Honduras

 

  • As the climate crisis intensifies, so does the crackdown on environmental activism, finds new report

    New research brief from the CIVICUS Monitor examines the crackdown of environmental activism and profiles important victories civil society has scored in the fight for climate justice.

    • Environmental protests are being criminalised and met with repression on all continents
    • State authorities and private companies are common perpetrators of violations to civic freedoms
    • Despite the risks and restrictions, activist groups continue to score important victories to advance climate justice.

    As world leaders meet in Glasgow for the UN Climate Change Negotiations (COP26), peaceful environmental activists are being threatened, silenced and criminalised around the world. The host of this year's meeting is one of many countries where activists are regularly facing rights violations.

    New research from the CIVICUS Monitor looks at the common tactics and restrictions being used by governments and private companies to suppress environmental movements. The research brief “Defenders of our planet: Resilience in the face of restrictions” focuses on three worrying trends: Bans and restrictions on protests; Judicial harassment and legal persecution; and the use of violence, including targeted killings.

    As the climate crisis intensifies, activists and civil society groups continue to mobilise to hold policymakers and corporate leaders to account. From Brazil to South Africa, activists are putting their lives on the line to protect lands and to halt the activities of high-polluting industries. The most severe rights abuses are often experienced by civil society groups that are standing up to the logging, mining and energy giants who are exploiting natural resources and fueling global warming.

    As people take to the streets, governments have been instituting bans that criminalise environmental protests. Recently governments have used COVID-19 as a pretext to disrupt and break up demonstrations. Data from the CIVICUS Monitor indicates that the detention of protesters and the use of excessive force by authorities are becoming more prevalent.

    In Cambodia in May 2021, three environmental defenders were sentenced to 18 to 20 months in prison for planning a protest  against the filling of a lake in the capital. While in Finland this past June, over 100 activists were arrested for participating in a protest calling for the government to take urgent action on climate change. From authoritarian countries to  mature democracies, the research also profiles those who have been put behind bars for peacefully protesting.

    “Silencing activists and denying them of their fundamental civic rights is another tactic being used by leaders to evade and delay action on climate change” said Marianna Belalba Barreto, Research Lead for the CIVICUS Monitor. “Criminalising nonviolent protests has become a troubling indicator that governments are not committed to saving the planet .”

    The report shows that many of the measures being deployed by governments to restrict rights are not compatible with international law. Examples of courts and legislative bodies reversing attempts to criminalise nonviolent climate protests are few and far between.

    Despite the increased risks and restrictions facing environmental campaigners, the report also shows that a wide range of campaigns have scored important victories, including the closure of mines and numerous hazardous construction projects. Equally significant has been the rise of climate litigation by activist groups. Ironically, as authorities take activists to court for exercising their fundamental right to protest, activist groups have successfully filed lawsuits against governments and companies in over 25 countries for failing to act on climate change.


    DOWNLOAD REPORT

     

  • Attacks against human rights defenders in Colombia, Guatemala and Honduras

     

    Statement at the 40th Session of the UN Human Rights Council
    Response to country reports from the High Commissioner and Secretary General

    CIVICUS is extremely concerned about attacks against human rights defenders across Colombia, Honduras and Guatemala, of which governments of these counties show little sign of adequately addressing.

    In Colombia, increased violence against human rights defenders took the lives of 110 people in 2018. 20 were members of indigenous or afro-Colombia communities. Delays in implementing the peace agreement has fueled further risk, especially in rural areas which have been most affected by conflict.  We are concerned by the alarming increase in the number of threats and attacks against journalists, and we call on the government of Colombia to accelerate implementation of the peace agreement which would expand civic space.

    In Honduras human rights defenders are routinely attacked, criminalized, harassed and targeted by smear campaigns. We are also deeply concerned by the excessive use of force by law enforcement officials, particularly in contexts of protests. We call on the government of Honduras to adopt a comprehensive, rights-based and gender-responsive policy for the protection of human rights defenders and to reform laws which criminalise them, including the overly-broad law on terrorism.

    In Guatemala, too, the environment for human rights defenders continues to be hostile. Local organisation UDEFEGUA reported that at least 24 human rights defenders were killed in 2018. And since the beginning of 2019, there have been two further murders. Human rights defenders, especially indigenous leaders and land defenders, are subject to judicial harassment and intimidation. CIVICUS is concerned that in the approach to the June 2019 general elections, violence against defenders may increase.

    In all three cases, lack of investigations into crimes against human rights defenders has created a climate of impunity and increased risk. We call on all three governments to conduct investigations into attacks and ensure perpetrators are brought to justice, and to develop effective protection mechanisms and policies so that human rights can be defended without fear of reprisal.


    The CIVICUS Monitor rates the state of civicspace in Colombia as Repressed, Honduras as Repressed, Guatemala as Obstructed

     

  • Civil Society “Contested and Under Pressure”, says new report

    Read this press release in Arabic, French, Portuguese and Spanish

    Civil society around the globe is “contested and under pressure” according to a 22-country research findings report released by CIVICUS, the global civil society alliance, and The International Center for Not-for-Profit Law (ICNL). The report, Contested and Under Pressure: A Snapshot of the Enabling Environment of Civil Society in 22 Countries, brings together insights from Enabling Environment National Assessments (EENA) conducted around the world between 2013 and 2016.

     

  • Countries of concern at the Human Rights Council

    42nd Session of the UN Human Rights Council
    Countries of concern

    Civic space restrictions often precede wider human rights abuses. In order to prevent further repression, we would like to draw the Council’s attention to the following:

    Last year, several civil society organisations raised Tanzania’s worrying decline in respect for fundamental freedoms. Now, sweeping new legislation, rushed through its parliament in June, places new punitive restrictions on CSOs in the country. As the situation deteriorates further, the time left for the Council to take preventative action is running out.

    In Honduras, the government’s violent response to peaceful protests have left at least three dead, including a 17-year-old student, and many more injured. Honduras has become one of the world’s most dangerous countries for human rights defenders facing constant violence, criminalization, and slander. 

    The past 40 days have seen severe restrictions to fundamental rights in Kashmir. Sweeping internet blackouts have had serious implications on freedom of expression and access to information. There have been reports of restrictions on movement and numerous ongoing arrests, including of activists, and we call on the Council to establish an independent international investigation into allegations of human rights violations.

    We are concerned that elections in Kazakhstan were marred by serious restrictions to freedom of peaceful assembly and of expression. Crackdowns on protests related to the elections, and persecution of journalists, marked yet another regressive measure to silence dissent in Kazakhstan.

    Finally, CIVICUS remains deeply concerned about the situation in Saudi Arabia. At the last Council Session, we joined other CSOs to call for a monitoring mechanism in Saudi Arabia. No action has been taken, women human rights defenders remain detained, the space for participation remains virtually non-existent, and investigations into the killing of Jamal Kashoggi remained shrouded in lack of transparency. It is past time for the Council to take action on Saudi Arabia and we reiterate calls on the Council to address human rights violations with the utmost urgency.

     

  • Country recommendations on civic space for Universal Periodic Review

    CIVICUS makes joint UN Universal Periodic Review submissions on civil society space in Honduras, Malawi and Maldives

    CIVICUS and its partners have made joint and stand-alone UN Universal Periodic Review (UPR) submissions on 3 countries in advance of the 36th UPR session (May 2020). The submissions examine the state of civil society in each country, including the promotion and protection of the rights to freedom of association, peaceful assembly and expression and the environment for human rights defenders. We further provide an assessment of the States’ domestic implementation of civic space recommendations received during the 2nd UPR cycle over 4 years ago and provide a number of targeted follow-up recommendations.

    Honduras (Español) - En Honduras, CIVICUS, la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) y la Asociación de Organismos No Gubernamentales (ASONOG) abordan sus preocupaciones relativas a la criminalización y represión de las protestas, fenómeno de larga data que afecta particularmente a estudiantes y personas defensoras del territorio y el medio ambiente, y que se intensificó en reacción a las protestas gatilladas por los cuestionados resultados de las elecciones de noviembre de 2017. El informe también aborda el tema de los persistentemente elevados niveles de violencia que hacen de Honduras uno de los países más peligrosos del mundo para las personas defensoras de derechos humanos y periodistas, y en particular para quienes denuncian la corrupción y los impactos de megaproyectos extractivos.

    Malawi- CIVICUS, Centre for Human Rights and Rehabilitation (CHRR) and Centre for the Development of People (CEDEP)address unwarranted restrictions on civic space since Malawi’s last UPR examination. Acute implementation gaps were found regarding the rights to the freedoms of association, peaceful assembly and expression as well as issues relating to protection of HRDs. We remain alarmed that Malawi has failed to bring its criminal code into compliance with the principles of the International Convention of Civil and Political Rights (ICCPR) regarding criminal penalties for same-sex conduct, despite promising to uphold these agreements.

    Maldives - The submission by CIVICUS and FORUM-ASIA highlights that while there have been some civic space reforms undertaken by the new government that came to power in November 2018 there are still implementation gaps. There have been ongoing reports of harassment of and threats against human rights defenders, particularly by extremist groups, and there has been a lack of effective action by law enforcement agencies. There are also concerns by the slow progress in undertaking comprehensive reforms of the laws related to the freedoms of association and peaceful assembly.

    See all of our UPR submissions here.

     

  • El Acuerdo de Escazú: Llega la hora cero para la protección de los defensores y defensoras ambientales en Centroamérica

    Por Natalia Gómez Peña, oficial de incidencia CIVICUS y Debora Leão, Oficial de investigación espacial cívica

    El próximo 26 de septiembre se cumple el plazo de dos años establecido para que los países de América Latina y el Caribe firmen el Acuerdo de Escazú, el primer tratado regional que promueve la democracia ambiental y ofrece protección específica a los defensores ambientales. A pesar de que el Salvador, Guatemala y Honduras participaron de las negociaciones del Tratado y estuvieron presentes en su adopción en marzo de 2018, hasta el momento solo Guatemala lo ha firmado. Los Presidentes de Honduras y el Salvador deben darle prioridad a la firma de este tratado y comprometerse de manera efectiva con la garantía del derecho a un medio ambiente sano y la protección de los defensores y defensoras ambientales.

    Lee el artículo completo: Prensa Comunitaria

     

  • El gobierno de Honduras debe poner fin a la represión violenta de las protestas pacíficas

    26 de junio de 2019

    El gobierno reprime violentamente las protestas ciudadanas en Honduras

    • Tres personas muertas y otras 20 heridas en una brutal represión de protestas en Honduras
    • Alianza de la sociedad civil condena la dura represión de las manifestaciones en Honduras y la decisión del gobierno de utilizar fuerzas militares para controlar las protestas
    • Los defensores y defensoras del país se enfrentan a un entorno extremadamente peligroso por la violencia y la criminalización

     

  • Honduras : Libertad para los defensores de los derechos humanos de Guapinol detenidos arbitrariamente desde hace dos años

    - Hoy se cumplen exactamente dos años desde que los defensores de los derechos humanos de Guapinol fueron encarcelados
    - Forman parte de la campaña Stand As My Witness (Conviértete en mi testigo) de CIVICUS
    - Naciones Unidas ha declarado que su detención es arbitraria y pide su liberación
    - Este mes de agosto, han ampliado ilegalmente su detención a seis meses más
    - Honduras es uno de los lugares más peligrosos para los defensores de los derechos medioambientales

    Desde hace dos años, ocho miembros del Comité Municipal de Defensa de los Bienes Comunes y Públicos (CMDBCP) están en prisión preventiva en Honduras por defender las fuentes de agua protegidas y los recursos naturales de las comunidades en peligro de contaminación relacionada con la minería. Los defensores de los derechos humanos de Guapinol han estado luchando contra el proyecto minero de Guapinol en Tocoa, en el departamento de Colón, Honduras. Fueron detenidos el 1 de septiembre de 2019 y se les mantiene arbitrariamente en prisión preventiva sin ninguna base legal.

    Los ocho defensores son Ewer Alexander Cedillo Cruz, José Abelino Cedillo Cantarero, José Daniel Márquez Márquez, Kelvin Alejandro Romero Martínez, Porfirio Sorto Cedillo, Orbin Nahuan Hernández, Arnol Javier Alemán y Jeremías Martínez. Fueron detenidos inicialmente el 26 de agosto de 2019, mientras protestaban contra las actividades mineras de la empresa hondureña Inversiones Los Pinares (ILP), que amenazan la seguridad y el sustento de miles de personas en comunidades del departamento de Colón. El Estado de Honduras otorgó a ILP concesiones mineras en 2014 y sus proyectos mineros en curso han contaminado las fuentes de agua. Los proyectos se están llevando a cabo sin consultar adecuadamente a las comunidades afectadas.

    "No hay absolutamente ninguna base para que Honduras detenga a los ocho defensores de los derechos humanos y los siga manteniendo en prisión preventiva. A pesar de los numerosos llamamientos de la comunidad internacional, incluidos los de los organismos de las Naciones Unidas, para que sean liberados, las autoridades hondureñas siguen haciendo caso omiso del Estado de derecho y los mantienen retenidos desde hace dos años", ha declarado David Kode, director de Trabajo de Incidencia y Campañas de CIVICUS.

    El CMDBCP se creó principalmente para concienciar sobre el impacto de las actividades mineras del proyecto Guapinol y para defender las acciones de las comunidades mineras en nombre de las personas afectadas. Más de 32 miembros del CMDBCP han sido objeto de persecución judicial y detención arbitraria, 6 han sido asesinados y muchos más se enfrentan a amenazas e intimidaciones. Estas restricciones son sintomáticas de la violencia y las violaciones de los derechos humanos que tienen como objetivo a las y los activistas medioambientales y del derecho a la tierra, lo que convierte a Honduras en uno de los países más peligrosos del mundo para quienes trabajan por la justicia climática y los derechos medioambientales.

    El 9 de febrero de 2021, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Detenciones Arbitrarias estableció que la privación de libertad de los defensores de los derechos humanos de Guapinol es arbitraria y pidió a Honduras que los liberara inmediatamente.

    "La continua detención de los defensores de los derechos humanos de Guapinol viola los derechos humanos regionales e internacionales de Honduras y expone a los defensores a graves riesgos de salud en el contexto de una pandemia mundial", continuó David.

    Los defensores de los derechos humanos de Guapinol forman parte de la campaña #StandAsMyWitness (Conviértete en mi testigo) de CIVICUS, una campaña mundial que reivindica los derechos de las personas que defienden los derechos humanos y pide su liberación.

    CIVICUS hace un llamamiento al gobierno de Honduras para que respete el Estado de derecho, libere inmediatamente a los defensores de Guapinol y haga rendir cuentas a los responsables de las violaciones de derechos humanos.

    Para obtener más información sobre las vulneraciones del espacio cívico, consulta la página del país de Honduras en el CIVICUS Monitor

     

  • Honduras government must stop violent clampdown on peaceful protests

    June 26, 2019

    Government violently represses citizens protests in Honduras

    • Three people killed and 20 wounded in brutal crackdown on protests in Honduras
    • Global civil society alliance condemns the harsh repression of demonstrations in Honduras and the decision of the government to use of military forces to control protests
    • Defenders in the country face an extremely risky environment experiencing violence and criminalization

     

  • Honduras: ‘El conflicto generado por la reacción ciudadana contra el fraude puede hacernos perder un año ahora, pero nos hará ganar diez en el futuro’

    English

    A fines de 2017, tras lo que muchos en la sociedad civil percibieron como una elección fraudulenta, estalló la protesta en Honduras. CIVICUS conversa con Wilfredo Méndez, Director Ejecutivo del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), una organización de la sociedad civil hondureña que aboga por cambios orientados a la construcción de un Estado de derecho democrático, justo, inclusivo, participativo y respetuoso de los derechos humanos y las libertades ciudadanas. El CIPRODEH realiza labores de investigación e incidencia política y promueve los derechos humanos de los sectores más vulnerables en alianza con una variedad de actores cívicos y sociales hondureños, latinoamericanos e internacionales.

    1. La oposición política y numerosos actores de la sociedad civil hondureña denunciaron fraude en las elecciones del pasado 26 de noviembre. ¿Podría describir cómo fue el proceso electoral, de qué manera se produjo el fraude, y cuáles fueron las consecuencias?

    El 26 de noviembre de 2017 enfrentamos un proceso electoral sobre el cual teníamos muchas preocupaciones. Sabíamos que la situación iba a ser compleja no solo en materia electoral sino también en términos de posibles violaciones de los derechos humanos, dados los antecedentes de persecución, criminalización y represión que hemos presenciado desde el golpe de estado de 2009 contra el entonces presidente Manuel Zelaya.

    Los grupos que están hoy en el poder son los mismos que protagonizaron el golpe de estado. El actual presidente, Juan Orlando Hernández, viene acumulando poder desde 2010, cuando asumió la presidencia del Congreso. Luego fue electo presidente para el período 2014-2018, y en noviembre de 2017 se presentó a la reelección, para lo cual antes debió manipular a la Corte Suprema de Justicia para que revirtiera la prohibición constitucional de la reelección consecutiva. El mecanismo de revisión constitucional previsto en la Constitución suponía el llamado a una asamblea constituyente, de modo que el procedimiento empleado fue completamente irregular.

    Desde 2009 el gobierno se ha militarizado, se ha apartado cada vez más de sus obligaciones de derechos humanos y ha intensificado la represión, con números crecientes de asesinatos y desapariciones forzadas.

    Es por eso que el 26 de noviembre la atención de las organizaciones de derechos humanos estuvo enfocada en el monitoreo de los conflictos sociales y la persecución política. Lo que no imaginamos fue que el fraude electoral que muchos habían anunciado se pudiese enfrentar con relativo éxito, pues la Alianza contra la Dictadura, la coalición opositora, implementó una estrategia que complicó la imposición. Ellos crearon mecanismos para combatir el fraude, el cual normalmente se produce no solo en la mesa electoral receptora sino también en el manejo del Tribunal Supremo Electoral (TSE), y esto fue una sorpresa para el partido de gobierno.

    En la noche del domingo de elecciones, el TSE no anunció los resultados, pese a que en Honduras es costumbre que a las 7 u 8 de la noche ya se sepa quién es el presidente electo. Horas más tarde, a las 2:45 de la mañana del día lunes y con el 57% de votos escrutados, el TSE anunció una clara ventaja, de unos cinco puntos, para el candidato de la oposición, Salvador Nasralla. Ese día el país entero no habló de otra cosa que de cómo se había logrado enfrentar el tan anunciado fraude. Y luego, el martes, el sistema de cómputos se detuvo y permanecimos durante todo el día a la espera de datos que no llegaban. Finalmente, alrededor del mediodía del miércoles nos encontramos con la sorpresa de que los resultados se habían modificado a favor del candidato oficialista, quien después de varias semanas (el 17 de diciembre) fue declarado ganador con casi 43% de los votos, contra 41,5% para Nasralla.

    La Alianza contra la Dictadura denunció el fraude y la población se manifestó pacíficamente en las calles en demanda de transparencia electoral y respeto de los procedimientos democráticos, por lo cual fue duramente reprimida.

    1. ¿Cómo reaccionó la comunidad internacional frente a las denuncias de fraude, y cuál fue la respuesta del gobierno?

    Los observadores internacionales fueron contundentes, con la sola excepción de un funcionario de la Unión Europea, que dijo que había que tener confianza en los resultados y pronto fue desmentido por la propia Jefa de Misión de Observación. La Organización de los Estados Americanos (OEA), en particular, desempeñó un rol fundamental. El Jefe de la Misión de Observadores de la OEA declaró que no había certeza sobre los resultados de las elecciones. Según el informe preliminar difundido por la OEA, las numerosas irregularidades, errores y problemas sistémicos restaban confianza a los resultados, y ésta solo podría restablecerse mediante un acuerdo entre los dos candidatos para revisar las actas, volver a contar los votos y resolver las discrepancias. El segundo informe ratificó estos hallazgos, aunque para entonces el propio Secretario General de la OEA, Luis Almagro, decía que ya no bastaría con un recuento de votos y que era recomendable volver a celebrar las elecciones con las garantías necesarias de rectitud y transparencia. El 4 de enero de 2018 Almagro instó al Consejo Permanente de la OEA a aprobar el informe de observación electoral. Puesto que el informe concluye que las numerosas irregularidades no permiten reconocer un ganador, su aprobación sustentaría el pedido de repetición de las elecciones.

    Entretanto, la oposición exigió la anulación de los resultados electorales, pero el recurso de nulidad fue rechazado. Esto era previsible, ya que la Corte Suprema, el Ministerio Público y el Tribunal Electoral están, todos ellos, subordinados al presidente.

    Por su parte, la reacción del gobierno fue declarar de inmediato y por diez días el estado de excepción, que restringió la libertad de movilización. Impuso también la suspensión de otras garantías constitucionales, no solo para el ejercicio de la libertad de reunión sino también para la libertad de expresión, entre otras. Los medios fueron advertidos de no difundir las acusaciones de fraude de la oposición, y las protestas fueron duramente reprimidas. Esto resultó en más de 30 muertos, decenas de heridos y centenares dedetenciones arbitrarias, además de allanamientos ilegales. Diversos videos filmados por los propios manifestantes mostraron a agentes de seguridad persiguiendo e incluso disparando contra manifestantes. Tres relatores especiales de las Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenaron la represión, y el Secretario General de la OEA pidió al gobierno de Honduras que recibiera a un delegado especial de la OEA para relevar la situación de las protestas y la respuesta del Estado.

    1. ¿Cuáles son las chances de que el gobierno responda a la presión callejera y a los reclamos internacionales?

    Las presiones internacionales motivaron al gobierno a empezar a hablar de un “gran diálogo nacional” para buscar una solución a la situación. Sin embargo, en el discurso gubernamental el foco de atención no estuvo colocado en las irregularidades electorales ni en las violaciones de derechos humanos que se estaban produciendo sino en el hecho de que las manifestaciones inicialmente pacíficas supuestamente se habían vuelto violentas por la acción de maras, pandillas y grupos del crimen organizado. En mi experiencia, estos llamados del gobierno al diálogo están dirigidos a aplacar las aguas, reorientar los esfuerzos y mantener el control. Si no se tocan los temas de fondo, el diálogo no tendrá sentido y, peor aún, solo servirá para legitimar el fraude.

    Por otra parte, es importante resaltar que el pueblo hondureño ha cambiado, y tiene hoy una experiencia de movilización que no tenía en el pasado. No mucho tiempo atrás era un pueblo más bien apático e indiferente, pero desde 2009 ha forjado una nueva conciencia al calor de la resistencia contra el golpe de estado. Así, en el 2015, cuando se reveló el desfalco del Instituto Hondureño del Seguro Social – se supo entonces que cantidades millonarias se habían desviado de sus fines, incluso para financiar la campaña del actual presidente, tal como él mismo lo reconoció – el pueblo se movilizó masivamente durante meses, en lo que se llamó la Marcha de las Antorchas. Fue una movilización sin precedentes, y logró que finalmente se instalara la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) de la OEA.

    Cientos de miles de personas se han movilizado en el país contra el fraude electoral, y ni la más cruda represión las ha detenido. Tampoco se desmovilizaron cuando el candidato cuya elección estaban defendiendo los decepcionó, al menos temporariamente, cuando anunció (para luego dar marcha atrás) que se desvinculaba de la Alianza contra la Dictadura para conformar un frente más amplio. Esto por supuesto desmotivó a la ciudadanía movilizada, pero no la llevó a abandonar las calles, porque mucho más que por una candidatura, la gente se había movilizado contra la corrupción. Justamente, si algo representaba para ellos Nasralla era la honestidad.

    A principios de enero de 2018, sin embargo, Nasralla anunció que el sábado 6 de reactivarían las movilizaciones y que a partir del 27 de enero, fecha prevista para la asunción presidencial, actuaría como legítimo presidente de Honduras. También se convocó a un paro general del 20 al 27 de enero, para exigir la renuncia del presidente Hernández. De modo que la población ha regresado a las calles: el 6 de enero se realizó una movilización en San Pedro Sula en la que hubo más de 80 mil personas. En suma, pienso que hay buenas posibilidades de ejercer presión a nivel nacional para que se alcance un acuerdo en torno de la revisión del fraude electoral. En conjunción con las presiones de la OEA para que se repitan las elecciones, es posible que la presión de la ciudadanía movilizada tenga un efecto.

    1. ¿Piensa que es posible que la represión se intensifique?

    Sí, pienso que la situación se está volviendo más complicada cada día, porque la gente está saliendo a las calles, los líderes políticos opositores se mantienen firmes en sus planteos y los líderes sociales no se están echando atrás. Desde las organizaciones de derechos humanos hemos sostenido que la ciudadanía tiene un legítimo derecho a protestar – hemos dicho incluso que la gente tiene que salir a protestar para evitar esta violación de los derechos políticos que sin duda repercutirá sobre la vigencia efectiva de los demás derechos humanos.

    Ante esto, la respuesta del gobierno ha sido más militarización. A principios de diciembre la Policía Nacional se rebeló contra el actual presidente con el argumento de que no iba a obedecer órdenes ilegales de reprimir al pueblo movilizado a causa de un problema político que el propio gobierno había creado. Después de un día de huelga y habiendo alcanzado un acuerdo salarial favorable con el gobierno, la Policía Nacional regresó a las calles, supuestamente a cuidar y no a reprimir las manifestaciones. Pero la conducta policial ha sido atroz; además de la cantidad de muertos, hemos visto una estrategia de generar un clima de mucho miedo en las calles, con levantamiento de perfiles, persecución de líderes políticos y sociales y campañas de desprestigio contra defensores y defensoras de derechos humanos.

    Sin embargo, el miedo no ha detenido a la gente, y estamos muy preocupados por lo que podría pasar si no se alcanza una salida concertada a esta crisis. En estos días estamos teniendo reuniones a nivel de nuestra organización, con la red de movimientos sociales y con la Mesa Nacional de Derechos Humanos para decidir cómo vamos a enfrentar la amenaza de derechos humanos que se nos viene, porque la reacción represiva que hemos visto hasta ahora no augura nada bueno.

    Esperamos también que la CIDH pueda agilizar su visita al país. La presencia de observadores internacionales y de la prensa internacional ha sido hasta ahora muy importante para sacar a relucir la verdad atravesando el cerco mediático interno, y es ahora más necesaria que nunca.

    En las próximas semanas será fundamental el rol de la OEA. Si el informe que ha emitido, que desconoce los resultados electorales, no es ratificado por el Consejo Permanente, ya no tendría sentido que la OEA volviera a hacer nunca más una observación electoral. La Carta Democrática Interamericana ya no tendría sentido si la OEA terminara reconociendo a un gobierno cuya elección denunció como fraudulenta. Por su parte, los países miembros de la OEA, incluido Estados Unidos, deberían actuar en la misma dirección. Es inconcebible que un país que se invoca principios y valores democráticos otorgue su reconocimiento a un gobierno surgido del fraude, la violencia y la violación de derechos humanos, y Estados Unidos (junto con otros países de la región) no ha manifestado hasta ahora grandes reparos en reconocer la reelección fraudulenta de Hernández.

    Antes del 26 de noviembre, el tiempo parecía dividirse en un antes y un después de la elección; nunca imaginamos que tendríamos un durante tan prolongado sin un presidente electo. Nuestro horizonte luego se desplazó al 27 de enero, fecha de inauguración de un gobierno ilegítimo, y las reacciones populares no se hicieron esperar. El presidente no tomó posesión en un lugar abierto porque se esperaban protestas importantes. Lo hizo en el Estado Nacional, con seguridad militarizada y con la población protestando afuera. Con ello se abrió un período de conflicto político y social que difícilmente permita que el país avance en otros temas importantes.

    Con todo, tenemos claro que lo más importante es el hecho de que la población esté consciente y no permita un fraude electoral y de corrupción como este. Podremos perder un año ahora, pero ganaremos diez en el futuro en razón de la lucha contra la corrupción y la impunidad. El pueblo hondureño merece nuestro aplauso, porque ha demostrado que ya no está dispuesto a permitir que políticos de esta naturaleza sigan gobernando a nuestro país.

     

    • El espacio cívico en Honduras es calificado por elCIVICUS Monitor como ‘obstruido’, una categoría indicativa de la existencia de restricciones considerables sobre las libertades de expresión, asociación y reunión pacífica.
    • Contáctese con el CIPRODEH a través de supágina web o su perfil deFacebook, o siga a @ciprodeh1 en Twitter

     

     

  • HONDURAS: ‘The ruling of the Inter-American Court marks a before and after for LGBTQI+ people’

    CIVICUS speaks with Indyra Mendoza, founder and general coordinator of Red Lésbica Cattrachas (Cattrachas Lesbian Network), a lesbian feminist organisation dedicated to defending the human rights of LGBTQI+ people in Honduras. In March 2021 the Inter-American Court of Human Rights (IACtHR)made a ruling in the case of Vicky Hernández. Vicky, a trans woman, and human rights defender, was murdered between the night of 28 June and the early morning of 29 June 2009, in the city of San Pedro Sula, Honduras, while a curfew was in force following a coup. Her killing came in a context of enormous discrimination and violence, including by the security forces, against LGBTQI+ people.

    Indyra Mendoza

    What was the process that resulted in the IACtHR ruling? What was the role of Cattrachas?

    Cattrachas Lesbian Network’s Violence Observatory recorded Vicky’s case and immediately identified it as a potential strategic litigation case, as it was one of the first murders of an LGBTQI+ person following the coup d’état.

    Even before the coup, Cattrachas had identified a pattern of non-lethal violence against transgender women by police officers. And while we had already recorded 20 violent deaths of LGBTQI+ people between 1998 and 2008, the killings of transgender women increased after the 2009 coup. The Observatory recorded a total of 15 violent deaths of transgender women, most of which occurred during curfews or states of exception decreed illegally by the government, when state security forces were in absolute control of the streets.

    In Vicky’s case, Cattrachas learned that no autopsy had been performed, so we contacted her family and found out that very few investigative steps had been taken. On 23 December 2012, Cattrachas filed the initial petition for Vicky’s murder with the Inter-American Commission on Human Rights. Robert F. Kennedy Human Rights, a USA-based human rights organisation, later joined in. The Commission issued its merits report, which established that human rights violations had taken place, on 7 December 2018 and sent the case to the IACtHR on 30 April 2019. The public hearing was held on 11 and 12 November 2020. 

    Finally, on 26 March 2021, the IACtHR issued a ruling declaring the State of Honduras responsible for the violation of Vicky’s rights to life, personal integrity, equality and non-discrimination, recognition of legal personality, personal liberty, privacy, freedom of expression and name. It also ruled that the State of Honduras failed to comply with the obligation established in article 7.a of the Inter-American Convention on the Prevention, Punishment, and Eradication of Violence against Women, also known as the Convention of Belém Do Pará. Additionally, the IACtHR established that Vicky’s death was not investigated with due diligence, and therefore condemned Honduras for the violation of due process, judicial protection and the obligation established in article 7.b of the Convention. Finally, the Court declared that the right to personal integrity of Vicky’s relatives had also been violated. The ruling was notified on 28 June 2021, 12 years after the coup d’état and the transfemicide of Vicky Hernández.

    The resolution of this case was exceptional. What was the reason for this exception?

    Its resolution was exceptional because of the multiple intersectionalities of violence present in Vicky’s life. Vicky was a young Honduran transgender woman and human rights defender, a sex worker living with HIV, with limited economic resources, and at some point in her life, precarious employment had forced her to emigrate. Vicky’s is the first case of lethal violence against an LGBTQI+ person that occurred at the intersection of two relevant contexts: the 2009 coup d’état and the context of structural violence that LGBTQI+ people, and particularly transgender women, face in Honduras.

    The case allowed the Court to reiterate standards on the right to gender identity, equality, and non-discrimination, and to insist that, in contexts of historical violence, subordination, and discrimination, in this case against transgender people, international commitments impose a reinforced responsibility on the state. Furthermore, through an evolutionary interpretation, the Court established that transgender women are women, and are therefore protected by the Convention of Belém Do Pará.

    What is the significance of this ruling for LGBTQI+ people in Honduras?

    The ruling in Vicky’s case marks a before and after, as it establishes guarantees of non-repetition that must be turned into public policy in favour of LGBTQI+ people.

    The measures set by the ruling include the establishment of an educational scholarship for transgender persons, which will bear the name of Vicky Hernández, the implementation of education, awareness-raising and training plan for the Honduran security forces, the adoption of protocols for the diagnosis, data collection, monitoring and investigation of cases of violence against LGBTQI+ people, and the adoption of a procedure to recognise gender identity in identity papers and public records. This procedure should be guided by the standards of Advisory Opinion 24/17, which implies that it should not require any law, should be expeditious, should not require pathologising tests, should not require a historical record of changes, and should be, as far as possible, free of charge.

    More than a decade after the murder of Vicky Hernández, what is the situation of LGBTQI+ people in Honduras?

    LGBTQI+ people in Honduras face constitutional and legal limitations based on sexual orientation, gender expression and gender identity that prohibit us from accessing equal marriage as well as the recognition of marriage celebrated abroad, de facto union, adoption, intimate visits in prisons, change of name based on gender identity and blood donation. Specifically, in relation to changing names, the IACtHR ruling in Vicky’s case mandates the state to establish an adequate and effective procedure to recognise the identity of transgender people.

    Honduras is the country with the highest rate of violent deaths of LGBTQI+ people in Latin America and the Caribbean. Since the transfemicide of Vicky, to date 388 LGBTQI+ people have been murdered in Honduras and one person is missing; 221 of those people are gay, 112 are transgender and 46 are lesbian. Only 83 cases have been prosecuted, resulting in 11 acquittals and 34 convictions, which reflects a 91 percent impunity rate.

    In sum, LGBTQI+ people face not only major legal obstacles but also a very high level of lethal violence and lack of access to justice.

    Civic space in Honduras is rated ‘repressed’ by theCIVICUS Monitor.

    Get in touch with Cattrachas through itswebsite orFacebook page, and follow@CATTRACHAS on Twitter. 

     

  • HONDURAS: ‘We must address the roots of the conflict: the handing over of natural resources’

    Edy TaboraCIVICUS speaks about the criminalisation of environmental, land and territorial defenders in Honduras with Edy Tábora, director of the law firm Justicia para los Pueblos (Justice for the Peoples) and coordinator of the group of defence lawyers of eight defenders of the Guapinol river who were recently released from detention.

    Why were the Guapinol defenders criminalised?

    The case of the eight Guapinol comrades deprived of their freedom is one of the most revealing expressions of the conflicts around mining and energy and the dispossession of land and natural resources in Honduras. Along with that of Berta Cáceres, the Guapinol case is one of the most significant ones.

    Berta’s case, which culminated in her assassination, was the first in a new wave of criminalisation surrounding dispossession projects following the 2009 military coup. Her case displayed all the typical elements: stigmatisation, surveillance, rupture of the social fabric, criminalisation. The same pattern can be seen in many parts of Honduras.

    After the coup, there was a privately conducted exploration of mineral deposits and businesspeople realised there was a lot of money to be made here. In the case of Guapinol, the process kicked off with the granting of an iron oxide mining concession – one of the largest in the country – to Los Pinares, a holding company registered in Panama, owned by an extremely wealthy Honduran family. Its mining business was developed jointly with the US company Nucor.

    Nucor claims to have withdrawn from the project in late 2019 due to the conflict triggered by the criminalisation of the Guapinol defenders, but there is no evidence of this and we do not believe it to be true. Los Pinares is simply the mining arm of a company whose power comes from airport concessions at home and abroad. It is a company with high-level political connections, and with so much power that in 2013 it succeeded in getting the National Congress to change the delimitation of the core zone of a national park.

    On 22 April 2013, the day before a new mining law came into force, applications were submitted for the two mining concessions related to the Guapinol case, both located in the core zone of the Montaña de Botaderos National Park. This had been declared a national park in 2012, as part of a ‘friendly settlement’ with the relatives of Carlos Escaleras, a social leader and environmental defender active in the 1980s and 1990s, who was assassinated for defending this mountain. The statute of the national park, which bears the name of Carlos Escaleras, prohibited the granting of mining concessions in its core zone and even its buffer zone.

    However, in 2014, engineers began to arrive on the mountain to collect information and check how deep down metal was deposited. People noticed this, began to demand an explanation and organised in the Municipal Committee of Public and Common Goods of Tocoa.

    In June 2016 they began to file complaints; some were filed by the Guapinol defenders who ended up in prison. They requested information from the institutions in charge of granting mining permits but only obtained some information in November 2019, after three years of back and forth. Tired of not getting answers, in June 2018 people started protesting at the Municipality of Tocoa Colón. It was then that systematic surveillance by the national police and Los Pinares security began.

    In August 2018, the Honduran Council of Private Enterprise held press conferences in which it complained to the government about an alleged loss of 20 billion dollars caused by ‘vandals’ protesting in various parts of Honduras.

    Criminalisation was a nationwide strategy, but the criminalisation of the Guapinol comrades was the most serious case. On 8 September 2018, the Public Prosecutor’s Office presented the first accusation against 18 comrades for the crimes of usurpation, damage and usurpation of public space. Los Pinares appeared in the hearings as the accuser. Fourteen comrades were put on trial and all their cases were closed, but the fact that they were accused enabled the illegal eviction, in October 2018, of the Camp for Water and Life, one of many set up around Honduras. This was one of four charges brought by the Public Prosecutor’s Office as part of the strategy to criminalise resistance movements against mining and energy projects.

    In January 2019, in response to a complaint filed by Los Pinares, the Public Prosecutor’s Office filed another indictment against 32 people, including eight Guapinol comrades. The nature of the charges changed: it was no longer about usurpation of public space but about organised crime. Human rights defenders were now treated as taking part in organised crime, with charges including criminal association, theft, damage, unjust deprivation of liberty and aggravated arson. The case was assigned to the Specialised Court for Organised Crime, which meant it was transferred from local to national jurisdiction, in violation of the right to be tried by one’s natural judge. 

    Of the 32, a first group voluntarily submitted to trial in February 2019 and was kept in prison for only 10 days before the accusations against them were dismissed. The Guapinol eight, however, despite having voluntarily submitted to trial, were subjected to arbitrary detention from 26 August 2019 until 24 February 2022, when they finally regained their freedom.

    What did civil society do to secure their release?

    During the pandemic, Guapinol was one of the most high-profile cases globally. Not even the pandemic could stop our comrades’ defence. We quickly moved our activities online, and by late April 2020 we were already filing habeas corpus writs for our comrades’ right to health, alongside international organisations. Even under these conditions, we managed to set up discussions with important organisations, and three months after the pandemic began, we restarted our advocacy work, which meant that by the time the trial started, the case had become very well known around the world.

    Initially the case was promoted by the Coalition Against Impunity, which brings together more than 50 Honduran civil society organisations (CSOs). Later, many CSOs joined a kind of international support group for the case.

    First, we publicly denounced the violence and criminalisation against the Municipal Committee. Second, before our comrades were imprisoned, we documented the irregular granting of concessions for natural resources. Third, alongside several Honduran CSOs, we organised our comrades’ legal defence. A working group was then organised including national and international CSOs to support the defence. A lot of advocacy work was done, both nationally and internationally, to convince the public that this was a very important case and to counter the company’s account of the violence allegedly committed by our comrades.

    Documentary and testimonial work was crucial to expose our comrades’ real activism. We had many meetings with international CSOs. Canadian, US and European organisations and academics reported on the concession and the legal process. International CSOs filed amicus curiae – friend of the court – briefs with Honduran courts. We participated in multiple forums with national and international organisations.

    Many actions converged to create a powerful wave of demands for our comrades’ release. CIVICUS’s and Amnesty International’s campaigns, for example, allowed us to reach wider audiences. When the trial came, the case was widely known, and less than 24 hours after the end of the trial, in which our comrades were convicted with two thirds of the court’s votes, the Supreme Court of Justice annulled the whole process and ordered them to be released.

    This was an unprecedented decision, surely motivated by the strength of the demand for their freedom and by the evidence presented, both in and out of court, which demonstrated that our comrades were innocent and that they fight for a just cause that is of great interest to humanity.

    Are there other cases like the Guapinol case in Honduras?

    There are many defenders criminalised for defending land, including some from the Garífuna people, a marginalised minority, but they are not in prison. Many comrades were also imprisoned for defending democracy in the aftermath of 2017’s electoral fraud: around 30 people were imprisoned in maximum security prisons, but they are currently free. Most pending cases are being closed as a result of an amnesty issued by the National Congress in February 2022.

    In that sense, the Guapinol case was an exception, because this amnesty did not apply to them. What’s important about this case is that we managed to close the process by defending ourselves even with the highly questionable tools offered by the Honduran judicial system.

    However, there were other cases at the same time as Guapinol, such as that of the Indigenous comrades of the Lenca people in the department of La Paz, who were accused of forced displacement. They were imprisoned for more than a year for a crime that is the craziest thing I have ever heard: they were accused of displacing landowners. The Public Prosecutor’s narrative uses the made-up concept of ‘reverse racism’, according to which Indigenous peoples can also commit discrimination against minorities within their communities – the minority in this case being the landowners.

    Do you view Guapinol as part of a pattern of criminalisation against environmental defenders?

    We have detected patterns of criminalisation by sector in the cases we have monitored. For example, between 2011 and 2016 one of the most criminalised sectors was the student movement mobilised in defence of public education. Some 350 students, mostly university students, were criminalised.

    In the case of environmental defenders, we were able to document several patterns of criminalisation. Again and again, prosecutions were initiated only a few days after pronouncements by companies or employers’ organisations. The behaviour of the police and the Public Prosecutor’s Office has also been similar in all cases, with an initial focus on eviction and accusations changing over time following the same pattern. The narrative peddled by companies is always the same as well, often because they share the same lawyers.

    Criminalisation follows different patterns depending on the interests affected. The crimes people are accused of when challenging mining interests differ from those used to dispossess communities of land for the construction of tourism megaprojects or the plantation of African palm in the Atlantic zone, and from those used against peasants claiming access to land and crops.

    However, all the groups criminalised over the past 15 years have something in common: their resistance to the project, promoted since the 2000s, of handing over natural resources to private companies. Land grabbing was politically supported the state following the coup: from that moment on, national regulations were made more flexible to facilitate dispossession and the national police and the security forces of the Public Prosecutor’s Office and the judiciary were placed at the service of the private sector, which used them to criminalise land rights defenders.

    Has there been any improvement in the situation of environmental defenders since the new government came to power in January 2022?

    The new government brought several positive changes. First, while we had already achieved the closure of several emblematic cases, it decreed an amnesty that resulted in the closure of most legal proceedings against defenders, although there are still some cases pending.

    Second, the new government has put an end to the state’s stigmatisation of land struggles, which used to make use of information obtained by state security forces. And third, for the time being the government has not tackled conflicts with violence. People who protest are not being repressed.

    In recent years state violence was deployed to manage social protest, private violence was reflected in the assassination of defenders, and hybrid violence was seen in the area of surveillance. Over the four years of the current government we may no longer witness violent management of social protests, but there is a chance that state violence will be replaced by private corporate violence.

    What are the challenges ahead?

    The challenge right now is to address the causes of criminalisation. We have worked to defend and support our comrades criminalised by the state and private companies, but we have never been able to address what’s at the root of the conflict: the handing over of natural resources. Preventing the criminalisation of defenders is a big step, but we must address the issue of concessions, which in fact continue. Approved projects are waiting to be implemented. If we don’t seize the moment to address this problem, then when the government’s political colour changes, private companies will come back stronger and criminalisation will intensify.

    Moreover, social movements are worn out after 12 years of resistance against the handing over of natural resources. There must be accountability, reparations for victims and guarantees of legal security for defenders to be able to do their work. The hostile legal framework for exercising rights and defending human rights that has been established in recent decades must be reversed.

    Civic space in Honduras is rated ‘repressed’ by theCIVICUS Monitor.
    Learn more about the Guapinol case on itswebsite and follow@Edy_Tabora on Twitter.

     

  • HONDURAS: “Debemos atacar el origen del problema: la entrega de los recursos naturales”

    Edy TaboraCIVICUS conversa acerca de la criminalización de las personas defensoras del medio ambiente, la tierra y el territorio en Honduras con Edy Tábora, director del bufete Justicia para los Pueblos y coordinador del grupo de abogados defensores de los ocho Defensores del río Guapinol recientemente liberados.

    ¿Por qué fueron criminalizados los defensores de Guapinol?

    El caso de los ocho compañeros de Guapinol privados de libertad es una de las expresiones más reveladoras de los conflictos minero-energéticos y el despojo de recursos naturales y del territorio en el país. Junto con el de Berta Cáceres, el caso Guapinol es uno de los más significativos.

    El caso de Berta, que culminó en su asesinato, fue el primero de la nueva ola de criminalización en torno de los proyectos de despojo tras el golpe de Estado de 2019. Su caso presentó todos los elementos típicos: estigmatización, vigilancia, ruptura del tejido social, criminalización. El mismo patrón se repite en muchos lugares de Honduras.

    Tras el golpe de Estado, hubo una exploración privada de los depósitos minerales de Honduras y los empresarios se dieron cuenta de que aquí había un gran negocio. En el caso de Guapinol, el puntapié inicial fue el otorgamiento de una concesión de minería de óxido de hierro – una de las tantes que hubo en el país – a la empresa Los Pinares, un holding inscripto en Panamá, propiedad de una familia hondureña extremadamente rica. Sus negocios mineros fueron desarrollados conjuntamente con la empresa estadounidense Nucor.

    Nucor dice haberse retirado del proyecto a fines de 2019 a causa del conflicto generado por la criminalización de los defensores de Guapinol, pero no hay evidencia ni creemos que sea cierto. Los Pinares es simplemente el brazo minero de una empresa cuyo poder proviene de sus concesiones aeroportuarias en el país y en el exterior. Es una empresa con conexiones políticas de alto nivel, y con tanto poder que en 2013 consiguió que el Congreso Nacional cambiara la delimitación de la zona núcleo de un parque nacional.

    El 22 de abril de 2013, el día anterior a la entrada en vigencia de la nueva ley de minería, se solicitaron las dos concesiones mineras relacionadas con el caso Guapinol, ambas ubicadas en la zona núcleo del Parque Nacional Montaña de Botaderos. Éste había sido declarado parque nacional en 2012, en el marco de un “arreglo amistoso” con los familiares de Carlos Escaleras, líder y defensor del medio ambiente de los ‘80 y ‘90, asesinado por defender esta montaña. El estatuto del parque nacional, que lleva el nombre de Carlos Escaleras, prohibía la entrega de concesiones mineras dentro de la zona núcleo e incluso dentro de la zona de amortiguamiento.

    Sin embargo, a partir del 2014 comenzaron a llegar a la montaña ingenieros para recolectar información y conocer a qué profundidad se encuentra el metal. La gente lo notó, comenzó a pedir explicaciones y se organizó en el Comité Municipal de Bienes Públicos y Comunes de Tocoa.

    En junio de 2016 empezaron a presentar denuncias; algunas de ellas fueron presentadas por los compañeros presos de Guapinol. Solicitaron información a las instituciones encargadas de otorgar los permisos de explotación minera pero recién obtuvieron algún dato en noviembre de 2019, tras tres años de idas y vueltas. Cansada de no obtener respuestas, en junio de 2018 la gente comenzó a protestar en la Municipalidad de Tocoa Colón. Fue entonces cuando empezó la vigilancia sistemática por parte de la Policía Nacional y la seguridad de Los Pinares.

    En agosto de 2018, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada realizó unas conferencias de prensa en las cuales reclamó al gobierno por una supuesta pérdida de 20.000 millones de dólares causada por los “vándalos” que protestaban en distintos sitios del país.

    La criminalización fue una estrategia nacional, pero el de los compañeros de Guapinol fue el caso más grave. El 8 de setiembre de 2018 el Ministerio Público los empresarios presentó la primera acusación contra 18 compañeros, por delitos de usurpación, daños y usurpación del espacio público; como parte acusadora privada compareció en las audiencias Los Pinares. Catorce compañeros fueron sometidos a proceso y todos sus casos fueron cerrados, pero la acusación permitió el desalojo ilegal, en octubre de 2018, del Campamento por el Agua y por la Vida, uno de los tantos instalados en Honduras. Esta fue una de las cuatro acusaciones presentadas por el Ministerio Público como parte de la estrategia de criminalización a los movimientos de resistencia contra los proyectos minero-energéticos.

    En enero de 2019, en respuesta a una denuncia de Los Pinares, el Ministerio Público presentó otra acusación contra 32 personas, entre ellas los ocho compañeros de Guapinol. La naturaleza de las acusaciones cambió: ya no se trataba de usurpación del espacio público sino de criminalidad organizada. Las personas defensoras de derechos humanos pasaron a ser tratadas como integrantes del crimen organizado, con acusaciones de asociación ilícita, robo, daños, privación injusta de la libertad e incendios agravados. El caso fue asignado al Juzgado Especializado en Criminalidad Organizada, con lo cual pasó de la localidad a la jurisdicción nacional, violando al derecho de ser juzgado por un juez natural. 

    De los 32, un primer grupo se sometió voluntariamente a proceso en febrero de 2019 y estuvo privado de libertad solamente 10 días antes de recibir el sobreseimiento definitivo. Los Ocho de Guapinol, sin embargo, pese a haberse presentado voluntariamente al proceso, fueron sometidos a detención arbitraria desde el 26 de agosto de 2019 hasta el 24 de febrero de 2022, cuando finalmente recobraron su libertad.

    ¿Qué hizo la sociedad civil para conseguir su liberación?

    Durante la pandemia, Guapinol fue uno de los casos de más alto perfil a nivel mundial. Ni la pandemia detuvo a la defensa de los compañeros. Rápidamente trasladamos nuestras actividades al ámbito virtual, y para fines de abril de 2020 ya estábamos presentando habeas corpus por el derecho a la salud de los compañeros, acompañados por organizaciones internacionales. Aún en estas condiciones logramos montar foros con organizaciones importantes, y a tres meses de iniciada la pandemia recomenzamos la actividad de incidencia, con lo cual logramos que el caso fuera sumamente conocido en el mundo cuando llegó el momento del juicio.

    Inicialmente el caso fue promovido por la Coalición Contra la Impunidad, que reúne a más de 50 organizaciones de la sociedad civil (OSC) hondureñas. Luego se fueron sumando muchas OSC a una especie de grupo de acompañamiento internacional del caso.

    En primer lugar, se denunció públicamente la violencia y la criminalización contra el Comité Municipal. En segundo lugar, antes de que los compañeros cayeran presos, se documentó la concesión irregular de los recursos naturales. Luego se organizó la defensa legal de los compañeros, junto con diferentes organizaciones hondureñas. A continuación se organizó un grupo de trabajo con OSC nacionales e internacionales para apoyar la defensa. Se hizo mucho trabajo de incidencia, tanto a nivel nacional como internacional, para convencer al público de que se trataba de un caso muy importante y contener el relato de la empresa sobre la supuesta violencia ejercida por los compañeros.

    El trabajo documental y testimonial fue crucial para exponer el activismo real de los compañeros. Tuvimos muchas reuniones con OSC internacionales. Organizaciones y académicos canadienses, estadounidenses y europeos hicieron informes sobre la concesión y el proceso legal. Las OSC internacionales presentaron amicus curiae ante los órganos jurisdiccionales de Honduras. Participamos en múltiples foros con organizaciones nacionales e internacionales.

    Hicimos mucho trabajo “de hormiga” para generar una ola potente de reclamos por la libertad de los compañeros. Las campañas de CIVICUS y Amnistía Internacional, por ejemplo, nos permitieron llegar a diferentes públicos. Llegamos al juicio con el caso muy conocido y, a menos de 24 horas de terminado el juicio en el cual los compañeros fueron condenados con dos tercios de los votos del tribunal, la Corte Suprema de Justicia anuló todo el proceso y ordenó dejarlos en libertad.

    Fue una decisión inédita, seguramente motivada por la fuerza de la demanda de libertad y por las pruebas esgrimidas, dentro y fuera de los tribunales, que demostraban que los compañeros eran inocentes y que luchan por una causa justa de gran interés para la humanidad.

    ¿Hay en Honduras otros casos como el de Guapinol?

    Hay muchas personas defensoras criminalizadas por la defensa de la tierra, incluidas algunas del pueblo Garífuna, pero no están presas. También hubo muchos compañeros presos por defender la democracia tras el fraude electoral de 2017: unas 30 personas estuvieron presas en cárceles de máxima seguridad, pero actualmente están libres. La mayoría de los casos pendientes están siendo cerrados como consecuencia de la amnistía dictada por el Congreso Nacional en febrero de 2022. 

    En ese sentido, el de Guapinol fue una excepción, porque no se le aplicó esta amnistía. Lo importante en este caso es que logramos cerrar el proceso defendiéndonos aún con las herramientas tan cuestionadas que ofrece el sistema judicial hondureño.

    Sin embargo, hubo otros casos al mismo tiempo que el de Guapinol, como el de los compañeros indígenas del Pueblo Lenca en el departamento de La Paz, acusados de desplazamiento forzado. Ellos estuvieron presos por más de un año por un delito que es la mayor locura que he escuchado: se los acusa de desplazar a los terratenientes. El relato del Ministerio Público recurre a la invención del “racismo inverso”, que dice que los pueblos indígenas también cometen discriminación contra las minorías dentro de sus comunidades. En este caso, la minoría serían los terratenientes. 

    ¿Consideras que el caso de Guapinol es parte de un patrón de criminalización contra las personas defensoras del medio ambiente?

    A partir de los casos que hemos acompañado hemos detectado patrones de criminalización por sectores. Por ejemplo, entre 2011 y 2016 uno de los sectores más criminalizados fue el movimiento estudiantil en defensa de la educación pública. Fueron criminalizados unos 350 estudiantes, la mayoría universitarios.

    En el caso de las personas defensoras del medio ambiente, logramos documentar varios patrones de criminalización. Una y otra vez, los procesos se iniciaban a pocos días de expresados los pronunciamientos de las empresas o las organizaciones de empresarios. El comportamiento de la policía y el Ministerio Público también ha sido similar en todos los casos. Al principio el interés pasaba por el desalojo, y la tipología de las acusaciones fue cambiando del mismo modo en todo el país. El relato de las empresas también es siempre el mismo; en muchos casos, porque sus abogados también son los mismos.

    La criminalización sigue distintos patrones según los intereses afectados. La tipología de delitos aplicada al tema minero diverge de la utilizada para el despojo de tierras para la construcción de megaproyectos turísticos o la plantación de palma africana en la zona Atlántica, que a su vez difiere de la utilizada contra los campesinos que reclaman por el acceso a la tierra y los cultivos.

    Sin embargo, todos estos sectores que han sido criminalizados en los últimos 15 años tienen en común la resistencia frente al proyecto, impulsados desde los años 2000, de entrega de los recursos naturales a empresas privadas. El acaparamiento de la tierra tuvo el soporte político del golpe de Estado: a partir de ese momento se flexibilizó la normativa nacional para facilitar el despojo, y la Policía Nacional y los cuerpos de seguridad del Ministerio Público y del Poder Judicial fueron puestos al servicio del empresariado, lo cual le permitió criminalizar a las personas defensoras de la tierra y el territorio.

    ¿Ha mejorado la situación de las personas defensoras del medio ambiente desde el inicio del nuevo gobierno en enero de 2022?

    El nuevo gobierno trajo consigo varias cosas positivas. Primero, aunque ya antes habíamos logrado que se cerraran varios casos emblemáticos, la amnistía decretada por el nuevo gobierno ha resultado en el cierre de la mayoría de los procesos judiciales abiertos contra personas defensoras, aunque aún quedan varios casos pendientes.

    Segundo, con el nuevo gobierno ha finalizado la estigmatización estatal de las luchas en defensa de la tierra, que solía hacer uso de la información obtenida por los cuerpos de seguridad del Estado. Y tercero, por el momento no ha habido un abordaje violento de los conflictos por parte del gobierno. La gente realiza manifestaciones y no es reprimida.

    En los últimos años ha habido violencia estatal en el terreno de la gestión de la protesta social, violencia privada reflejada en asesinatos de personas defensoras, y violencia híbrida en materia de vigilancia. En los próximos cuatro años posiblemente ya no haya una gestión violenta de las protestas sociales, pero puede que la violencia estatal sea reemplazada por la violencia privada de las empresas.

    ¿Cuáles son los desafíos de cara al futuro?

    El reto que tenemos ahora es el de abordar las causas de la criminalización. Hemos trabajado para defender y acompañar a los compañeros y compañeras criminalizadas por el Estado y las empresas, pero nunca logramos que se atendiera el origen del conflicto: la entrega de los recursos naturales. Impedir la criminalización de defensores es un gran paso, pero debemos abordar el tema de las concesiones, que de hecho continúan. Los proyectos aprobados están esperando ser implementados. Si no aprovechamos este momento para encarar esta tarea, cuando cambie el signo político del gobierno las empresas retornarán fortalecidas y los procesos de criminalización recrudecerán.

    Además, los movimientos están desgastados tras 12 años de resistencia contra la entrega de los recursos naturales. Debe haber rendición de cuentas, reparación para las víctimas y garantías de seguridad jurídica para que las personas defensoras puedan hacer su trabajo. Es necesario revertir el sistema normativo hostil para el ejercicio de derechos y la defensa de los derechos humanos que se instaló en las últimas décadas.

    El espacio cívico en Honduras es calificado como “represivo” por elCIVICUS Monitor.
    Conozca más sobre el caso Guapinol en susitio web y siga a@Edy_Tabora en Twitter. 

     

  • HONDURAS: “La sentencia de la Corte Interamericana marca un antes y un después para las personas LGBTQI+”

    CIVICUS conversa con Indyra Mendoza, fundadora ycoordinadora general de la Red Lésbica Cattrachas, una organización lésbica feminista dedicada a la defensa de los derechos humanos de las personas LGBTQI+ en Honduras. En marzo de 2001 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) emitió unfallo en el caso de Vicky Hernández. Vicky, mujer trans y defensora de derechos humanos, fue asesinada entre la noche del 28 de junio y la madrugada del 29 de junio de 2009, en la ciudad de San Pedro Sula, Honduras, mientras regía un toque de queda a continuación de un golpe de Estado. Su asesinato ocurrió en un contexto de enorme discriminación y violencia, incluso de parte de la fuerza pública, contra las personas LGBTQI+.

    Indyra Mendoza

    ¿Cómo fue el proceso que resultó en el fallo de la Corte IDH? ¿Cuál fue el rol de Cattrachas?

    El Observatorio de Violencia de la Red Lésbica Cattrachas registró el caso de Vicky y enseguida lo identificó como un potencial caso de litigio estratégico, ya que fue uno de los primeros asesinatos de personas LGBTQI+ tras el golpe de Estado.

    Ya antes del golpe de Estado, Cattrachas había identificado un patrón de violencia no letal hacia mujeres trans propiciado por agentes policiales. Y si bien ya habíamos registrado 20 muertes violentas de personas LGBTQI+ ocurridas entre 1998 y 2008, los asesinatos de personas LGBTQI+ se incrementaron tras el golpe de Estado en 2009, en particular el número de mujeres trans asesinadas incrementó. El Observatorio registró un total de 15 muertes violentas de mujeres trans, en su mayoría ocurridas durante toques de queda o estados de excepción decretados ilegalmente por el gobierno, cuando la custodia absoluta de las calles estaba en manos de las fuerzas de seguridad del Estado.

    En el caso de Vicky, Cattrachas tuvo conocimiento de que no se había practicado autopsia, contactó a la familia y corroboró que se habían llevado a cabo muy pocas diligencias investigativas. El 23 de diciembre de 2012 Cattrachas presentó la petición inicial por el asesinato de Vicky ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; posteriormente se sumaría Robert F. Kennedy Human Rights, una organización de derechos humanos de los Estados Unidos. La Comisión emitió su informe de fondo, que estableció que había habido violaciones de derechos humanos, el 7 de diciembre de 2018 y envió el caso a la Corte IDH el 30 de abril de 2019. La audiencia pública se llevó a cabo los días 11 y 12 de noviembre de 2020. 

    Finalmente, el 26 de marzo de 2021 la Corte IDH dictó una sentencia que declaró al Estado de Honduras responsable por la violación de los derechos a la vida, a la integridad personal, a la igualdad y la no discriminación, al reconocimiento de la personalidad jurídica, a la libertad personal, la privacidad, la libertad de expresión y el nombre en perjuicio de Vicky. Dictaminó además que el Estado de Honduras incumplió con la obligación establecida en el artículo 7.a de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, también conocida como la Convención de Belém Do Pará. Por otra parte, la Corte IDH estableció que la muerte de Vicky no fue investigada con la debida diligencia, por lo que condenó a Honduras por la violación del debido proceso, la protección judicial y la obligación establecida en el artículo 7.b de dicha Convención. Por último, la Corte declaró que se había violado el derecho a la integridad personal de las familiares de Vicky. La sentencia fue notificada el 28 de junio de 2021, a 12 años de consumados el golpe de Estado y el transfemicidio de Vicky Hernández.

    La resolución de este caso fue excepcional. ¿A qué se debió esta excepción?

    La resolución fue excepcional debido a las múltiples interseccionalidades de violencia presentes en la vida de Vicky. Vicky era una mujer trans, hondureña, joven, defensora de derechos humanos, trabajadora sexual, que vivía con VIH, contaba con escasos recursos económicos y en algún momento de su vida había sido migrante a causa de la precariedad laboral. El caso de Vicky es el primer caso de violencia letal en contra de una persona LGBTQI+ que se dio en la intersección de dos contextos relevantes: el golpe de Estado de 2009 y el contexto de violencia estructural que las personas LGBTQI+, y en particular las mujeres trans, viven en Honduras.

    El caso permitió a la Corte reiterar estándares sobre el derecho a la identidad de género, la igualdad y no discriminación, e insistir en que, en contextos de violencia, subordinación y discriminación históricas, en este caso contra las personas trans, los compromisos internacionales imponen al Estado una responsabilidad reforzada. Asimismo, mediante una interpretación evolutiva la Corte estableció que las mujeres trans son mujeres, y por ende están protegidas por la Convención de Belém Do Pará.

    ¿Cuál es la significación de este fallo para las personas LGBTQI+ en Honduras?

    La sentencia en el caso de Vicky marca un antes y un después, ya que establece garantías de no repetición que deben transformarse en políticas públicas a favor de las personas LGBTQI+.

    Las medidas que establece la sentencia incluyen el establecimiento de una beca educativa para personas trans, que llevará el nombre de Vicky Hernández, la puesta en marcha de un plan de formación, sensibilización y capacitación para cuerpos de seguridad, la adopción de protocolos para el diagnóstico, la recopilación de datos, el seguimiento y la investigación de casos de violencia contra personas LGBTQI+, y la adopción de un procedimiento para reconocer la identidad de género en los documentos de identidad y en los registros públicos. Este procedimiento debe guiarse por los estándares de la Opinión Consultiva 24/17, lo cual implica que no requerirá de ninguna ley, debe ser expedito, no requiere exámenes patologizantes, no debe existir un registro histórico de los cambios y debe ser, en la medida de lo posible, gratuito.

    A más de una década del asesinato de Vicky Hernández, ¿cuál es la situación de las personas LGBTQI+ en Honduras?

    Las personas LGBTQI+ en Honduras nos enfrentamos a limitaciones constitucionales y legales basadas en orientación sexual, expresión e identidad de género que nos prohíben el acceso al matrimonio igualitario así como al reconocimiento del matrimonio celebrado en el extranjero, la unión de hecho, la adopción, la visita íntima en centros penitenciarios, el cambio de nombre basado en la identidad de género y la donación de sangre. Específicamente en relación con el cambio de nombre, la sentencia de la Corte IDH en el caso de Vicky manda al Estado a establecer un procedimiento adecuado y efectivo para poder reconocer la identidad de las personas trans.

    Honduras es el país con la tasa de muertes violentas de personas LGBTQI+ más alta de Latinoamérica y el Caribe. Desde el transfemicidio de Vicky a la fecha han asesinado a 388 personas LGBTQI+ en Honduras y una persona se encuentra desaparecida; 221 de esas personas son gays, 112 son trans y 46 lesbianas; tan solo 83 casos han sido judicializados, resultando en 11 sentencias absolutorias y 34 sentencias condenatorias, lo cual refleja un 91% de impunidad.

    En suma, las personas LGBTQI+ no solo nos enfrentamos a obstáculos legales grandes, sino también a un contexto de violencia letal muy alto y a la falta de acceso a la justicia.

    El espacio cívico en Honduras es calificado como “represivo” por elCIVICUS Monitor.
    Póngase en contacto con Cattrachas a través de susitio web o su página deFacebook, y siga a@CATTRACHAS en Twitter.

     

     

  • Honduras: Adopción del Examen Periódico Universal sobre Derechos Humanos

    Declaración en la 46ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

    Examen Periódico Universal de los Derechos Humanos - Adopción de resultados para Honduras


    Gracias, Señor presidente.

    CIVICUS, ASONOG y RedLad celebran el compromiso del gobierno de Honduras con el proceso del EPU. Sin embargo, nuestra presentación conjunta documenta que desde su anterior revisión Honduras no ha implementado 19 de las 30 recomendaciones recibidas en relación con el espacio cívico, y que sólo ha implementado parcialmente ocho.

    Como detalla nuestra presentación, la legislación hondureña limita la libertad de asociación de los trabajadores. Además, para quienes trabajan en temas políticamente sensibles el disfrute de esta libertad está limitado en la práctica, a menudo como resultado de la intervención de actores no estatales. Aunque ha habido cambios positivos en el marco legal, la labor de las OSC siguió viéndose perjudicada por factores extralegales. La acción de las personas defensoras de los derechos de los pueblos indígenas, del medio ambiente y de la tierra, así como de estudiantes y personas defensoras LGBTQI+, también es obstaculizada por la criminalización, la persecución penal, el acoso y la vigilancia. Aunque Honduras estableció un mecanismo de protección para personas defensoras y periodistas, no ha logrado asegurar su efectividad. Sus altos y persistentes niveles de violencia hacen de Honduras uno de los países más peligrosos del mundo para la labor de derechos humanos y el periodismo.

    Como también lo documenta nuestro informe, el Código Penal de 2019 mantuvo los delitos de calumnia e injuria, que siguieron siendo utilizados contra periodistas, y el derecho de acceso a la información consagrado legalmente continuó restringido por la llamada Ley de Secretos Oficiales.

    El ejercicio de la libertad de reunión pacífica continúa sometido a barreras legales y de hecho. Las manifestaciones pacíficas, en particular las de los movimientos estudiantiles, indígenas, campesinos y ambientales, son a menudo disueltas de forma arbitraria y violenta. Persiste el vacío legal en cuanto a la responsabilidad de las fuerzas de seguridad por los abusos cometidos contra manifestantes pacíficos.

    Acogemos con beneplácito las recomendaciones realizadas a Honduras en este ciclo para abordar estas preocupaciones y pedimos al Gobierno de Honduras que tome medidas proactivas para implementarlas, de modo de crear y mantener, en la ley y en la práctica, un entorno propicio para la sociedad civil. Además, pedimos a los Estados que hicieron dichas recomendaciones que aseguren un seguimiento de su implementación.

    Muchas gracias.


    El espacio cívico en Honduras está calificado como represivo por el CIVICUS Monitor 

     

  • Honduras: Adoption of Universal Periodic Review on Human Rights

    Statement at the 46th Session of the UN Human Rights Council

    Universal Periodic Review on Human Rights -- Outcome Adoption for Honduras


    Thank you, Mr President.

    The Association of Non-Governmental Organisations, CIVICUS and RedLad welcome the government of Honduras’ engagement with the UPR process. However, our joint UPR submission documents that since its previous review Honduras has not implemented 19 of the 30 recommendations it received relating to space for civil society, and has only partially implemented eight.

    As detailed in our submission, Honduran legislation restricts workers’ freedom of association. Additionally, the enjoyment of this freedom by activists working on politically sensitive issues is limited in practice, often as a result of the intervention of non-state actors. There was positive change in the legal framework for civil society, but the work of CSOs continued to be undermined by extra-legal factors. Action by indigenous people’s rights, environmental and land rights defenders, as well as students and LGBTQI+ HRDs, is also hampered through criminalisation, criminal prosecution, harassment and surveillance. Although Honduras established a protection mechanism for HRDs and journalists, it failed to ensure its effectiveness. Persistently high levels of violence make Honduras one of the most dangerous countries in the world for HRDs and journalists.

    As also documented in our submission, the 2019 Criminal Code maintained the crimes of slander and insult, which continued to be used against journalists, and the right to access information enshrined by law continued to be restricted by the so-called Law of Official Secrets.

    The exercise of freedom of peaceful assembly remained subjected to de facto and legal barriers. Peaceful demonstrations, particularly by student, indigenous, peasant and environmental movements, were often arbitrarily dissolved with excessive force, typically leading to people being arrested or injured, and occasionally resulting in fatalities. A legal vacuum persists regarding the accountability of the security forces for abuses committed against peaceful protesters.

    We welcome recommendations made to Honduras in this cycle to address these concerns and we call on the Government of Honduras to take proactive measures to implement these recommendations to create and maintain, in law and in practice, an enabling environment for civil society. We further call on the States who made such recommendations to ensure follow-up on their implementation.

    We thank you.


     Civic space in Honduras is rated as Repressed by the CIVICUS Monitor

     

  • Honduras: After two years in pre-trial detention, release arbitrarily detained Guapinol human rights defenders

    • Today marks exactly two years since Guapinol human rights defenders were jailed
    • Human rights defenders featured in CIVICUS’s Stand As My Witness Campaign
    • United Nations declared their detention is arbitrary and calls for their release
    • Detention unlawfully extended for further six months in August
    • Honduras one of the most dangerous places for environmental rights defenders

    For two years, eight members of the Committee for the Defence of Common and Public Assets (CMDBCP) have been held in pre-trial detention in Honduras for defending protected water sources and natural resources of communities in danger of mining related contamination. The Guapinol human rights defenders have been advocating against the Guapinol mining project in Tocoa, in the department of Colón in Honduras. They were initially detained on 1 September 2019, and are being kept arbitrarily in pre-trial detention without any legal basis.

    The eight defenders are Ewer Alexander Cedillo Cruz, José Abelino Cedillo Cantarero, José Daniel Márquez Márquez, Kelvin Alejandro Romero Martínez, Porfirio Sorto Cedillo, Orbin Nahuan Hernández, Arnol Javier Alemán and Jeremías Martínez. They were initially arrested on 26 August 2019, while protesting against the mining activities of the Honduras company Inversiones Los Pinares (ILP), which threatens the safety and livelihood of thousands of people in communities in the department of Colón. ILP was granted mining concessions by the state of Honduras in 2014 and its ongoing mining projects have contaminated water sources. Projects are being implemented without adequate consultations with communities affected.

    “There is absolutely no basis for Honduras to detain the eight human rights defenders and to continue to keep them in pre-trial detention. Despite numerous calls from the international community, including from United Nations bodies for their release, the Honduran authorities continue to disregard the rule of law and have held them for two years now,” said David Kode, Advocacy and Campaigns Lead, CIVICUS.

    The CMDBCP was set up primarily to raise awareness about the impact of the Guapinol project mining activities and to advocate against the actions of mining communities on behalf of the people affected. More than 32 members of CMDBCP have been subjected to judicial persecution and arbitrary detention, 6 have been killed and many more face threats and intimidation. These restrictions are symptomatic of the violence and human rights violations which target environmental and land rights activists, which makes Honduras one of the most dangerous countries for activists working on climate justice and environmental rights in the world.

    On 9 February 2021, the United Nations Working Group on Arbitrary Detentions established that the deprivation of the liberty of the Guapinol human rights defenders is arbitrary and called on Honduras to release them immediately.

    “The continuous detention of the Guapinol human rights defenders violates Honduras’ regional and international human rights violations and exposes the defenders to severe health risks in the context of a global pandemic,” David continued.

    The Guapinol human rights defenders are part of the CIVICUS #StandAsMyWitness campaign - a global campaign that advocates for the rights of human rights defenders and calls for their release.

    CIVICUS calls on the Honduras government to respect the rule of law and immediately release the Guapinol human rights defenders and hold those responsible for human rights violations accountable.

    For more information on civic space violations, visit the Honduras country page on the CIVICUS Monitor

     

  • Honduras: Comienza el juicio a los defensores de Guapinol mientras el Estado sigue ignorando las peticiones de liberación

    • El juicio de los defensores de los derechos humanos de Guapinol comienza hoy, 1 de diciembre, tras dos años de detención ilegal.
    • Forman parte de la campaña Stand As My Witness (Conviértete en mi testigo) de CIVICUS.
    • La Organización de Naciones Unidas ha declarado que su detención es arbitraria y exige su liberación.
    • Honduras ha sido nombrada recientemente por primera vez miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.
    • Honduras es uno de los lugares más peligrosos para las personas que defienden los derechos medioambientales.

    Tras más de dos años en prisión preventiva, ocho miembros del Comité Municipal de Defensa de los Bienes Comunes y Públicos (CMDBCP) van a ser juzgados este 1 de diciembre de 2021 en Honduras por defender las fuentes de agua protegidas y los recursos naturales de las comunidades en peligro de contaminación relacionada con la minería. Los defensores de los derechos humanos de Guapinol han estado luchando contra el proyecto minero de Guapinol en Tocoa, en el departamento de Colón, Honduras. Fueron detenidos el 1 de septiembre de 2019 y se les mantiene arbitrariamente en prisión preventiva sin ninguna base legal.

    Los ocho defensores son Ewer Alexander Cedillo Cruz, José Abelino Cedillo Cantarero, José Daniel Márquez Márquez, Kelvin Alejandro Romero Martínez, Porfirio Sorto Cedillo, Orbin Nahuan Hernández, Arnol Javier Alemán y Jeremías Martínez. Fueron detenidos inicialmente el 26 de agosto de 2019, mientras protestaban contra las actividades mineras de la empresa hondureña Inversiones Los Pinares (ILP), que amenazan la seguridad y el sustento de miles de personas en comunidades del departamento de Colón. El Estado de Honduras otorgó a ILP concesiones mineras en 2014 y sus proyectos mineros en curso han contaminado las fuentes de agua. Los proyectos se están llevando a cabo sin consultar adecuadamente a las comunidades afectadas.

    " Las autoridades hondureñas siguen adelante con el juicio, a pesar de que grupos de la sociedad civil de Honduras y miembros de la comunidad internacional han expresado en repetidas ocasiones su preocupación por la prolongada detención y la persecución judicial de los ocho defensores de los derechos humanos. El proceso judicial ha sido irregular hasta ahora, y los defensores de los derechos humanos deben ser puestos en libertad inmediatamente", ha declarado David Kode, director de Trabajo de Incidencia y Campañas de CIVICUS.

    El CMDBCP se creó principalmente para concienciar sobre el impacto de las actividades mineras del proyecto Guapinol y para defender las acciones de las comunidades mineras en nombre de las personas afectadas. Más de 32 miembros del CMDBCP han sido objeto de persecución judicial y detención arbitraria, 6 han sido asesinados y muchos más se enfrentan a amenazas e intimidaciones. Estas restricciones son sintomáticas de la violencia y las violaciones de los derechos humanos que tienen como objetivo a las y los activistas medioambientales y del derecho a la tierra, lo que convierte a Honduras en uno de los países más peligrosos del mundo para quienes trabajan por la justicia climática y los derechos medioambientales.

    El 9 de febrero de 2021, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Detenciones Arbitrarias estableció que la privación de libertad de los defensores de los derechos humanos de Guapinol es arbitraria y pidió a Honduras que los liberara inmediatamente. En octubre de 2021, Honduras fue nombrada por primera vez miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

    " Honduras sigue ignorando las conclusiones del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU y transmite un mensaje contradictorio sobre sus compromisos en materia de derechos humanos como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU", continuó David.

    Los defensores de los derechos humanos de Guapinol forman parte de la campaña #StandAsMyWitness (Conviértete en mi testigo) de CIVICUS, una campaña mundial que reivindica los derechos de las personas que defienden los derechos humanos y lucha por su liberación.

    CIVICUS hace un llamamiento al nuevo gobierno de Honduras para que respete el Estado de derecho, libere inmediatamente a los defensores de Guapinol y haga rendir cuentas a los responsables de las violaciones de derechos humanos.


    Para obtener más información sobre las vulneraciones del espacio cívico, consulta la página del país de Honduras en el CIVICUS Monitor.

     

  • Honduras: Int. Law Experts file an amicus curiae brief requesting the cessation of criminal proceedings against the defenders of the Guapinol River

    On November 17, 2021, eleven international human rights organizations[1] filed an amicus curiae brief before the Constitutional Chamber of the Supreme Court of Honduras, arguing against the unjust, extensive pretrial detention of the human rights activists known as the Guapinol Environmental Defenders. The Defenders have spent over two years in pretrial detention for events related to a peaceful protest to protect water sources in the Carlos Escaleras National Park. The brief argues that the extensive detention prior to their trial has violated the Defenders’ fundamental constitutional and international human rights. Honduran courts repeatedly reject attempts to release the Defenders, most recently from the Sentencing Court in Trujillo on October 27, 2021. The case is set to be heard before the Sentencing Court in La Ceiba starting on December 1, 2021.

     

  • Honduras: Trial of Guapinol defenders begins as state continues to ignore calls for their release

    • The trial of the Guapinol human rights defenders begins on 1 December, after 2 years of unlawful detention.
    • Human rights defenders featured in CIVICUS's #StandAsMy Witness Campaign.
    • United Nations declared their detention is arbitrary and called for their release.
    • Honduras was recently elected to the UN Human Rights Council for the first time.
    • Honduras is one of the most dangerous places for environmental rights defenders.

     

Página 1 de 2