trabajo y se contrató a una coordinadora para garantizar una mayor diversidad e inclusión en CIVICUS, así como en la sociedad civil en general, y, en última instancia, que nadie se quede atrás y que todo el mundo tenga el espacio y la capacidad para participar.
  1. La estrategia y las prácticas de comunicación de CIVICUS fueron revisadas para analizar la visión en torno a CIVICUS en tanto que alianza global, mientras se continuaba publicando nueva información sobre el papel de la sociedad civil en todo el mundo y sobre cómo comprometerse mejor como sociedad civil.
  1. Mientras que AGNA - el Grupo de Afinidad de Asociaciones Nacionales - y el programa DataShift (por ejemplo) están actualizados en el desarrollo del aprendizaje mutuo, se contrató a un nuevo consultor para explorar formas de ofrecer más oportunidades para fortalecer las capacidades de la sociedad civil, incluso a través de la asesoría, así como para aportar más valor a los numerosos conjuntos de herramientas de CIVICUS que se encuentran disponibles en línea. El equipo tiene como objetivo crear programas de desarrollo de capacidades - y seguir haciéndolo de manera participativa - en torno a oportunidades específicas de participación de los miembros, con el fin de aumentar nuestro impacto como alianza de miembros (por ejemplo, en la promoción, la oratoria, las comunicaciones, la seguridad digital, los derechos humanos, la participación de la comunidad, el liderazgo, el pensamiento estratégico, etc.).
  1. El equipo se ha esforzado por mejorar la defensa de los intereses de la ciudadanía de a pie y se ha mantenido al día en la creación de vías para que los miembros formen parte de los debates estratégicos clave, mediante la creación de sinergias y la inclusión entre los miembros, especialmente a través del flujo de trabajo de las Naciones Unidas en la ONU.
  1. A lo largo del diseño e implementación de una nueva política de membresía, el equipo reevaluó las condiciones de la membresía y los procesos de verificación para hacerlos más inclusivos y aún más fuertes para asegurar la credibilidad de la alianza.
  1. Mientras que los miembros reconocieron que el personal de CIVICUS era inspirador, transparente, cálido y competente, el equipo se centró en la creación de mecanismos de retroalimentación y circuitos más sólidos (por ejemplo, revisar el proceso anual de la encuesta de grupos de interés) para fortalecer la comunicación bidireccional con los miembros. Aún queda mucho por hacer, no sólo para impulsar las comunicaciones bidireccionales del secretariado con los miembros, sino también las comunicaciones de los miembros con otros miembros, que serán fundamentales en el próximo año.
  1. Impulsar la acción a nivel nacional y regional y crear más capacidades y oportunidades de trabajo en red entre los miembros y los socios son hitos para la segunda fase del plan estratégico 2017-2022, ¡que comienza ahora!

 

Cómo favorecer que los miembros dirijan verdaderamente la Alianza CIVICUS

Por Belen Giaquinta y Merle Rutz

Como alianza mundial, CIVICUS mantiene en su esencia e identidad los principios del «poder ciudadano» y de los valores democráticos. CIVICUS no existiría sin sus miembros y socios: su presencia, necesidades, voces y acciones colectivas. CIVICUS también crece con el objetivo aplicar este principio dentro de su secretaría al involucrar plenamente a los miembros del personal en la definición y el diseño de decisiones y acciones estratégicas que se relacionan directamente con sus misiones. Pero ¿cómo podemos fortalecer de manera progresiva el liderazgo de los distintos miembros de CIVICUS?

Uso de un enfoque para la rendición de cuentas centrada en los miembros

En los últimos dos años, la secretaría de CIVICUS ha probado un enfoque y una metodología centrada en los miembros llamada rendición de cuentas a los grupos y personas para las que la organización trabaja (o Primary Constituency Accountability (PCA) en inglés) — ¡disculpe la jerga! — que coloca a las bases, es decir, a USTED y a los miembros de CIVICUS, en el centro de las estructuras de gobierno y de toma de decisiones de la alianza. Esto significa que las experiencias y necesidades de los miembros de CIVICUS son fundamentales para determinar una línea de actuación o evaluar el desempeño de CIVICUS. En la práctica esto requiere una interacción continua y activa con los miembros, a menudo mediante consultas, debates y comunicaciones sobre todos los aspectos del trabajo de CIVICUS con la seguridad de que se cerrará en ciclo de retroalimentación.

 Member_Blog.png

 Participación de los simpatizantes, beneficiarios, activistas, personal, donantes, etc. de las OSC.

¿Cómo participarán los miembros de CIVICUS en la revisión estratégica de la alianza durante los próximos meses?

La secretaría de CIVICUS se ha esforzado en construir en el seno del personal y de la alianza una cultura organizativa verdaderamente dirigida por sus miembros. Hoy solicitamos su contribución y participación a través de las siguientes vías: 

  • Durante el mes de agosto, varios equipos de CIVICUS se pusieron en contacto con miembros, socios y simpatizantes para conocer cuáles creen que son los logros y las deficiencias más significativos de CIVICUS en el año 2018-2019 y por qué son importantes para ellos. Sus ideas también estructurarán la revisión intermedia de la Estrategia 2017-2022 de CIVICUS, la cual estamos llevando a cabo en estos momentos y hasta la próxima asamblea general anual de noviembre.
  • Un mayor número de voces de la alianza participará mediante discusiones en grupos focales, entrevistas y la Encuesta Anual de Miembros. Desde aquí podrá acceder a la encuesta y a los resultados de 2018 y permanezca conectado para conocer pronto los resultados de la encuesta de 2019.

Además, esté pendiente de las nuevas vías de comunicación bidireccionales entre la secretaría y los miembros, así como entre los miembros, a través de una plataforma digital para miembros que será clave para la construcción de una alianza liderada por sus miembros el próximo año. Esté atento al cierre del ciclo de retroalimentación del proceso de revisión estratégica de mitad de período en diciembre; en esa fecha le daremos a conocer los cambios y compromisos que realizaremos para mejorar la Alianza CIVICUS. 

También estamos colaborando con algunos subgrupos de miembros en el marco de la rendición de cuentas a los grupos y personas para y con los que trabajamos (PCA): Dentro de la iniciativa Resilient Roots, estamos probando de manera específica el PCA con 14 organizaciones de todo el mundo para saber si una mayor rendición de cuentas hacia los grupos y personas para y con los que trabajan también las hace más resilientes frente a las amenazas relacionadas con el espacio cívico, es decir, con las libertades de expresión, asociación y reunión. Para asegurarse de que CIVICUS predica con el ejemplo, la secretaría ha estado implementando cada vez más enfoques de rendición de cuentas en los últimos 18 meses, tal y como se describe en el Marco de Rendición de Cuentas de la organización y más abajo en este blog.

¿Cómo aplica CIVICUS este enfoque dentro de su propia secretaría?

 Member_Blog.2png.pngPracticar lo que predicamos

Las grupos y personas para y con los que la Alianza CIVICUS trabaja son sus miembros, y el personal, la base principal de la secretaría de CIVICUS. Por consiguiente, la secretaría debe velar por que todo el personal (y no sólo los altos cargos) participe de manera significativa en el establecimiento de prioridades para toda la organización que sirvan de base para los planes de trabajo anuales. A raíz de esto, en marzo de 2019, tuvo lugar un debate en línea de gran importancia (incluidas las conversaciones abiertas en la intranet de la organización, seminarios web, etc.), así como una intensa colaboración sobre los documentos de planificación. Se invitó a todo el personal a compartir sus distintos puntos de vista y a plantear nuevas ideas, lo que garantizó una mayor coherencia entre las actividades de los equipos. 

Gracias a este proceso de rendición de cuentas a los grupos para y con los que trabajamos, personas de la secretaría de CIVICUS que no se suelen expresar se sintieron empoderadas para formular comentarios y así influir en la planificación para el año 2019-2020 de la Alianza, ¡un magnífico resultado para nosotros! La participación directa del personal también nos permitió sacar a relucir los comentarios de los miembros que habíamos recogido a través de encuestas posteriores a los eventos, de los resultados del Net Promoter Score o del formulario para el envío de comentarios y quejas en línea. Gracias a todo ello pudimos incluir esas experiencias en la planificación anual. ¡Échele un vistazo al Plan Narrativo Anual concertado de la secretaría para el año 2019-2020!

Además de este proceso de planificación anual, todo el personal de CIVICUS está obligado a reflexionar sobre su trabajo cada seis meses como parte de un proceso de aprendizaje organizacional denominado impact reflections. En este sentido, la secretaría reflexiona de forma colectiva sobre los principales logros del último período, los bloqueos y las lecciones aprendidas para el futuro (consulte las páginas 79 y 80 para más detalles). A principios de 2019, estas reflexiones también incluyeron la recogida de información para facilitar la toma de decisiones basada en datos. Por ejemplo, el personal descubrió que los miembros de CIVICUS tienen gran interés en las convocatorias para la solicitud de financiación y en las oportunidades de participación, pero a menudo se enfrentan a barreras lingüísticas. Esto hizo que cambiáramos y ahora aceptamos solicitudes en todos los idiomas, por ejemplo. Asimismo, la Secretaría sigue buscando formas para que los miembros participen de forma más directa en los procesos de establecimiento de prioridades y de reflexión. 

Envíenos sus comentarios sobre los planes anuales de CIVICUS, las prioridades para el nuevo año y su retroalimentación sobre trabajo realizado hasta la fecha a nuestra dirección .

Derechos de autor de cómics o gráficos: Accountable Now, 2016.

 

¡Lugares de trabajo más inclusivos y más recursos adecuados!

Actualización de la Secretaria General (julio de 2019)

Julio ha sido un mes increíblemente emocionante y me alegra poder comunicarles algunas de las principales novedades de nuestro trabajo durante este período.

Seguimos avanzando en nuestra labor para transformar la financiación de la sociedad civil

Desde principios de este año hemos tenido el privilegio de escuchar la opinión de activistas, organizadores, líderes juveniles y donantes progresistas de todo el mundo sobre los desafíos financieros a los que se enfrenta la sociedad civil y de entender cómo las ideas audaces y las soluciones creativas pueden contribuir a superar estos obstáculos. Un informe sumamente ingenioso que resume estas ideas se encuentra ya disponible en línea. Bajo el acertado título Shifting Power to Grassroots Movements, esta guía práctica sobre cómo los grupos locales y los activistas del hemisferio sur pueden movilizar apoyos para superar los desafíos del espacio cívico y lograr un cambio positivo constituye un paso importante dentro de las reformas necesarias para favorecer una mejor financiación de la sociedad civil. Nos encantaría conocer sus ideas sobre cómo podemos implementar las alternativas propuestas en este informe. ¡No dude en escribirnos!

Lanzamiento de una nueva plataforma interactiva sobre la diversidad y la inclusión

Otro acontecimiento que también nos entusiasmó fue el lanzamiento el 10 de julio de nuestra nueva iniciativa para la creación de redes The Diversity & Inclusion Group for Networking and Action (DIGNA). Este grupo es un espacio seguro para que los miembros se apoyen mutuamente con el objetivo de mejorar las estructuras organizativas y los procesos a favor de la diversidad y la inclusión. En sus primeras semanas ya ha conseguido conectar a más de 600 líderes intelectuales y promotores del cambio. Si aún no lo ha hecho, participe en este diálogo y ayúdenos a promover los resultados transformadores que persigue el DIGNA, entre los que se incluye garantizar un discurso constante sobre la diversidad en las organizaciones de la sociedad civil, facilitar el intercambio de herramientas y recursos para aumentar la inclusión en el lugar de trabajo y la creación de un canal dinámico para el aprendizaje y la colaboración que nos ayude a todos a alcanzar altos estándares de diversidad e inclusión en nuestras organizaciones.

Trabajo con miembros de CIVICUS para mejorar nuestra respuesta contra las restricciones del espacio cívico

En al menos cuatro ocasiones pudimos involucrar a los miembros de CIVICUS en el estudio y en la proposición de enfoques mejorados sobre cómo analizamos y respondemos a las amenazas a las que enfrenta la sociedad civil. En México, nos unimos a miembros de la coalición VUKA! para elaborar conjuntamente metodologías destinadas a contrarrestar la diabolización del espacio cívico, de la sociedad civil y de los defensores de los derechos humanos. Dicha interacción resultó en un diseño de campaña que nos comprometemos a implementar junto a nuestros aliados.

En Nairobi, miembros y amigos de CIVICUS se reunieron para discutir cómo los grupos antiderechos se están organizando y obteniendo apoyo, qué tácticas usan para atacar los derechos humanos y cómo la sociedad civil puede responder a esta creciente amenaza. Los participantes en el diálogo confirmaron que los verdaderos desafíos a los que se enfrentan provienen de los grupos de línea dura estrechamente vinculados a los políticos y a las estructuras estatales. Este diálogo puso de relieve que si bien los derechos humanos siempre han sido cuestionados, la novedad reside en que ahora los grupos extremistas y ultraconservadores trabajan con el Estado y gozan de su protección. Comprobamos que los grupos vulnerables y excluidos se hallan en la primera línea de la violencia, sufren los primeros ataques y con mayor frecuencia. Dichos ataques son a menudo el preludio de ataques contra toda la sociedad civil en su conjunto. 

Más de veinte socios de investigación del CIVICUS Monitor se reunieron en Accra para examinar los avances realizados y proponer maneras en las que podemos mejorar y profundizar aún más este trabajo. El CIVICUS Monitor es una herramienta de investigación de vanguardia que permite acceder a actualizaciones en vivo de la sociedad civil de todo el mundo, realizar un seguimiento de las amenazas que se ciernen sobre la sociedad civil y conocer las formas en las que nuestro derecho a la participación se está cumpliendo o cuestionando. Cada una de estas organizaciones desempeña un papel vital para que la información de esta plataforma sea precisa, esté actualizada y se base en las realidades locales.

También trabajamos con socios para enviar nuestras contribuciones sobre el Examen Periódico Universal (EPU) de las Naciones Unidas de cuatro países (Armenia, Kenia, Kuwait y Laos) antes de la 35ª sesión del EPU. Dichas contribuciones analizan el estado de la sociedad civil en cada país, incluida la promoción y la protección de los derechos a la libertad de asociación, reunión pacífica y expresión, así como la situación de los defensores de los derechos humanos. También proporcionamos una evaluación de la aplicación nacional por parte de los Estados de las recomendaciones sobre el espacio cívico que recibieron durante el segundo ciclo del EPU hace más de cuatro años y una serie de recomendaciones de seguimiento específicas.

Visibilización de las luchas locales en el Foro Político de Alto Nivel de la ONU

Este año, nuestras actividades en el Foro Político de Alto Nivel de la ONU –HLPF por sus siglas en inglés– supusieron una magnífica oportunidad para visibilizar el trabajo de activistas locales como Yineth Balanta, defensora afrocolombiana del medio ambiente, quien destacó los peligros a los que se enfrenta su comunidad en dos de nuestros eventos; Corlett Letlojane, de HURISA, quien habló en el Voluntary National Review de Sudáfrica y destacó cuestiones relacionadas con la violencia contra las mujeres y otras preocupaciones sobre los derechos humanos; y Jerome Foster, activista contra el cambio climático de 16 años.

También nos sumamos a la delegación de la sociedad civil que se reunió con el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, para presentar el Llamamiento a la Acción de Belgrado redactado durante la Semana Internacional de la Sociedad Civil a principios de este año. La delegación llamó la atención sobre la urgente necesidad de abordar los desafíos del espacio cívico como parte de los esfuerzos para la consecución de los objetivos de la Agenda 2030. En términos más generales, las estadísticas del CIVICUS Monitor destacaron el estado del espacio cívico en los 47 países participantes en el HLPF mediante una declaración en la que se instaba a establecer vínculos más estrechos entre los derechos humanos y el programa para el desarrollo sostenible.

Oportunidades para trabajar con CIVICUS:

  • Nos enorgullece anunciarle el lanzamiento de nuestra cuenta de Twitter en español. Este es uno de los numerosos pasos que estamos dando para responder a la creciente demanda de canales y funciones multilingües en toda la alianza. ¡Síganos a través de nuestra cuenta @CIVICUSespanol!
  • Ya está disponible en tres idiomas –inglés, español y francés– el informe sobre la Semana Internacional de la Sociedad Civil (ICSW). Nos gustaría dar las gracias a los socios y simpatizantes del evento ICSW 2019 cuyos esfuerzos colectivos hicieron posible el Poder de la unión en Belgrado a principios de este año. Queremos conocer sus opiniones sobre las conclusiones y recomendaciones que figuran en el informe, las cuales nos ayudarán a dar forma a nuestra estrategia para la próxima edición de la ICSW.
  • Estamos a medio camino de nuestro Plan Estratégico (2017-2022) y por ello coordinaremos un proceso de revisión durante de la segunda mitad del año. El examen de mitad de período servirá para el importante propósito de analizar nuestro progreso hasta la fecha y formular recomendaciones sobre la aplicación de nuestro Plan Estratégico en sus dos últimos años. ¡Le invitamos a que busque oportunidades para participar!, la primera de ellas será la Encuesta Anual de Miembros en agosto.

No dude en hacernos llegar sus ideas y comentarios. ¡Esperamos tener noticias suyas!

En solidaridad

Lysa John

Twitter: @lysajohn

 

Falta de recursos retrasa el impacto de líderes juveniles en África

Este artículo es parte de la serie #HistoriasDeResiliencia, coordinada por CIVICUS para destacar los esfuerzos de grupos y activistas que promueven mejores prácticas de financiación y movilización de recursos valiosos para la sociedad civil.

YALFNunca ha habido tantos jóvenes en el mundo. Según las Naciones Unidas, hay 1.800 millones de personas entre las edades de 10-24 en el planeta, quienes están cada vez más involucradas en impulsar el cambio, el desarrollo y la innovación para ellos y sus comunidades. Los jóvenes también están expresando fuertemente su descontento con los gobiernos, corporaciones y otros actores en el poder que no han atendido con eficacia sus necesidades y desafíos. Pero, aunque son numerosos y audaces, los jóvenes aún carecen de recursos, reconocimiento y espacios para alcanzar su máximo potencial como agentes de cambio.

El Young African Leaders Forum (YALF; Foro de Jóvenes Líderes Africanos, en español) es un ejemplo. La idea de crear esta organización panafricana dirigida por jóvenes nació en 2010 cuando su fundador, el Prince Ifoh, estaba escribiendo su proyecto de investigación final de pregrado sobre el desarrollo africano. Él vio la necesidad de crear un espacio por y para jóvenes, donde se pudieran empoderar para participar y liderar los asuntos prioritarios para la juventud.

Curiosamente, aunque África es hogar de la población más joven del mundo ya que el 60% de su gente es menor de 25 años, la edad promedio de los líderes en este continente es de 62 años.

La idea de Ifoh era prometedora, pero como muchos otros activistas jóvenes, no tenía los recursos ni el apoyo para lanzarla. Fue hasta el 2014 que YALF arrancó como un humilde grupo de chat en WhatsApp. "En ese momento, pensar en cualquier otra cosa era un sueño", recordó Ifoh, quien trabajaba en una compañía editorial y se dedicaba al activismo luego de las horas de oficina.

Impulsado por su pasión, más tarde renunció a su trabajo, se convirtió en un activista a tiempo completo (haciendo trabajos independientes para generar dinero) e invirtió sus ahorros en la iniciativa. Con tiempo y mucho esfuerzo, YALF se convirtió en una organización que cuenta con más de 500 miembros de 20 naciones africanas.

La mayoría de los miembros de YALF son estudiantes de bajos ingresos, provenientes de áreas rurales y urbanas. Pocos miembros son profesionales y trabajan en instituciones públicas y privadas en África. La organización está gobernada por cinco funcionarios de nivel continental, incluido Ifoh como presidente, y tiene un coordinador nacional en cada país.

El trabajo de YALF incluye organizar las Cumbres Panafricanas anuales (conocidas como #YALFPAS), que brindan capacitaciones para desarrollar habilidades y formar líderes juveniles en todas las regiones de África. También publican el Young African Leaders Journal of Development (YALJOD), la primer revista en África producida por jóvenes, en la que comparten desafíos del desarrollo e ideas para atenderlos, dirigida a jóvenes y líderes políticos. También dirigen varios proyectos para promover la educación, el emprendimiento, la tecnología, la salud y el medio ambiente, que son la base de su ambiciosa iniciativa ‘Impact 5000’, lanzada en el 2018 con el objetivo de mejorar la calidad de vida y las oportunidades para 5000 mujeres, niños y jóvenes de comunidades africanas en desventaja, hasta el 2020.

Sobrevivir y crecer sin financiación estable

YALF opera con recursos limitados que provienen principalmente de apoyos en especie o patrocinios de entidades como la Unión Africana, la (EE. UU.), Hausa Television (Ghana) y la organización Fahamu Networks for Social Justice (Kenia). En el 2018, comenzaron a recaudar contribuciones de los miembros (USD 5 por persona, cada dos meses) que, por lo general, suman si acaso UD 200 por bimestre. El principal activo de YALF son sus miembros, quienes invierten su tiempo, capacidad, experiencia y dinero en estas iniciativas.

“Nos acercamos a empresas, organizaciones, al público e incluso solicitamos subvenciones de donantes más grandes, pero, cuando tenemos suerte, lo que recibimos es apoyo en especie o técnico. A menudo escuchamos que la organización es "demasiado nueva" para solicitar fondos, que deberíamos probar después de cumplir 5 años", dijo Ifoh.

A pesar de las limitaciones financieras, YALF estima haber beneficiado directa e indirectamente a más de 2.000 personas a través de sus capacitaciones para jóvenes y mujeres en temas de emprendedurismo e informática, de los patrocinios escolares para niñas e incluso ayudando directamente a las mujeres a crear un medio de vida. Por ejemplo, han ayudado a mujeres a montar una pequeña granja avícola o una peluquería que les proporcionan ingresos para sus familias. Pero Ifoh enfatiza que algunos esfuerzos son intermitentes o no progresan como desean porque no cuentan con la financiación adecuada.

Por ejemplo, tener copias impresas de las revistas YALJOD les permite llegar a los jóvenes en lugares donde el acceso a Internet es bajo (solo una sexta parte de los africanos son usuarios de Internet), así como a los estrategas políticos en los que quieren influir, quienes –resaltan Ifoh– son de mayor edad, utilizan poco la tecnología y prefieren leer publicaciones impresas. En 2016, YALF imprimió 1000 copias de la primera revista gracias a que fueron donadas por el antiguo empleador de Ifoh. Pero la edición de 2018 se publicó solo en línea porque no encontraron patrocinadores para la impresión. Ifoh imprimió solo 25 copias con sus propios ahorros.

Su iniciativa Impact 5000 también ha enfrentado barreras. Comenzaron una campaña colectiva y pública de recaudación de fondos (crowdsourcing) en un par de plataformas globales en línea, como Gofundme.org, con la meta de recaudar USD 100.000, pero no han recibido donaciones. Ifoh cree que su falta de visibilidad en el extranjero los ha afectado. Tampoco han tenido suerte con donantes grandes.

En el lado positivo, la Unión Africana los apoya para organizar un evento de lanzamiento para cada edición de YALJOD, en Adís Abeba, Etiopía, y encontraron aliados que promueven la publicación en línea incluso fuera de África, como Kennesaw States University, en Georgia, Estados Unidos. Además, YALF está convencido de lograr las metas de Impact 5000.

Ifoh cree que las entidades donantes deberían adaptar los requisitos de apoyo para las organizaciones de la sociedad civil (OSC) juveniles y promover criterios de selección más claros y públicos. Además, resalta que es necesario crear fondos semilla para las OSC juveniles y nuevas, como los que están ampliamente disponibles para las “start-ups” o empresas emergentes.

“Los donantes deben ver que muchos jóvenes y organizaciones juveniles están haciendo grandes cosas, generando un gran impacto a nivel de comunitario, en lugares donde los donantes no van o no pueden llegar, y que están aportando más de lo que tienen para lograrlo... Pero no tenemos el apoyo, los fondos, las redes y las conexiones para tener un mayor impacto ", destacó el activista. "Tienen que darle una oportunidad a los jóvenes".

YALF es miembro de CIVICUS desde el 2017. Contáctelos a través de su sitio web, página de Facebook o siga a @YalfAfrica en Twitter.

Conozca más sobre Impact 5000

La iniciativa Impact 5000 de YALF busca empoderar a 5 000 niñas, jóvenes y mujeres en África al impulsar la educación de las niñas, el desarrollo de habilidades de las mujeres, capacitaciones vocacionales, seminarios de finanzas, simposios empresariales,programas de apoyo informático y el desarrollo de PYMEs para mujeres y  jóvenes, entre otros. Mire este video para aprender más y, si desea apoyarlos, comuníquese con .

 

Lecciones clave de probar métodos de desarrollo no tradicionales en Malawi

Por Dinah Sandoval y Alexis Banks, Root Change

Este artículo es parte de la serie #HistoriasDeResiliencia, coordinada por CIVICUS para destacar los esfuerzos de grupos y activistas que promueven mejores prácticas de financiación y movilización de recursos valiosos para la sociedad civil.

El cambio real ocurre cuando las comunidades locales están liderando, aprovechando sus recursos, ideas y experiencia para implementar soluciones a sus propios problemas. Desafortunadamente, con mucha frecuencia, las iniciativas de desarrollo subestiman a las comunidades y los recursos locales en el diseño y ejecución de sus programas. En Root Change deseamos romper este patrón dentro del sector del desarrollo y gracias a nuestro trabajo reciente con el programa “Local Works”, financiado por USAID, tuvimos la oportunidad probar enfoques alternativos al modelo de desarrollo tradicional en Malawi.

Durantes dos años, trabajamos junto a Keystone Accountability, una organización innovadora, y a Youth and Society (YAS), una organización de la sociedad civil líder en Malawi, para implementar dos laboratorios sociales en este país africano. Los laboratorios reunieron a diversos actores locales para crear, probar y reflexionar sobre experimentos a corto plazo para atender desafíos locales, integrar las voces de la comunidad y mejorar la confianza y la responsabilidad a nivel local.

Este trabajo nos dejó lecciones importantes sobre la importancia de escuchar a las comunidades antes de implementar acciones, de establecer relaciones locales basadas en la confianza y la responsabilidad mutua, y de crear un entorno apto para que las comunidades reconozcan y aprovechen los recursos locales. A continuación, compartimos los métodos que utilizamos y las lecciones clave que aprendimos.

Gira de escucha

Group 3 meeting Malawi

Para comprender mejor el clima sobre la ayuda extranjera y el desarrollo en Malawi, nuestro trabajo comenzó con una visita a 120 actores ​​diversos en todo el país, a quienes les hicimos esta simple pregunta: "¿cómo se siente ser el receptor de este tipo de ayuda?"

Los participantes expresaron su frustración con la naturaleza "extractiva" de interminables encuestas, evaluaciones de necesidades y visitas de campo realizadas por los donantes y organizaciones internacionales. La mayoría no pudo recordar un momento en que les compartieron algún resultado o se exploraron junto ellos mediante el diálogo y la reflexión. Algunos creen que estas actividades de aprendizaje y evaluación son simplemente formas de validar las agendas preexistentes de quienes ostentan el poder.

En este tour de escucha identificamos cuatro "trampas" recurrentes en los esfuerzos de desarrollo:

  1. el financiamiento restrictivo ha generado dependencia;
  2. faltan canales establecidos para la participación y retroalimentación de los constituyentes; 
  3. los esfuerzos para desarrollar capacidades ignoran la complejidad; y
  4. las prácticas extractivas de medición impiden que las comunidades se beneficien de los datos que ellas mismas producen.

Una alianza local basada en la responsabilidad mutua

La idea de crear los laboratorios sociales nació de la gira de escucha. Sin embargo, los comentarios que habíamos recibido dejaron en claro que, como ONG internacionales, debíamos replantearnos radicalmente la forma en que nos relacionamos con los actores locales. Para hacer los laboratorios necesitábamos un socio local de confianza y establecer una alianza bajo un modelo no tradicional.  

YAS fue nominado por muchos durante la gira de escucha como un dinámico actor local que tiene una red social profunda y confiable en Malawi. A diferencia de las relaciones de financiamiento tradicionales y altamente directivas, Root Change y Keystone Accountability establecieron con YAS una alianza centrada en respeto, responsabilidad mutua, toma de decisiones conjunta, transparencia financiera y dignidad. YAS estuvo involucrado a lo largo de todo el proceso de toma de decisiones: facilitando las actividades del programa, creando herramientas y participando como un socio equitativo en las discusiones sobre el presupuesto y la planificación del proyecto. El "valor de la igualdad radical estuvo presente en nuestra alianza y en el laboratorio social", confirmó el fundador de YAS, Charles Kajoloweka.

Para lograr esto, los equipos de Root Change y Keystone Accountability debimos desarrollar un conjunto de habilidades nuevas, soltar el control y estar cómodos con ello, involucrarnos de manera auténtica, creer genuinamente en la capacidad del socio local y aceptar que hay muchas maneras de alcanzar los objetivos compartidos.

Laboratorios sociales y subvenciones para ‘microacciones’ 

Juntos, lanzamos dos laboratorios sociales –uno en Rumphi en el norte del país y otro en Mulanje en el sur– con un taller de diseño de 5 días que convocó a representantes de la sociedad civil, gobiernos distritales, líderes comunitarios y ciudadanos. Más de 60 personas participaron en cada laboratorio para identificar problemas locales, diseñar y probar soluciones a través de experimentos de dos meses llamados microacciones. Se conformaron 11 equipos para dirigir microacciones que incluían desde incorporar la opinión ciudadana en la toma de decisiones del gobierno local, hasta crear una carta de servicios para responsabilizar a las ONG locales por los proyectos que implementan. Cada dos meses, los equipos se reunían para reflexionar sobre los resultados y aprendizaje de sus microacciones, e iterar sobre sus diseños.

Cada equipo recibió micro subvenciones de US$500 para gastos de transporte y las reuniones relacionados con sus microacciones. En lugar de solicitarles reportes tradicionales sobre las subvenciones, se utilizaron encuestas cortas de retroalimentación para permitirle a los participantes del laboratorio debatir sobre el uso de los fondos por parte de todo el laboratorio social. A través de estas discusiones, ellos mismos revelaron y resolvieron problemas de desconfianza y mal uso de los fondos, creando responsabilidad interna.

El desafío “Changemakers Innovation Challenge”

En el proceso de experimentación, los equipos de los laboratorios sociales encontraron un desafío sistémico y cultural creado por el sistema de ayuda exterior: al inicio fue difícil involucrar a las comunidades en sus actividades de microacción porque las personas estaban acostumbradas a pedir remuneraciones o compensaciones monetarias por participar.

Los equipos decidieron buscar una solución de manera colectiva: publicaron un anuncio en el periódico nacional para solicitar ideas innovadoras que aumentaran la participación sin remuneraciones, y lo llamaron “Changemaker Innovation Challenge” (en español: Reto Artífices de Cambio). Seleccionaron tres ganadores entre varios que enviaron propuestas desde todo el país, quienes se unieron a los laboratorios para probar sus ideas. Los tres propusieron involucrar a los miembros de la comunidad desde el inicio y en todo el ciclo de vida de los experimentos, desde la identificación del proyecto hasta la implementación, porque esto es fundamental para fomentar la transparencia, la responsabilidad y la apropiación de los experimentos, anticipando que impulsaría la participación sin pagos. Sus enfoques se están probando y la respuesta inicial indica que la demanda por remuneraciones ya no es un gran obstáculo. "Esto dice que ya tenemos soluciones a nivel local", dijo Kajoloweka.

A través de Local Works, hemos tenido la oportunidad de explorar modelos alternativos de desarrollo que resaltan y aprovechan los recursos locales. Mientras reflexionaba sobre la sostenibilidad de los laboratorios sociales y sus participantes, Kajoloweka dijo: "hoy ya no son ‘participantes’, son actores activos, dueños del laboratorio social. Incluso han abierto su propia cuenta bancaria y comenzaron a reunir sus propios recursos para esta iniciativa".

Contacte a Root Change a través de su sitio web o siga @RootChange en Twitter

 

Con tutorías e incentivos, OSC se aventuran a recaudar recursos y apoyo locales

Por Yessenia Soto, Community Engagement Officer on Civil Society Resourcing, CIVICUS

Este artículo es parte de la serie #HistoriasDeResiliencia, coordinada por CIVICUS para destacar los esfuerzos de grupos y activistas que promueven mejores prácticas de financiación y movilización de recursos valiosos para la sociedad civil.

Local fundraising 1 La academia “Change the Game” ofrece clases presenciales sobre recaudación de fondos locales para organizaciones de la sociedad civil (OSC).

La mayoría del sector de desarrollo y de la sociedad civil han sabido esto por años, pero ahora la realidad está golpeando más fuerte que nunca.

La Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD) –una ayuda financiera que varios gobiernos de países desarrollados dirigen a países pobres y en desarrollo para apoyar su progreso– está bajando de forma consistente. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) anunció recientemente que la AOD cayó casi un 3% en comparación con el 2017, con mayores reducciones para países en desarrollo. Como la ayuda extranjera ha sido históricamente una fuente de financiación clave para las OSC en el sur, estas noticias son fuerte un recordatorio de que la sociedad civil que no puede depender de estos fondos en el largo plazo, así que, quienes no hay empezado a diversificar sus ingresos, deberían de hacerlo ya.

“La ayuda extranjera, al menos como la conocemos ahora, tendrá un fin”, dijo Robert Wiggers, gerente de desarrollo de programas y políticas para Wilde Ganzen Foundation (WGF), durante uno de varios paneles sobre sostenibilidad financiera de las OSC que se realizaron durante la Semana Internacional de la Sociedad Civil, realizada en Serbia entre el 8-12 de abril. En este evento, varias organizaciones compartieron por qué y cómo la sociedad civil debe movilizar más recursos en sus propios países y comunidades para enfrentar estas presiones financieras y bajar la dependencia de la AOD y otra cooperación externa.

“Esto es más que una alternativa de financiación”, destacó Wiggers. “Las OSC que recaudan sus propios recursos localmente mejoran sus lazos con las comunidades y gente a la que sirven, son más independientes de los donantes, tienen mayor control de su propio desarrollo y se sienten más empoderadas para pedir cuentas a sus gobiernos”.

Existe un amplio consenso sobre el poder de los recursos locales para impulsar la sostenibilidad financiera, la legitimidad y la independencia de las OSC. Aun si existieran interminables flujos de AOD, la meta debe ser que la sociedad civil no dependa de ellos. ¿Pero cómo puede una pequeña organización comunitaria o aquellas que han subsistido siempre con ayuda extranjera empezar a recaudar apoyo “en casa” y por sí mismas?

Varias agencias, asociaciones y fundaciones como WGF están brindando capacitaciones especiales, tutorías, plataformas de aprendizaje en línea, apoyo para realizar campañas e incluso fondos especiales que ayudan a las organizaciones a prepararse para esta tarea. Y los resultados son prometedores.

Por ejemplo, la WGF se unió con Smile Foundation de India, Kenya Development Foundation y la organización CESE de Brasil, para crear la academia Change the Game, un programa innovador de aprendizaje combinado, diseñado especialmente para OSC, que provee tutorías presenciales y en línea sobre recaudación de fondos locales, así como de promoción y defensa para exigir cuentas a los gobiernos y otros actores de poder mediante la participación cívica.

Las clases presenciales duran seis meses y están a cargo de capacitadores locales certificados. Estas incluyen tutorías adicionales para implementar un plan de recaudación de fondos y utilizan materiales adaptados a cada país. La plataforma en línea contiene 11 módulos interactivos de aprendizaje virtual, 40 herramientas y 88 historias de éxito, todos sin costo y de acceso libre.

Más de 800 organizaciones sin fines de lucro y comunitarias han sido entrenadas mediante la academia Change the Game en 14 países de ingresos bajos y medios. Este año, se llevará la iniciativa en cuatro países más.

En los Balcanes, hay una opción similar llamada Sustainability Academy, creada por SIGN Network, un grupo de donantes regionales que apoya el desarrollo sostenible de las comunidades locales y de la sociedad civil. Esta academia se enfoca en las organizaciones pequeñas y de base cuyo presupuesto anual es menor a 10.000 euros, en promedio.

Su programa de capacitación cubre áreas como planificación estratégica, sostenibilidad financiera, creación de relaciones, técnicas para recaudar fondos locales y desarrollo de campañas. Este se imparte en tres módulos durante seis meses y al final del tercer módulo las organizaciones reciben una pequeña subvención técnica para implementar su campaña de recaudación en un periodo de cuatro a seis meses. Cuando la campaña acaba y las organizaciones cumplen su meta, SIGN Network les brinda otra subvención equivalente al 100% de lo recaudado.

“Hemos tenido casos muy exitosos en que, con nuestra capacitación y acompañamiento, pequeñas organizaciones han recaudado lo equivalente a la mitad de su presupuesto anual y desarrollaron relaciones con donantes locales”, contó Biljana Dakic, directora de Trag Foundation, miembro de SIGN Network. “Y la mayoría consolidó sus causas y labor en sus comunidades, lo que aporta un valor incalculable”.

Desde el 2014, Sustainability Academy ha beneficiado a más de 100 OSC en Serbia, Bosnia y Herzegovina, Macedonia y Montenegro.

La asociación danesa CISU - Civil Society in Development, cuyos miembros están involucrados en iniciativas de desarrollo en Asia, África and América Latina, también está promoviendo la movilización de recursos locales en estas regiones al compartir conocimiento, herramientas de capacitación y asistencia técnica. Además, ofrecen una modalidad de cofinanciación que le permite a las OSC locales acceder a subvenciones por cuatro años cuando estas se comprometen a recaudar un pequeño porcentaje de la subvención total, según explicó Souad Bourrid, asesora en CISU.

En conjunto, estas oportunidades han sido clave para reducir la resistencia inicial y el miedo que detiene a muchas OSC para explorar y probar nuevas formas de financiarse.

“Muchas organizaciones siguen pensando que la única forma de conseguir recursos es aplicando por una subvención o fondo de donantes. Por eso, cuando le hablamos de buscar recursos locales, suelen ser escépticos y creen que no es posible. Pero quienes llevan las capacitaciones e intentan, ven que se les abren muchas puertas y terminan agradecidos por el empuje”, resaltó Bourrid.

Además de fortalecer capacidades, muchas redes y coaliciones de la sociedad civil alrededor del mundo (incluyendo a CIVICUS) también están abogando por crear o mejorar condiciones primordiales para facilitar la movilización de recursos locales para la sociedad civil, incluyendo marcos e incentivos legales para la filantropía local, creando alianza entre los sectores públicos y privado, y promoviendo políticas que apoyen la sostenibilidad financiera de las OSC.

 

El poder de la unión durante la ICSW 2019

Para aquellos de nosotros que estuvimos en Belgrado hace unas semanas es difícil pensar en el mes de abril y no recordarlo como la culminación de meses de preparación para la Semana Internacional de la Sociedad Civil. Bajo el lema El poder de la unión, la ICSW reunió a más de 700 delegados internacionales de 92 países del 8 al 12 de abril para que participaran en coloquios y acciones organizadas por los 42 socios del evento. Las actividades sobre el terreno se vieron acompañados por un torrente de comentarios en los medios de comunicación y en Internet, para así promover ciertos temas fuera del evento y en todo el mundo.

 

Colaboración, el recurso clave para detener la MGF en 5 comunidades en Nigeria

Este artículo es parte de la serie #HistoriasDeResiliencia, coordinada por CIVICUS para destacar los esfuerzos de grupos y activistas que promueven mejores prácticas de financiación y movilización de recursos valiosos para la sociedad civil.

Director

En este blog, Dolapo Olaniyan, directora de The UnCUT Initiative, comparte por qué la colaboración podría ser el “el nuevo recurso económico” para las organizaciones de la sociedad civil que se enfrentan a barreras de financiación.    

 

"Obstinadamente optimista": Reflexiones de Lysa John, CIVICUS SG

FRANÇAIS

Han pasado poco más de 60 días desde que asumí mi nuevo papel en CIVICUS y la pregunta que me hacen con más frecuencia es: ¿Cómo es ser Secretaria General? Afortunadamente, esta pregunta tiene una respuesta sencilla. Implica recordar a diario el trabajo tan necesario que realizan personas y organizaciones de todo el mundo, en favor de la defensa y el fomento de los valores y libertades civiles. También implica ser decididamente optimista sobre la capacidad que tenemos como sociedad civil para demostrar una mayor rendición de cuentas e impacto, mientras continuamos aprendiendo entre nosotros, así como de todas las personas que defienden las causas en las que creemos.

 

Inspirada y motivada: Mensaje de Lysa John, Secretaria General de CIVICUS

LysaFrench

Mientras escribo esto, comienzo mi segunda semana como Secretaria General de CIVICUS - y cada día se presenta como una oportunidad para comprender una nueva dimensión de esta alianza global. El primer día, estuvo marcado por un fuerte sentido de celebración, gracias a que muchos de ustedes -miembros, socios y aliados de la Alianza CIVICUS- compartieron mensajes de apoyo y aliento para contribuir a asegurar y fortalecer el trabajo de la sociedad civil en todo el mundo. ¡Estoy deseando colaborar con todos ustedes a lo largo de este año!